Se avecinan buenos tiempos para el autoconsumo eléctrico
La proposición de mejoras clave en los textos comunitarios sobre la energía y el clima por parte de la Comisión Europea (CE), el brazo ejecutivo de la Unión Europea (UE), se esperaba para finales de año. Finalmente, ha llegado el momento y podemos afirmar que gracias a la futura directiva sobre renovables, en breve empezarán a correr buenos tiempos para la lírica el autoconsumo eléctrico.

En efecto, las energías renovables en general y, en concreto, el autoconsumo eléctrico se verán impulsados en el espacio comunitario, lo cual significa un cambio cualitativo en el ámbito español. Al margen de las peculiaridades de las distintas normativas nacionales, la española actualmente obstaculiza el avance en ambos aspectos.

Se trata, en suma, de fomentar la participación de los consumidores en la generación de energía mediante una normativa favorable, que acabe con normativas restrictivas. Que, en definitiva, no obstaculice la producción de electricidad para consumo propio y venta de excedentes.

Se avecinan buenos tiempos para el autoconsumo eléctrico
Las nuevas medidas energéticas que prepara la CE en forma de directivas, cuya presentación se prevé para el 30 de noviembre, se centran tanto en las energías renovables como en la eficiencia energética y el mercado interior de la energía.

Cumplir el objetivo del 2030

El fin de este paquete de medidas busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para cumplir los objetivos del 2030 y convertir Europa en el mercado de las energías verdes más importante del mundo.

Dentro de los sectores que deben mejorarse para lograrlo es clave fomentar el autoconsumo y también, por ejemplo, el sector del transporte o la potenciación de los bosques como sumideros de carbono.

Se avecinan buenos tiempos para el autoconsumo eléctrico
Los objetivos de sostenibilidad que la UE se ha marcado para entonces exige la reducción del 40 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero, en relación a los niveles de 1990. La intención, por otra parte, es que el 27 por ciento de la energía que se consuma proceda de fuentes renovables.

Los recortes, prohibidos

La transición energética que está impulsando Bruselas hará uso de a Comisión Europea está preparando un amplio paquete de medidas energéticas, entre las que se encuentra el fomento del autoconsumo como parte de las nuevas directivas. Además, para avanzar en la descarbonización de la economía se prohibirán los recortes a las energías renovables.

Con ello se busca garantizar que no haya pasos atrás en proyectos subvencionados, tanto en cuanto al nivel de ayudas concedidas como en las condiciones. Una evidente reacción a políticas penalizadoras, como la española. De hecho, es una novedad que supone una declarada reacción a los recortes llevados a cabo en nuestro país en los últimos años.

Fomento del autoconsumo

El artículo 21 de la mencionada directiva se dedica al autoconsumo eléctrico. La normativa europea obligará a modificar la legislación española para acomodarla a aquella. Por lo tanto, será necesario modificar el Real Decreto 900/2015 en el sentido apuntado, una excelente noticia para usuarios particulares, tanto personas físicas como jurídicas.

Es decir, básicamente para el autoconsumo en hogares y en empresas, así como en espacios comunes como centros comerciales, inmuebles y otros lugares donde se dispongan de tecnologías propias o compartidas, una interesante opción cuando se trata de lograr una mayor eficiencia a nivel económico (amortización) y también ambiental.

Se avecinan buenos tiempos para el autoconsumo eléctrico
Las disposiciones serán menos restrictivas en puntos estratégicos, que supondrán un cambio muy positivo, dando la vuelta a la situación como si de un calcetín se tratase. Por ejemplo, gracias a la directiva el autoconsumo compartido dejará de estar prohibido.

El capítulo de la venta de excedentes también marcará un antes y un después. No será necesario llegar a producir el mínimo de los 100 kilovatios actuales para poder hacerlo. Por otra parte, autoconsumidores que compartan instalaciones se consideran por separado y pueden vender excedentes como tales. Aun siendo pequeños productores se permitirá la venta a precio de mercado a la red pública o a un precio determinado cuando se trate de una venta a otro consumidor.

Se avecinan buenos tiempos para el autoconsumo eléctrico
Tanto si tuviesen instalaciones propias como compartidas, por lo tanto, podrán venderlos, si lo desean utilizando los denominados agregadores de mercado. Toda una revolución, si tenemos en cuenta que, hoy por hoy, la única opción legal es regalarlos.

La ampliación del margen de producción también es otro gran cambio que esperamos con la nueva normativa. La pequeña gran diferencia está en la consideración de consumidores, es decir, en que no sean según la ley productores, aunque ejerzan su derecho a la venta.

Gracias a ello, se fomenta la venta, pues no ser considerados productores significa mantener un estatus más favorable para ello. Sin embargo, habrá un límite, si bien es muy razonable. Por un lado, los particulares pueden vender los excedentes de electricidad mientras no superen los 10 MWh anuales y, e el caso de empresas, se fija en los 500 MWh anuales.

Se avecinan buenos tiempos para el autoconsumo eléctrico
De nuevo, la diferencia con respecto a la actualidad supone una mejora sustancial. No en vano, hoy son la capacidad de las instalaciones las que se toman como referencia, al margen de la producción. en función de las instalaciones. O sea, no se tiene en cuenta la producción, siendo productores a ojos de la ley aquellos titulares que cuenten con instalaciones que superen los 100 kW.

Así las cosas, los tiempos que vienen serán favorables al autoconsumo. No cabía otra posibilidad, si realmente se quiere avanzar hacia una sociedad baja en carbono. De lo contrario, la lucha contra el cambio climático que debemos emprender a nivel global, sencillamente estaría condenada al fracaso desde el principio. Por suerte, además, las energías verdes salen a cuenta.