Responsabilidad social medioambiental en las empresas
Todos somos conscientes de que para crear un modelo de sociedad sostenible, hay que incluir en ella a las empresas como agentes con capacidad para dar respuesta a las necesidades de la humanidad y avanzar en los proyectos sociales.

Hoy en día las empresas son los principales impulsores de la economía, los elementos que alimentan al mercado y regulan el equilibrio entre la oferta y la demanda. Sin embargo las empresas son mucho más que eso: no hay que olvidar que además del descomunal impacto social, laboral y económico que causan en la sociedad, también lo producen a nivel medioambiental. Por ello es indispensable trazar una línea de actuaciones para la sostenibilidad del planeta.

El poder de las empresas es cada vez mayor debido a factores como la globalización, la flexibilidad de los mercados o la externalización de la producción. Las leyes estatales de cada país resultan cada vez más insuficientes y se quedan cortos a la hora de obligar a las grandes compañías a reducir el impacto medioambiental. Sin la colaboración y la voluntad expresa de las empresas, los esfuerzos gubernamentales son a todas luces, ineficaces.

La Responsabilidad Social Empresarial

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE), es el resultado del compromiso por parte de las empresas para respetar el medio ambiente y fomentar prácticas de desarrollo sostenible. Gracias a este compromiso, las pequeñas y grandes empresas se comprometen a preservar las condiciones medioambientales y a llevar a cabo su actividad de forma responsable y sostenida.

Un factor decisivo para la toma de iniciativas por parte de las compañías, es la presión social, cada vez más concienciada con el impacto medioambiental negativo. Esto hace posible que las empresas adopten decisiones unilaterales y voluntarias como por ejemplo la sustitución de sus flotas contaminantes, por vehículos híbridos para disminuir la emisión de CO2. La sociedad valora positivamente este tipo de acciones reconociéndolo con el consumo de sus productos.

Las actuaciones de esta índole tienen un recorrido de doble dirección:

• Por un lado sirven de “efecto llamada” para que otras empresas adopten el mismo compromiso.
• Por otro lado, al intentar mejorar su reputación, el cliente premia el esfuerzo por su compromiso medioambiental.

La RSE es un instrumento perfecto para impulsar el avance social, por el que las empresas que quieran realmente ser competitivas, deberán adoptar la excelencia tanto en lo que respecta a sus empleados como en lo concerniente al medio ambiente y al entorno.

El compromiso medioambiental es un elemento imprescindible para que las empresas innoven y se modernicen para conseguir una economía más competitiva y global, además de ser un vehículo social para el fomento de la dignidad en el trabajo y el desarrollo sostenible.

Responsabilidad social medioambiental en las empresas

Responsabilidad Social y desarrollo sostenible

Ya en el año 1972, la ONU lanzó una primera advertencia sobre las consecuencias del impacto medioambiental ocasionadas por la actividad humana. En 1987, la Primera Ministra noruega, Gro Brundtland, definió oficialmente lo que significaba el desarrollo sostenible calificándolo como: “aquél que permite satisfacer las necesidades del presente sin perjudicar la posibilidad de que las generaciones venideras puedan atender a sus propias demandas”. Brundtland también definió el concepto de Empresa Responsable y Sostenible:

– Ser viable económicamente
– Ser beneficiosa para la sociedad
– Ser sostenible ambientalmente y respetuosa con el entorno

Un año después, en 1988, se alertaba a la población mundial sobre los peligros reales del calentamiento global. La Organización Meteorológica Mundial y Naciones Unidas para el Medio Ambiente crearon una asociación internacional sobre el cambio climático, a través de la cuál se pedía a la comunidad internacional que adoptara las medidas necesarias para evitar o minimizar los efectos del sobrecalentamiento.

En 1997, en Río de Janeiro se redactó el borrador de Referencia de la Carta de la Tierra para el debate y consulta que fue ampliamente secundado en todo el mundo.

Todos estos datos recordatorios sirven para demostrar que en las últimas décadas muchas empresas y multinacionales se han sumado al sostenimiento medioambiental, incorporando a sus estrategias el respeto y mantenimiento del entorno. Desde finales de los años 90 existe una red empresarial comprometida con el desarrollo sostenible compuesta por más de 160 multinacionales que consideran que la RSE es vital para avanzar hacia un futuro sostenible mediante una mezcla responsable del crecimiento económico, el equilibro ambiental y el progreso.

Responsabilidad social medioambiental en las empresas

Cómo nos afecta el cambio climático

Los efectos del cambio climático y el calentamiento global ya comienzan a ser evidentes, aunque según los expertos, el proceso aún puede ser reversible si gobiernos y empresas toman las medidas oportunas. El calentamiento global no afecta a todos por igual ya que las zonas más pobres y pobladas del planeta son y serán las más afectadas y vulnerables.

– El calentamiento provoca un aumento obvio de las temperaturas. Este sin duda es la primera consecuencia directa del cambio climático. Si se continúa con la tendencia actual, la temperatura en la tierra habrá aumentado hasta en 4º en el 2050.
– Derretimiento de los polos. El deshielo en los polos cada vez es más evidente y rápido. Esto provoca avalanchas e inestabilidad en las superficies. El nivel del mar ha aumentado notablemente en los últimos años a consecuencia del deshielo.
– Aumento del nivel y temperatura marítima. Esto hace que muchas localidades situadas en las riberas de los ríos o en primera línea del mar se vean seriamente amenazadas.
– Aumento de la virulencia de los fenómenos atmosféricos, peligro de extinción de especies animales y vegetales y efectos devastadores sobre la agricultura y los bosques.