Robots para limpiar Fukushima
Empresas de tecnología están desarrollando proyectos de investigación que ayuden en la limpieza de la radiación de Fukushima. Mitsubishi ha presentado un modelo de robot que es resistente a la radiación y está diseñado para limpiar centrales que han sufrido accidentes nucleares.

No es la única compañía que investiga métodos de descontaminación con robots. También lo hacen Hitachi y Toshiba, que han diseñado dispositivos controlados a distancia.

El objetivo principal de estos proyectos es evitar que seres humanos se expongan a la radiación. En la actualidad, algunos robots son capaces de realizar ese trabajo, pero no son máquinas específicamente diseñadas para ello.

El nuevo robot de Mitsubishi ha sido bautizado como MEISTeR (siglas en inglés para Equipo Integrado de Mantenimiento en robot de telecontrol), tiene una altura de 1,3 metros y dos brazos capaces de cargar, cada uno, un peso de 15 kilogramos. Tiene, así mismo, diversas herramientas para ayudar en la tarea y sistemas electrónicos a los que no les afecta la radiación.

Con todo, sustituir a un ser humano en ciertas tareas es casi imposible. El reto de los científicos es programar un robot que pueda improvisar, que pueda enfrentarse a las diferentes situaciones con autonomía.

Autonomía y petición de ayuda

En la planta de Fukushima, actualmente trabajan robots diseñados por Qinetiq. En realidad, fueron creados para buscar minas antipersonas, aunque pueden ser de gran ayuda en un accidente como el ocurrido en Japón. Sin embargo, las condiciones del lugar pueden hacer que el robot no funcione.

El nuevo robot antirradiación de Toshiba cuenta con una red inalámbrica que puede ser controlada en entornos con alta radiación, pues busca una señal mejor cuando la receptividad es débil. Se trata de que los robots avisen antes de quedarse sin batería o sin otros componentes esenciales para su sistema, como, por ejemplo, el fluido hidráulico. En este caso, el robot envía una alarma para ser recuperado cuanto antes.

Otra idea es dotarles de la capacidad de desprenderse de alguna parte para impedir que queden atrapados entre las ruinas. Estos riesgos no deben ser tomados, en ningún caso, por una persona.