¿Son necesarios más embalses?
El invierno que ha terminado hace poco más de un mes ha sido el tercer invierno más lluvioso desde el de 1947. Han sucedido muchos desastres debido a la gran cantidad de agua que ha caído, pero por lo menos la casi totalidad de los embalses se ha llenado.

Sin embargo, y según el diario “La Razón”, casi la mitad del agua que ha caído no se aprovechará, y eso se debe a la falta de infraestructuras. José Antonio Vera, desde ese periódico, nos dice que la mayoría de los pantanos que tenemos en este país son de la época franquista y que, desde entonces, las necesidades de agua han aumentado muchísimo. Por ello, cuando viene la sequía, son tan importantes los problemas de almacenamiento en las zonas sur y mediterránea, o en tierras interiores, como en los Monegros. Según Vera, en Aragón, por ejemplo, hay que construir más embalses y, posteriormente, llevar a cabo trasvases. “Todas las cuencas hidrográficas deberían estar interconectadas, de manera que cada año se hicieran los trasvases necesarios para que no faltara agua en ningún lugar de España”. Además, piensa que la construcción de embalses sería una forma de activar la economía en estos tiempos de crisis.

Menos mal que otras voces abogan porque nos quedemos como estamos. El catedrático de Física de la Universidad de Alcalá de Henares, Antonio Ruiz de Elvira, opina que ni una gota de las que caen se desaprovecha: entre el 80 y el 90% del agua que cae en forma de lluvia va al mar y sin ella el mar no sería fértil. Los ríos transportan nutrientes al mar continuamente. “En España tenemos agua de sobra si se gestiona bien”.

Alberto Fernández Lop, de WWF, indica que ya tenemos un control del agua excesivo; somos el primer país del mundo en número de presas por habitante y Km2. Por cada m3 de caudal de agua del Ebro que se embalse, se producirán 200 kilos menos de anchoa al año.