Sorprendente descubrimiento de la mayor masa de fitoplancton del mundo en el ÁrticoEl descubrimiento intriga a los científicos hasta decir basta, y no es para menos, porque el helado mar Ártico no es tan estéril para la vida como se pensaba. Todo lo contrario, justo allí, bajo sus gruesas capas de hielo se ha encontrado una gigantesca biomasa marina, una explosión de vida que ha dejado atónitos a sus descubridores primero, y al mundo entero después. Con sus más de cien kilómetros de extensión, estaríamos ante la mayor masa de fitoplancton del mundo. Y, por supuesto, este hallazgo ha provocado un cambio fundamental en la comprensión del ecosistema del Ártico.

Extrañamente, debajo de una capa de hielo de cinco metros late la vida late con toda su fuerza en forma de plancton marino (organismos vegetales, como ciertas algas microscópicas), según encontró un equipo de investigación de la NASA enviado al mar de Chukchi, en la costa de Alaska. “Nos quedamos atónitos. Fue completamente inesperado. Ha sido el florecimiento de fitoplancton más intenso que he visto en los 25 años que llevo haciendo este tipo de investigaciones. Es más, este sería el lugar con mayor concentración de fitoplancton en el mundo”, dijo Arrigo, un científico de la Universidad de Stanford en California.

Allí les esperaba una sorpresa de la que todavía no se han repuesto. ¿Cómo había podido crecer tal cantidad de estas diminutas plantas unicelulares antes del deshielo? “Al igual que los tomates en la huerta, todo el fitoplancton requiere luz y nutrientes para crecer. Se suponía que había muy poca luz debajo del hielo y lo último que esperábamos era ver algo así”, explica Kevin Arrigo, científico de la californiana Universidad de Stanford.

Estos últimos hallazgos de la misión, llamada Impacto del cambio climático en los ecosistemas y la química del medio ambiente ártico del Pacífico (ICESCAPE), se han publicado en la revista Nature. Ahora, la ciencia ha de resolver el misterio averiguando si el cambio climático ha sido el causante de esta anomalía o si en realidad este fenómeno está poniendo en evidencia que la ciencia tiene un gran desconocimiento sobre el ecosistema del Ártico, y éste sería en realidad mucho más productivo de lo que se creía.

Recordemos que estos organismos microscópicos son claves en la cadena del alimentaria marina, en el proceso de fotosíntesis y en los ciclos reproductivos de peces, aves y osos polares. Por cierto, teníamos entendido que el calentamiento global estaba reduciendo el fitoplancton, pero a la luz de este descubrimiento, por lo visto no lo hace en todas las áreas del planeta.