Sudáfrica construirá 29 centrales nucleares
Sudáfrica planea construir 29 reactores nucleares, ha anunciado la ministra de Energía, Dipuo Peters. Sudáfrica es uno de los países que más usa carbón para producir energía. Contribuye, por tanto, al cambio climático. Tiene que cambiar su modelo energético. Pero, ¿es una buena idea arriesgarse con la nuclear? ¿No sería mejor apostar por las renovables?

Sudáfrica es la mayor consumidora de electricidad en la región. Para cubrir esta demanda, el Gobierno ha decidido recurrir a la energía nuclear y construir 29 unidades generadoras, ha afirmado Peters en una sesión plenaria del foro internacional Atomexpo 2012, en Moscú.

La ministra ha añadido que la energía generada por las nuevas plantas pasará a la red regional. Para el Gobierno, es esencial garantizar su estabilidad.

Sudáfrica apuesta por el fomento de la energía nuclear mientras países como Japón, Alemania e Italia renuncian a la construcción de nuevos reactores y deciden acelerar el cierre de los ya existentes tras el accidente de marzo de 2012 en la central nuclear japonesa de Fukushima.

En la actualidad, Sudáfrica dispone de una sola planta nuclear de dos reactores, Koeberg, situada a unos 30 kilómetros al norte de Ciudad del Cabo. Sin embargo, el plan nacional del desarrollo energético prevé incrementar la capacidad generadora de la industria atómica hasta los 9,6 gigavatios (GW) para el año 2030.

Pero no es la única potencia emergente que quiere desarrollar el sector nuclear. Turquía también. Su viceministro de Energía y Recursos Naturales, Metin Kilci, afirmó que su país necesita aumentar, al menos, un 10% el peso de la energía atómica en la balanza energética nacional.

Por su parte, el subdirector de la corporación nuclear rusa Rosatom comunicó a la prensa que dicha empresa baraja la posibilidad de participar en la construcción del séptimo reactor en la planta búlgara de Kozloduy, a unos 200 kilómtetros al norte de Sofía, así como de nuevas centrales nucleares en Gran Bretaña, a la que calificó como “uno de los mercados más interesantes”.

Unos países abandonan la nuclear, pero otros toman el relevo.