Un supermercado de Boston venderá sólo alimentos caducados
The Daily Table, un insólito supermercado que venderá comida recién caducada, abrirá sus puertas en 2014 en la ciudad de Boston. Ideado por Doug Rauch, un empresario que quiere hacer negocio con lo que todo el mundo desecha, también afirma que resultará ventajoso para la gente con menos recursos a la vez que contribuirá a una mayor seguridad alimentaria.

Convencido de que muchos de los alimentos caducados pueden consumirse perfectamente sin riesgo alguno para la salud, Rauch -presidente de la cadena de supermercados Trader Joe’s- también abrirá un restaurante de este tipo junto al supermercado con la idea de reducir el desperdicio de comida pasada de fecha.

El convencimiento de Rauch no es puro delirio. Aunque las leyes de control alimentario parecen decir lo contrario, son numerosos los estudios que aseguran que, dentro de unos límites, una buena parte de los alimentos caducados son perfectamente comestibles, entre otros el chocolate, los yogures o los huevos.

¿Un peligro para la salud?

Lo cierto es que la crisis económica y la flexibilidad o, si se quiera, la poca fiabilidad de la fijación de fechas de caducidad han propiciado un aumento importante del consumo de los productos caducados o próximos a caducar entre los consumidores más pobres. Especialmente ocurre con los productos de consumo preferente o con todos aquellos que tienen un aspecto bueno, en muchas ocasiones recogidos del mismo contenedor de la basura.

Un supermercado de Boston venderá sólo alimentos caducados
“Las etiquetas confunden a los consumidores y hace que se tiren alimentos aptos para el consumo”, afirma el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés) en el informe realizado en colaboración Harvard Food Law and Policy Clinic. Sus resultados se hicieron públicos el 18 de septiembre, llegando a la conclusión de que reinaba una gran caos en la fecha de las etiquetas de comida, lo que acababa en desperdicio.