¿Merece la pena comprar aceite de oliva ecológico?
El aceite de oliva se ha utilizado durante siglos no solamente en nuestras cocinas, también como remedio en la medicina tradicional, higiene y belleza. Las propiedades de este super alimento son reconocidas por la comunidad científica desde los inicios de su investigación. En la antigüedad se utilizaba como combustible para la iluminación, como lubricante para las herramientas y como impermeabilizante para las fibras textiles, entre otros. Pero sin duda el olivo es un claro representante de la agricultura mediterránea, cuya larga historia que va unida a la evolución de los hombres y de los cultivos de toda la costa española.

Dentro de los diferentes tipos de aceite de oliva, el virgen es el más rico en vitamina E (de acción antioxidante) y fitosteroles (sustancias que contribuyen a reducir los niveles de colesterol en sangre). La aceituna contiene una gran cantidad de ácido oleico que contribuye a reducir los niveles de colesterol malo (LDL colesterol) en sangre. Además, aumenta los niveles en sangre del llamado colesterol bueno (HDL-colesterol) que transporta el colesterol malo depositado en las arterias hasta el hígado para su eliminación, reduciendo los riesgos de trombosis arterial e infarto. Seguir leyendo

¿El cambio climático obligará a cultivar transgénicos?
La seguridad alimentaria mundial podría estar el peligro antes del 2050 y, de no tomarse medidas eficaces cuanto antes, la situación simplemente acabará yéndosenos de las manos. Es decir, se sucederán las hambrunas y, cómo no, sobre todo las sufrirán los sectores más vulnerables.

¿Una exageración, un pronóstico muy probable? Opiniones las hay de mil colores, y estudios científicos con muy diferentes conclusiones, es más que obvio. Pero hoy ponemos el foco en un reciente estudio que no duda lo más mínimo al respecto: si las cosas siguen igual, en breve el hambre será el próximo invitado que sentaremos en nuestra mesa.

Así de apocalípticas son las conclusiones de un reciente estudio realizado por la Universidad de Illinois. Liderado por el científico Stephen P. Long, el trabajo apunta a varias causas, a cual más difícil de solucionar. Sobre todo, al galopante desarrollo urbano, a un desbocado cambio climático y al imparable aumento de la población.

¿El cambio climático obligará a cultivar transgénicos?
O, lo que es lo mismo, tendremos un mundo cada vez más poblado, con menos espacio para el cultivo, una agricultura que seguirá arrinconando a la naturaleza y, para rematar, plagado eventos extremos aparejados al calentamiento global.

No es precisamente el edén, qué duda cabe, pero sí tenemos todas las papeletas de caer en la tentación de recurrir a controvertidas soluciones que nos hagan morder la manzana.

Eso sí, una manzana con pesticidas y, afinando aún más, también transgénica. Diseñada en el laboratorio para ganar más y alimentar también más. Es decir, para conseguir un alto rendimiento y también una buena rentabilidad gracias a su resistencia no a solo a las plagas, sino también a los plaguicidas,
Seguir leyendo

Los insectos polinizadores, claves para la agricultura
Están en la cuerda floja, y nosotros con ellos. Los insectos polinizadores mejoran la productividad agrícola, pero no solo eso, pues de ellos depende buena parte de la misma. O, lo que es lo mismo, nuestra seguridad alimentaria.

Un tercio de la alimentación mundial se produce gracias a los polinizadores, con un 84 por ciento en la Unión Europea. Sin ellos, la superpoblación mundial sería una especie de fantasma camino de la extinción, si bien el aumento de la misma superará los 9 mil millones de personas a mitad de siglo, con el reto que ello supone.

Los insectos polinizadores, claves para la agricultura
Ni siquiera la existencia de los polinizadores en el futuro podría asegurarnos alimentos suficientes. Una supervivencia que está en entredicho, como es bien sabido.

Tanto la de ellos como la nuestra, como consecuencia de las serias amenazas que sufren. Si por un lado el descenso de las abejas en todo el mundo amenaza la polinización, por otro actuar es complicado. Habida cuenta del modelo de producción agrícola que impera, basado en los cultivos intensivos, la existencia de enormes extensiones de monocultivos y, sobre todo, el uso de pesticidas.
Seguir leyendo

Orina como abono ecológico para la agricultura y jardineríaTanto da de sí la reutilización de la orina humana para su uso como fertilizante en la agricultura y la jardinería que bien podríamos definirla como una auténtica joyita, y alabar su color dorado con destellos verdes…

¿Una exageración? Después de documentarme y comprobar lo revolucionado que anda el mundo con esta insólita materia prima, mucho me temo que no cabe definirla de otro modo. Porque, aunque parezca un desecho, la varita mágica de la ecología puede convertirla en un auténtico filón que además cuida el planeta.

En muchos casos la inventiva juega un papel importante, pero en otros simplemente se trata de métodos utilizados desde la antigüedad. En este post repasaremos varias iniciativas curiosas basadas en esta práctica ancestral.

