Sistemas de electricidad renovables para autoconsumo
Los gobiernos empiezan a ver las ventajas de construir redes eléctricas inteligentes, aportarán mayor eficiencia, supondrán una reducción del gasto energético y potenciarán el uso de las energías renovables. Tanto el medio ambiente como la economía saldrán ganando.

Actualmente la relación con el sistema eléctrico es unidireccional, es decir, los consumidores son receptores pasivos y no pueden producir energía. Pero eso va a cambiar: podrán generar su propia energía en casa y ser parte activa de la red, vendiendo la energía sobrante. Para ello deberán tener instalados paneles solares o eólicos.

Por otro lado, la misma red inteligente contribuiría al ahorro energético aplicando nuevas tecnologías que optimizarían el gasto, apagarían los aparatos si no se están utilizando, o informarían en tiempo real del consumo eléctrico, por lo que el gasto podría estar más controlado. Los estudios afirman que actualizar las infraestructuras reduciría las emisiones de dióxido de carbono hasta en un 15%.