Sólo el 1% de la superficie marina de España está protegida
Según datos recogidos en el Anuario Europarc-España del estado de los Espacios Naturales Protegidos 2009, sólo el 1% de la superficie marina está protegida, cuando el porcentaje que ha marcado Naciones Unidas como objetivo para el año 2012 es de un 10%. Por su parte, la protección de la superficie terrestre llega al 12,1%.

Entre 2008 y 2009 se han declarado casi cien espacios protegidos nuevos, la gran mayoría de pequeño tamaño, lo que supone un espacio total 135.000 hectáreas, de las que 3.756 son marinas (un 2,78% del total). Además, se han declarado como Zonas de Especial Conservación (ZEC) unas 554.000 hectáreas en Canarias (de ellas 184.000 marinas).

En España, se encuentran protegidas 255.000 hectáreas de superficie marina. Así mismo, existen diez reservas marinas de interés pesquero cuyo principal objetivo es desarrollar una gestión efectiva para protegerlas de la sobrepesca. Según la Directora del Departamento de Formación, Comunicación y Sensibilización de la Fundación Biodiversidad, Julia Vera, el Gobierno está haciendo un gran esfuerzo en este aspecto.

El presidente de Europarc-España, Hermelindo Castro, piensa que la principal causa de que el ritmo de declaración de estas zonas como protegidas sea menor es el desconocimiento de los procesos y la dinámica del medio marino. Pide, por tanto, que el Gobierno siga incentivando su declaración, especialmente con la elaboración de un catálogo de espacios marinos protegidos.

Además, en España se han acreditado treinta parques en la Carta Europea de Turismo Sostenible, del total de 77 parques europeos. El desarrollo de la Q de calidad para los servicios de uso público también se ha incrementando, ya que hay 25 espacios naturales protegidos certificados y 22 están en el proceso de certificarse. Pero falta una labor más efectiva en la difusión, transmitiendo a la sociedad la importancia de la conservación de la naturaleza para su bienestar social y su desarrollo. Las redes de espacios protegidos son herramientas básicas para proteger la biodiversidad.