Se cambia la ley para construir sobre terreno protegido
Cuando dos partidos políticos que siempre están en desacuerdo, alternándose entre ejercer las funciones de gobierno y las de oposición, se ponen de acuerdo en algo, lo mejor es desconfiar. En España, PSOE y PP, ante los medios, hacen el paripé de ser enemigos púbicos irreconciliables. Pero la realidad es otra.

En la comunidad autónoma de Extremadura, los diputados de ambos partidos han votado a favor de cambiar la Ley del Suelo para que zonas naturales protegidas, entre otras, las que pertenecen a la Red Natura 2000 puedan ser declaradas como urbanizables.

El quid de la cuestión es que son los ayuntamientos los que otorgan los permisos para urbanizar el suelo, dan los permisos para que se pueda construir un edificio, un chalet o una ciudad de vacaciones con campos de golf y lo que haga falta. No hace falta ser muy listo para comprender por qué a los insignes diputados extremeños les conviene cambiar la Ley de Suelo. Mientras, los ciudadanos se quedan sin zonas naturales protegidas. Que, a propósito, no se entiende muy bien esa denominación cuando no están protegidas de ninguna manera.

El comportamiento de los diputados indigna. Pero su caradura al admitir lo que hacen es un insulto en la cara de los votantes. “Las leyes las hacemos los diputados, y también las podemos cambiar”, han señalado Valentín García (PSOE) y Teresa Angulo (PP). En otras palabras, pueden hacer lo que les venga en gana. Los ciudadanos, a callar. Lo que puedan pensar es ignorado completamente por los que hacen las leyes.

Organizaciones ecologistas como Ecologistas en Acción y Adenex y profesores de la Universidad de Extremadura han calificado de atentado contra el medio ambiente esta decisión. Porque el cambio de ley se hace para hacer legal lo que es ilegal, legalizar un plan urbanístico, el de la localidad de El Gordo, a posteriori, y autorizar la urbanización sobre un Parque Natural.

Y así, con el voto de los 59 diputados presentes de PSOE y PP, se cambia el artículo 11 de la Ley del Suelo y Ordenación Territorial (Lesotex) y se hace que los terrenos protegidos por la Red Natura 2000 no sean necesariamente no urbanizables, sino que los planes municipales pueden reclasificarlos a urbanizables dentro del respeto a sus valores naturales. Ya se verá lo que dicen los jueces.

Sólo uno de los diputados, Tomás Martín Tamayo, del PP, vicepresidente segundo de la Asamblea, se pronunció en contra de la reforma de la ley. Todo se hizo muy rápido, no hay tiempo, la Asamblea se disuelve porque llegan las elecciones. Y quién sabe si los nuevos diputados tendrán tanto descaro.