Se ha extinguido el rinoceronte de Java, según WWF
Según la organización ecologista WWF, las muestras genéticas recogidas en el Parque Nacional de Cat Tien, en Vietnam, confirman que el rinoceronte de Java fallecido en 2010 era el último ejemplar de esta especie en el país asiático. El animal murió a manos de cazadores furtivos que arrancaron su cuerno para traficar en el mercado negro, ya que se trata de uno de los productos más usados en la medicina tradicional china.

El descubrimiento ha sido publicado en un informe de la organización titulado La extinción del rinoceronte de Java (Rhinoceros sondaicus annamiticus) en Vietnam. Es, para WWF, el penúltimo capítulo de la especie. El rinoceronte de Java se consideraba extinto hasta que, en 1988, se descubría una pequeña población en las remotas selvas de Cat Tien. Desde entonces, los enormes esfuerzos de conservación llevados a cabo para conseguir salvar a la especie se vieron obstaculizados por una protección ineficiente en el área que llevó a la caza indiscriminada primero y, por fin, a su completa desaparición.

El rinoceronte de Java, como el resto de especies de rinoceronte del mundo, sufre la caza furtiva, fundamentalmente, para conseguir su cuerno, utilizado en la medicina tradicional china. Los últimos años han sido testigos de un incremento sin precedentes en la matanza de rinocerontes, en lo que algunos grupos ambientalistas llaman “la crisis del furtivismo”.

Originalmente existían tres subespecies de rinoceronte de Java. La más abundante (R. sondaicus sondaicus) sólo vive en el Parque Nacional de Ujung Kulon (Indonesia) y cuenta con unos cincuenta individuos. La subespecie de las regiones de Bengala, Assam y Myanmar (R. sondicus inermis) se encuentra ya extinta. Por último, de la tercera subespecie, que originalmente habitaba en Laos, Camboya, Tailandia y Vietnam (R. sondaicus annamiticus), se redescubría esa última población cuya desaparición es la que se acaba de confirmar.

La tragedia no es exclusiva del rinoceronte. Muchas otras especies que habitan en zonas protegidas de Vietnam se ven gravemente amenazadas por el tráfico ilegal. como el elefante asiático, el tigre, el cocodrilo siamés o el langur de nariz chata de Tonkin (o mono de Dollman).