Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Biodiversidad, la ONU alertó que cada día se pierden 150 especies animales, lo que se considera la mayor ola de extinciones desde que desaparecieron los dinosaurios. Así lo advirtió el secretario ejecutivo de la Convención para la Diversidad Biológica de la ONU, Ahmed Djoghlaf, en ocasión de la conmemoración de este día, que este año se centra en el tema “La biodiversidad y el cambio climático”.
Djoghlaf afirmó que no existe ninguna duda de que el cambio climático y la pérdida de biodiversidad son “las dos caras de la misma moneda” y que es consecuencia de la actividad humana. De este modo, hizo referencia al informe elaborado por expertos del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), que revela que la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera del planeta se encuentra en un nivel nunca visto desde hace 650.000 años.
“Estamos experimentando la mayor ola de extinciones después de la desaparición de los dinosaurios. Cada hora, tres especies desaparecen. Cada día, más de 150 especies se pierden. Cada año, entre 18.000 y 55.000 especies se convierten en extintas”, declaró Djoghlaf.
Enfatizó que el cambio climático es una de las mayores fuerzas impulsoras del actual nivel de pérdida sin precedentes de la biodiversidad, por lo que a finales de este siglo, especies y ecosistemas lucharán para adaptarse a los cambios de la temperatura y el aumento de las lluvias.
Con motivo de la celebración, también se dirigió en un mensaje a la comunidad internacional el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien destacó la relación existente entre la biodiversidad y el desarrollo sostenible. “Si no se conserva y se usa de forma sostenible la biodiversidad, no podremos alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio”, aseveró.
No es en vano, afirmó, que los líderes mundiales acordaran en la cumbre de Desarrollo Sostenible de Johannesburgo en el 2002 reducir drásticamente la pérdida de la biodiversidad en el 2010. Para que los gobiernos tengan conciencia de la necesidad de cumplir con estos objetivos fijados, Ban recordó que la Asamblea General de la ONU proclamó el 2010 como el Año Internacional de la Diversidad Biológica.
“La respuesta global a los desafíos de la pérdida de diversidad y el combate contra el cambio climático necesita ser más rápida y con más resoluta a nivel internacional, nacional y local”, concluyó.