Se crea el Parque Natural Sierra de Guadarrama
Las Cortes de Castilla y León (España) han aprobado por unanimidad la Ley del Parque Natural Sierra de Guadarrama que establece las medidas necesarias para asegurar la conservación de sus ecosistemas naturales y valores paisajísticos en consonancia con los usos y aprovechamientos tradicionales, así como con la realización de actividades educativas, científicas, culturales, recreativas o socioeconómicas compatibles con la protección medioambiental.

La consejera de Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, María Jesús Ruiz, presentó el proyecto de Ley de este Parque destacando su buen estado de conservación general, sus características sobresalientes y los diversos grados de protección.

El Parque Natural Sierra de Guadarrama posee una importante variedad tanto de fauna como de flora, además de un patrimonio cultural muy rico. Se está trabajando en colaboración con la Comunidad de Madrid para que se declare el Parque Nacional.

El espacio natural se extiende sobre una superficie de 83.620 hectáreas pertenecientes a 35 términos municipales de la provincia de Segovia y uno de la provincia de Ávila. La declaración como Parque Natural tiene como objetivo conservar y proteger sus valores naturales, hábitats, flora, fauna, modelado geomorfológico y paisaje, preservando su biodiversidad y manteniendo u optimizando la dinámica y estructura de sus ecosistemas, entre los que destacan diferentes tipos de bosques en buen estado de conservación (pinares silvestres, rebollares, enebrales, encinares o fresnedas), matorrales y pastizales propios de la alta montaña mediterránea, complejos de roquedos y pedreras de origen periglaciar y ejemplos puntuales de humedales mediterráneos y turberas de montaña.

Los dos grupos parlamentarios dominantes en las cortes de Castilla y León, PP y PSOE, que ocupan 81 de los 83 escaños, coinciden en la importancia de la regulación del espacio natural. Ambos grupos destacan los beneficios que conllevará para los habitantes de la zona, ya que permitirá, no sólo fijar población, sino incrementarla, así como mejorar el nivel de conservación y recuperar las zonas degradadas. También quisieron destacar que el buen estado de conservación en que se encuentra el entorno natural se debe a que los habitantes lo han visto como propio y lo han cuidado. Es esencial, por tanto, legarlo a generaciones futuras tal y como se ha encontrado, si no en mejores condiciones.