Secuelas de Chernóbil 25 años después
El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania ha anunciado que se ha llegado a acuerdos financieros para comenzar la construcción de un nuevo sarcófago que cubrirá el reactor de Chernóbil, la central que, en 1986, sufrió el mayor accidente nuclear de la historia.

El país ha recibido promesas de aportaciones de 941 millones de dólares (unos 700 millones de euros) para construir el que han bautizado como “Nuevo Confinamiento Seguro”, una enorme estructura que cubrirá el antiguo sarcófago construido apresuradamente tras el accidente para contener cuanto antes los elementos radiactivos ocasionados por la destrucción de la unidad cuatro de la planta. Ese primer sarcófago ya no es seguro y se necesita una contención extra para permitir las labores de desmantelamiento, limpieza y retirada de los restos de la unidad dañada en un ambiente controlado. Estamos hablando de secuelas de un accidente que se produjo hace 25 años.

La nueva estructura estará formada por un gran arco de hormigón y acero que se construirá en las inmediaciones y se instalará mediante vías sobre el antiguo sarcófago. Se prevé que la instalación se complete en 2015. Además, se construirá un almacén para el combustible usado de las otras tres unidades de Chernóbil. Este programa de restauración está financiado por 29 países que contribuyen al Fondo para el Confinamiento de Chernóbil y que es administrado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo.

Por otra parte, un grupo de antiguos trabajadores que limpiaron la zona donde se encuentra la central nuclear, contaminada tras el grave accidente, han ocupado un edificio público en la ciudad de Lviv, en el oeste del país. Protestan porque no les pagan sus pensiones. Hay dinero para construir el sarcófago, pero no para pagar las pensiones de personas y sus descendientes que pusieron su vida en peligro para que el resto de la población estuviera segura.

Han sido cien miembros de una organización llamada Niños de Chernóbil los que han irrumpido en el edificio del fondo de pensiones regional. Las autoridades están ignorando las decisiones judiciales que obligan a pagarles sus pensiones. Otros trescientos ocuparon un edificio del fondo de pensiones en Jarkov, en el este del país.