Se entregan los Premios Chiringuitos Responsables
Acabó el verano y, con él, el plazo para participar en los Premios Chiringuitos Responsables. Es hora de otorgar los premios, que han recaído en locales de Barcelona, Valencia, Alicante, Cádiz y Murcia. La iniciativa, de la Fundación Biodiversidad, tenía como objetivo impulsar y premiar ideas e iniciativas que fueran un ejemplo de respeto y protección del litoral español.

En una ceremonia celebrada en el Palacio de Zurbano, en Madrid, se entregaron los premios.

En la categoría Iniciativas desarrolladas, el primer lugar fue para El XirinGo!, de Barcelona; después, La Glea, en Alicante, y Olibaba, en Valencia. Estos chiringuitos han sido los que mejor han sabido gestionar recursos como el agua o los residuos, por ser más eficientes en el uso de energía, por comercializar productos locales o ecológicos, por informar y sensibilizar a los visitantes sobre los recursos naturales y por la conservación de la playa.

Los tres premiados por sus Ideas han sido, el chiringuito Nahubeach, en Cádiz; Rosa Campello, en Alicante; y Calisto, en Murcia. Son iniciativas que proponen desarrollar en materia de medio ambiente y protección del litoral durante los próximos meses. En el caso de Nahubeach, se creó un punto de avistamiento de aves marinas, un circuito de bicicletas entre los establecimientos del grupo, carteles informativos sobre las plantas autóctonas, se instaló un aerogenerador para generar energía y se recicla el aluminio.

En la categoría Mención Especial, se ha premiado un conjunto de chiringuitos malagueños por su compromiso ambiental, a la Federación Andaluza de Empresarios de Playa (FAEPLAYA) y a la Federación de Chiringuitos, Playas y Terrazas de Andalucía (FECHIPLA).

Protección del litoral

Para la economía española, el turismo es vital. Y, dentro del turismo de playa, impulsar chiringuitos sostenibles y responsables con el medio ambiente es un modo de asegurar el futuro del sector. Las playas son de dominio público y los que trabajan en ellas deben respetarlas.

En España, hay más de 3.000 establecimientos que se consideran chiringuitos. Son locales que generan miles de puestos de trabajo. Por ello, se debe proteger y ayudar a los que están en situación legal y llevan a cabo iniciativas como las premiadas. Los chiringuitos sostenibles son, además, una forma de proteger el litoral el tiempo que se desarrollan actividades económicas sostenibles.

La Fundación Biodiversidad ha conseguido que 526 chiringuitos se adhieran al “Decálogo de buenas prácticas”, comprometiéndose a realizar labores de limpieza de playas e instalaciones, promover su correcta utilización, minimizar el consumo de agua y energía, y utilizar envases reciclables.