Sorprendentes imágenes del polémico enfrentamiento entre un ciervo y un enorme bisonte en un zoo polaco
Por increíble que parezca, la terrible escena que muestran las fotografías sucedió en un zoológico. Lejos de controlar a sus animales, el centro permitió que se produjera un enfrentamiento desigual entre un gigantesco bisonte de una tonelada de peso y un ciervo en celo que tuvo la malísima idea de empezar una pelea con él.

Como era de esperar, el ciervo pagó su atrevimiento con su propia vida. Recibió una embestida que le supuso un golpe mortal en la cabeza. El suceso hizo que el pobre animal fuera encontrado moribundo en una arboleda cercana a la que huyó herido y poco tiempo después tuvo que ser sacrificado.

El zoo, una mezcla entre reserva natural y zoológico convencional (en las imágenes pueden verse las vallas), explica lo sucedido como un accidente inevitable, que también se da entre animales salvajes en libertad.

Los ¿cuidadores? del centro argumentan que los animales pueden ser agresivos e imprevisibles en el momento menos pensado, por lo que no se pudo actuar. “Estos animales en celo son agresivos en sus temporadas de apareamiento, es algo que también ocurre en el mundo salvaje”, declara uno de ellos.

Sorprendentes imágenes del polémico enfrentamiento entre un ciervo y un enorme bisonte en un zoo polaco
No lo ven así los grupos defensores de los animales, que consideran lo ocurrido una clara negligencia del centro, al que consideran responsable de no haber previsto que en época de celo pudiera darse algo así. Opinan que separar a los animales durante esta época hubiera sido una solución.

El ciervo nunca tuvo una oportunidad

Las estremecedoras imágenes fueron captadas por el muy oportuno objetivo de Szymon Glodkievcz, una amante de la fauna silvestre que se encontraba allí casualmente haciendo fotos, justo cuando se produjo el suceso. Sin ella, lo más probable es que nada hubiera trascendido. Por suerte, sin embargo, tenemos las fotos para denunciar la situación más fácilmmente. Puedes ver la secuencia completa en la galería de imágenes de este mismo post.

“Se acercó demasiado al bisonte, retándolo desafiante, pero éste atrapó sus cuernos y lo elevó por los aires. El ciervo salió volando como si fuera un muñeco de trapo lanzado con una fuerza brutal”, explica. Lo cierto es que el ciervo no tuvo nunca una oportunidad en un combate tan desigual. ¿Pero, podría haberse evitado?