Sequía en Etiopía
Más de dos millones de etíopes necesitan ayuda alimentaria debido a las sequías producidas por el fenómeno conocido como La Niña, el más grave registrado en la región en más de una década, según lo ha advertido Naciones Unidas. La Niña ya causó inundaciones en Australia este mismo año.

El fenómeno consiste en un enfriamiento extraordinario de las aguas del océano Pacífico que provoca un cambio brusco en el clima de la zona de asiática del Pacífico. En la zona conocida como el cuerno de África, lleva a episodios de clima extremadamente seco.

La Oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios (OCHA) ha explicado que la temporada de lluvias prevista entre marzo y mayo no se ha producido en algunas zonas de Etiopía y ha pedido el envío de alimentos y otros suministros por valor de 50 millones de euros para cubrir las necesidades de dos millones de personas.

Los pastos y las reservas acuíferas tradicionales que no se han llenado con las lluvias se han reducido en las zonas más afectadas, según un informe de dicha organización. Las condiciones de los animales están empeorando rápidamente, lo que provoca una caída de los precios en el mercado, mientras aumentan los precios de los cereales básicos. Además, otro millón de personas buscan ayuda humanitaria en aquel país.

El aumento del precio de los alimentos y de los combustibles empeoran la situación. Además, las revueltas en el norte de África y en Oriente Próximo han provocado una caída en las exportaciones de ganado, un mercado vital para los pastores de Etiopía. La ONU indicó que esta situación de emergencia se podría prolongar hasta la siguiente temporada de lluvia, en octubre.

El primer ministro etíope, Meles Zenawi, aseguró no hace mucho que el país podría no necesitar ninguna ayuda alimentaria en cinco años gracias al desarrollo de un ambicioso plan que tiene por objetivo que la economía crezca. El Gobierno asegura que en los últimos cinco años el PIB creció un 11%.