Riesgos para la salud de los trabajadores en la fractura hidráulica
Los trabajadores en la industria de la fractura hidráulica, conocida por el término ingles fracking, pueden estar expuestos a altos niveles de sílice cristalina y, por tanto, pueden desarrollar silicosis, cáncer de pulmón y otras enfermedades. Así lo señala una carta enviada por la Federación Estadounidense del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), el sindicato de Trabajadores Mineros (UMWA) y el sindicato de Trabajadores del Acero ( USW) a las agencias federales de seguridad más importantes de Estados Unidos.

La carta pone de manifiesto un reciente estudio, elaborado durante dos años por el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud en el Trabajo (NIOSH), que encontró que, en las zonas donde se desarrolla el fracking, el 79% de las muestras de sílice excedía los límites de exposición recomendado por NIOSH (Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional, por sus siglas en inglés).

La arena de sílice es un componente del proceso de fractura hidráulica. La arena se mezcla con grandes volúmenes de agua y aditivos químicos y se inyecta a alta presión por el pozo perforado hasta la roca de esquisto. Se utilizan grandes cantidades de arena y los trabajadores están en elevados niveles de exposición en varias fases del proceso de fractura hidráulica.

Además de los riesgos para la salud, los trabajadores de las industrias de extracción de petróleo y gas tienen altas tasas de lesiones ocupacionales graves. Entre 2003 y 2009, hubo 27,5 muertes por cada 100.000 trabajadores, una tasa más de siete veces superior a la tasa de mortalidad media de los trabajadores de Estados Unidos.

Los proyectos de fractura hidráulica son cada vez más, no sólo en Estados Unidos. Cada vez más personas empiezan a trabajar en esta actividad con poca experiencia o conocimiento sobre los riesgos potenciales de este método. Los gobiernos, las empresas y los sindicatos tienen que colaborar para que los trabajadores tengan la suficiente protección y los conocimientos necesarios sobre salud laboral.

La carta insta a la Administración de Seguridad y Salud en el Trabajo (OSHA), al NIOSH y la Administración de Seguridad y Salud a tomar medidas inmediatas y emitir una alerta de peligro. También recomienda que OSHA tome medidas inmediatas para iniciar la elaboración de normas nuevas sobre la sílice, que incluye los requisitos para la vigilancia de la exposición, y vigilancia médica, y al NIOSH para ampliar su trabajo de campo en la industria de la fractura hidráulica, que incluya la vigilancia médica de los trabajadores.

El fracking, un peligro para el medio ambiente y para los trabajadores.