Suelta de más de 100 tortugas bobas
Se ha procedido a la liberación, en las playas del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, de 126 tortugas bobas Caretta caretta como parte del Programa de restauración de nidificación de la tortuga boba en el litoral andaluz, iniciado en 2007 y fruto de un convenio firmado entre la Consejería de Medio Ambiente de la Junta y la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC).

La tortuga boba o tortuga caguama es una especie de tortuga con una zona de distribuición histórica especialmente importante en el mar Mediterráneo. Sin embargo, en la actualidad, se encuentra en peligro de extinción. Es un animal de costumbres solitarias, que no busca las zonas alejadas de las costas y de alimentación carnívora: crustáceos, poríferos, moluscos, cefalópodos, equinodermos y otros invertebrados son sus platos favoritos.

Estas crías de tortuga que ahora han sido liberadas nacieron en septiembre de 2010 en las mismas playas donde se han puesto en libertad. Han pasado, pues, casi un año en el Centro de Gestión del Medio Marino Andaluz (Cegma) del Estrecho, ubicado en Algeciras (Cádiz). Con la suelta son ya un total de 272 crías de tortugas bobas liberadas este año y casi 800 desde que se puso en marcha el programa con la intención de recuperar la especie.

El objetivo que se persigue con la suelta definitiva es que las tortugas vuelvan a las mismas playas cuando alcancen la madurez sexual y tengan que desovar, lo que ocurrirá dentro de quince o veinte años. Con ello, se intenta fijar en la costa de Almería una población estable de esta especie amenazada.

Todas las tortugas que forman parte del proyecto son liberadas con un chip dentro de su piel que permitirá su identificación y, en algunos casos, también llevan un dispositivo de seguimiento mediante ultrasonido, que permite monitorizar su evolución en sus primeros momentos en el agua. Gracias a este seguimiento, se ha comprobado que las tortugas bobas alcanzan mar abierto con gran rapidez.