Seguros para mascotas
Del mismo modo que los seres humanos protegemos nuestra salud, nuestra vida o cualquier contingencia que nos pueda ocurrir en la vida con un seguro, se puede proteger a los animales domésticos. En tiempos de crisis, una molesta enfermedad de nuestro perro o nuestro gato puede suponer un dinero que no tenemos o no podemos gastar. Las perspectivas, entonces, son terribles: sacrificar al animal o dejar que viva con el sufrimiento de su enfermedad.

Centros veterinarios informan que algunos propietarios deciden practicar la eutanasia a sus mascotas ante la imposibilidad de asumir el coste que supone el tratamiento, la intervención o la medicación que necesita el animal. En algún caso, los ejemplares son mayores y no hay muchas posibilidades de éxito, pero, en otros, se sacrifican animales jóvenes, sanos y con una larga vida por delante y que sólo necesitan una sencilla operación.

En fin, los seguros para animales son una opción que el dueño se debe plantear para no arrepentirse en un futuro de tener que tomar una terrible decisión. Existen seguros para mascotas que, por poco dinero, pueden cubrir los accidentes y las enfermedades de los animales o, incluso, la pérdida o el robo.

Por otra parte, en el caso de algunas especies agresivas, también es conveniente contratar un seguro de responsabilidad civil, no por lo que le pueda pasar al animal, sino por lo que pueda provocar. En general, no es obligatorio contratar un seguro para un perro, a no ser que se trate de una especie considerada como potencialmente peligrosa, en cuyo caso será obligatorio la contratación de una póliza para cubrir una indemnización no inferior a 120.000 euros. Estas especies son las siguientes: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu.

Hay diferentes seguros para animales, especialmente para perros y gatos. En general, cualquier compañía ofrece cobertura de Asistencia Veterinaria por Enfermedad, que cubre las consultas veterinarias, pruebas diagnosticas, cirugías, gastos de hospitalización, medicamentos y asistencia veterinaria a domicilio.

También se puede contratar seguro por accidente, robo, extravío, sacrificio y eliminación del cadáver, y estancia en residencia canina.