San Francisco contra las botellas de agua de plástico
San Francisco es una de las ciudades más ecológicas del mundo. Y quiere seguir siéndolo. Su próximo objetivo: reducir el consumo de botellas de agua de plástico. La propuesta es prohibir su venta en la vía pública. De seguir adelante esta iniciativa, no se podrá vender ni comprar agua embotellada en plástico en parques, conciertos y otros eventos ni en los puestos de comida de la calle.

En Concord, Massachusetts, una ciudad de unos 17.000 habitantes, la venta de botellas de agua de plástico está prohibida. Este producto es doblemente perjudicial para el medio ambiente. En primer lugar, porque se genera un desecho que no es biodegradable. Por otra parte, para su fabricación es necesario usar productos derivados de combustibles fósiles.

La legislación desarrollaría la iniciativa gradualmente. Primero, se prohibiría la venta de botellas de agua de plástico de un tamaño de una pinta o menos (algo más de medio litro). Por otra parte, como no se trata de que los ciudadanos se deshidraten, se aumentaría y mejoraría la infraestructura de fuentes públicas de agua potable.

Los defensores de la medida aseguran que San Francisco tiene uno de los servicios de agua corriente más saludables y de mayor calidad del país, así que ¿por qué comprar agua embotellada si el agua del grifo es igual de buena, si no mejor? En realidad, esta medida se debería llevar a cabo en cualquier municipio que contara con una buena red de agua corriente. El uso de botellas de agua de plástico es un derroche y daña el medio ambiente.

San Francisco contra las botellas de agua de plástico
Para eventos en la vía pública con cien asistentes o más, la legislación prohibirá la venta de botellas de agua si existe suministro de agua potable en las cercanías. El ayuntamiento también se comprometería a buscar un método para crear estaciones de llenado de botellas. Finalmente, en octubre de 2016, ninguna persona podrá vender ni comprar agua embotellada en eventos celebrados al aire libre en la vía pública.

No se venderá agua embotellada en los edificios públicos

La legislación no permitirá que los edificios públicos compren agua embotellada, con lo que, además del beneficio ecológico, se ahorrará dinero. Se ha opuesto a la propuesta, lógicamente, la American Beverage Association, una asociación que representa a la industria de las bebidas sin alcohol. Aseguran que las botellas no se desechan, sino que se reciclan. Cierto, pero sólo algunas, no todas.

La venta de agua embotellada ya está prohibida en catorce parques nacionales y cada vez más campus universitarios. La propuesta en San Francisco no afectaría a los negocios de propiedad privada.