Robots inspirados en las termitas levantan torres (vídeo)
El ser humano tiene mucho que aprender de los animales y plantas, y no sólo en plan utilitario, sino desde un enfoque más objetivo que, por ejemplo, nos baje los humos para dejar de sentirnos el ombligo del mundo. Aunque la tendencia es otra desde los mismos inicios de la civilización, por lo que una vez izada la bandera de la sensatez y el respeto, vayamos al concepto de biomimética para descubrir un interesante proyecto de dos institutos de la Universidad de Harvard que consigue levantar castillos, torres o pirámides con unos robots inspirados en las termitas.

Los termiteros se crean siguiendo leyes de inteligencia colectiva, sin necesidad de un plano general de la obra ni de una jerarquía entre los obreros, lo que no impide que las construcciones sean perfectas y hasta 500 veces más altas que los insectos. Todo un desafío para la ciencia, sin duda, que finalmente ha dado un fruto interesante con el diseño de estos robots capaces de llevar a cabo construcciones gracias a un funcionamiento independiente pero a la vez coordinado.

Insectos sociales

En la naturaleza, además de las termitas hay otros insectos sociales -como las hormigas o las abejas- que también trabajan de forma autónoma para crear de forma conjunta un nido o refugio, fenómeno conocido como estimergia, término del entomólogo francés Pierre-Paul Grassé que se explica por la existencia de unas normas compartidas a través de pequeños cambios en el medio físico, señales químicas como las feromonas o, por ejemplo, cambios en la temperatura.

Robots inspirados en las termitas levantan torres (vídeo)
En el vídeo puede verse a los robots TERMES en acción siguiendo ese modelo de acción colectiva pero al mismo tiempo descentralizada. Mientras unos sensores detectan el entorno, incluyendo la presencia de otros robots, unas órdenes introducidas en los robots indicaban la imagen final que tenían que lograr siguiendo indicaciones sencillas introducidas a través de algoritmos que se tradujeron en acciones como coger un ladrillo, encontrar el hueco más próximo y colocarlo, escalar de uno en uno o detenerse ante la cercanía de otro robot.