Sirenas bailando con ballenas
Esto poco tiene que ver con la famosa peli de “Bailando con lobos”. Aquí no hay ni lobos ni tampoco vaqueros con alma de indios sioux. No estamos en plena colonización del Oeste, sino en el siglo XXI, en las profundidades del océano, donde la danza establece una relación de respeto y admiración mutuos entre las ballenas y los bailarines humanos.

Abundan los ejemplos de sonados bailes con ballenas en su entorno natural. Nada de piscinas ni de animales entrenados hasta la extenuación y la locura. En un intento de domar a una pareja de ballenas belugas en las gélidas aguas del Mar Ártico, una científica rusa nadó desnuda con ellas como parte de un experimento.

Natalia Avseenko intentaba demostrar así que podía haber un acercamiento entre humanos y ballenas sin tener que llevarlas a nuestro terreno. Respetando su libertad y su vida salvaje, se atrevió a danzar con Matrena y Nilma, un par mamíferos marinos que no necesariamente se caracterizan por ser demasiado amigables con los seres humanos.

Su desnudez no era casual ni mucho menos perseguiá el tirón mediático. Quitándose la ropa pretendía una mayor cercanía con las ballenas belugas, conocidas por su rechazo a los materiales artificiales con los que están hechos los trajes de buzo. Además, se preparó mentalmente para soportar las temperaturas practicando yoga y otras técnicas de meditación, lo que le permitió sumergirse durante casi once minutos.

La experiencia fue un gran éxito. No sólo por ser algo extraordinario, sino porque las ballenas belugas están dotadas de gesticulación facial, y sus gestos fueron de emoción, tal y como muestran las impactantes imágenes tomadas durante el encuentro.

No menos hermosas son las series de fotografías tomadas bajo el agua por Shawn Heinrichs y Kristian Schmidt, que inmortalizaron el increíble encuentro entre mujeres (esta vez vestidas de fiesta, joyas incluidas) y ballenas, en un baile con vocación de eternidad que parece un imposible. ¿Estará hecho del material de los sueños?

Sirenas bailando con ballenas
El siguiente vídeo muestra a tres bailarinas que sincronizan su nado con el movimiento de las ballenas, un proyecto de Alan Watts, en el que las mujeres parecen auténticas sirenas junto a estos gigantes jorobados. Son momentos absolutamente mágicos, en los que el ser humano se integra en plena Naturaleza. Sin agresiones, sin acosos, sin imposiciones.Toda una lección.