Sistema de muros vegetales que ahorra agua
La invención se denominada “Estructura tridimensional de cubierta vegetal sostenible” y ha sido desarrollada en colaboración con la empresa Buresinnova, especializada en arquitectura vegetal. Tras ese largo nombre, se esconde un sistema de módulos para levantar muros y crear jardines verticales que necesitan menos agua.

La ventaja de este modelo estriba en que se riega de manera individual. Por tanto, cada módulo recibe sólo el agua que necesita. Se evita así tanto el exceso como el déficit de humedad. Además, con el sistema de drenaje, el agua es recuperada y reutilizada, por lo que se ahorran más recursos hídricos.

Los módulos del sistema están herméticamente cerrados y son independientes. En la parte superior, tienen entradas de gotero y, en la inferior, salidas de drenaje que se conectan a la red general de riego, de modo que se recupera el agua sobrante.

Los módulos se pueden utilizar tanto en interior como en exterior. Además, como son compartimentos estancos, el agua no se pierde por la parte interior de la cubierta vegetal, es decir, que se evitan vertidos al medio, así como la propagación de plagas y enfermedades a través de las diferentes secciones de la pared. También se puede retirar una unidad sin que afecte al resto del conjunto.

Cada módulo es un recipiente cerrado, elaborado con plástico reciclado y reciclable, con una medida estándar de 60×40 centímetros, cuya repetición formará el muro vegetal que cada usuario diseñe.

El sistema ha sido diseñado bajo criterios de sostenibilidad, emplea la energía fotovoltaica para su funcionamiento y desinfección del agua sobrante. La composición del sustrato incluye materiales ecológicos como la fibra de coco y otros, también reciclados.

Por otra parte, los elementos de fertirriego y drenaje se encuentra en la parte trasera del conjunto para evitar que sean manipulados, sustraídos u objeto de vandalismo en lugares públicos.