Salvar a los corales
Por fin los científicos han encontrado un método para salvar a los corales en peligro, a pesar de que muchos ya han sido destruidos, el aumento de las temperaturas oceánicas ya ha matado cerca del 90% de los corales de las Maldivas.

Una jaula de metal, dos cables y una fuente de corriente eléctrica de bajo voltaje son los elementos que le han permitido a los corales crecer a un ritmo mucho más rápido de lo previsto. La corriente provoca una reacción química en el agua que hace que la caja metálica se cubra de una sustancia parecida a la cal, mineral que utilizan los corales para formar sus esqueletos, así los colores de los corales vuelven a relucir bajo los fondos marinos.

Los arrecifes de coral localizados en la costa de las Islas Maldivas ocupan el octavo lugar en el mundo en cuanto a tamaño y extensión. Además de su importancia para el turismo, para los peces que albergan y para la dieta de los isleños, los corales protegen a las islas de las mareas y tormentas. Mientras tanto, el experimento ya se ha puesto en marcha en algunas otras zonas con el mismo objetivo.