Orina como abono ecológico para la agricultura y jardinería
Si ya vimos que hacer pipí mientras nos duchamos ahorraba agua, lo cierto es que también podemos usarlo para evitar otro tipo de gastos y poluciones innecesarias. Sin ir más lejos, su uso como abono permite ahorrarnos los fertilizantes en los jardines y los campos de cultivo.

Un abono orgánico barato y eficaz

En realidad, la cosa no tiene misterio alguno. Puesto que la orina es un desecho orgánico, puede utilizarse como fertilizante orgánico. Sin embargo, hay peros. Por una parte, es cierto que contiene nutrientes que son útiles para las plantas, en especial el nitrógeno y ácido úrico o potasio, magnesio y calcio, entre otros.

A su vez, contiene restos de medicamentos. De hecho, la composición de la orina varía en función de otros muchos factores, como la dieta, posibles enfermedades o el tipo de agua que ingerimos y, en lo que respecta a los microbios, tiene menos que la saliva o las heces.

Además, si se almacena aumenta el pH y minimizaremos los agentes patógenos. ¿Entonces, podemos usarla tal cuál, y así obtener un fertilizante barato y eficaz? Aunque si procede de una persona sana es utilizable, pues no tiene virus o bacterias y es biodegradable, es mejor saber cómo hacerlo.

¿Y qué dice la ciencia?

En efecto, el uso de la orina como fertilizante de las plantas es una práctica ante la que no se ponen peros, salvo cuando se contamina en su recolección o almacenamiento, pongamos por caso. Actualmente, por ejemplo, los estudios buscan determinar si existen determinados restos de medicamentos que puedan acabar llegando a los alimentos y, por lo tanto, entrar en la cadena alimentaria.
Seguir leyendo

Que es la agroecologia 2
La agroecología es un tipo de agricultura alternativo frente a las prácticas convencionales, por lo general basadas en el despilfarro del agua, los productos químicos y los monocultivos.

La unidad sobre la que trabaja, el agroecosistema, busca la sostenibilidad y la productividad mediante la aplicación del conocimiento ecológico a su diseño y manejo.

Un primer acercamiento

Podemos definir agroecología como la ciencia que busca la aplicación de conceptos y principios ecológicos en esos agroecosistemas para lograr una doble sostenibilidad. Tanto a nivel del cultivo como de las sociedades locales que lo producen.

Stephen Gliessman y Miguel Altieri son dos de los científicos que más aportaciones han hecho al enfoque, muy rico en aportaciones teóricas, pero es a pie de campo donde se ponen en práctica sus propuestas.

Básicamente, los agrosistemas son sistemas agroalimentarios sostenibles que se basan en principios como el reciclaje de nutrientes, la diversidad, las sinergias o la integración. Es decir, el tratamiento del espacio de cultivo como un lugar vivo, que tiene valor como fin en sí mismo.

¿Qué es la agroecología?
El utilitarismo de la agricultura convencional se sustituye por una visión más respetuosa con el entorno, que implica un uso óptimo del agua, la elección de las variedades idóneas según el territorio, la preservación de la biodiversidad, el uso de pesticidas y abonos verdes…
Seguir leyendo

Cultivos ecológicos, el futuro de la agricultura
La agricultura ecológica es un invento nuevo. Los cultivos bio, no ya solo naturales, sino orgánicos según las normas o principios de la agricultura ecológica, son una realidad desde hace solo unas décadas. Un recién nacido dentro de la larga historia de la agricultura, casi tan antigua como la humanidad.

En efecto, el desarrollo de la civilización humana no sería el que es sin la agricultura. Pero la moderna agricultura, nacida en la era del petróleo, lejos de suponer una continuidad, significó una ruptura con respecto a la agricultura anterior, primitiva o tradicional.

Cultivos ecológicos, el futuro de la agricultura

Crisis ecológica global

La industrialización y la presión demográfica han acabado provocado una crisis ecológica global. El desarrollo de la economía ha estado siempre por encima de la sostenibilidad y el resultado ha sido el uso y abuso de recursos naturales, con la consiguiente contaminación.

A nivel agrícola, la naturaleza virgen ha sido desplazada por el campo. Lejos de implicar la sustitución de una vegetación por otra, la agricultura intensiva destruye la biodiversidad primigenia sin suponer alternativa alguna.
Seguir leyendo

¿Qué es la agricultura biodinámica?
El concepto de una agricultura biodinámica basado en entender el suelo como un organismo vivo resulta interesante, pero no por ello deja de ser controvertida. Y es que muchas de sus características hacen de ella una propuesta muy discutible.

¿Pero, cómo definirla, y cuándo surgió? La agricultura biodinámica es un tipo de agricultura o jardinería ecológica muy peculiar, que aparece de forma puntual. Concretamente, surge a partir de un curso impartido por el filósofo austriaco Rudolf Stainer en Silesia (región repartida entre Polonia República Checa y Alemania) en el año 1924.

El movimiento biodinámico

Es una agricultura, por lo tanto, basada en teorías del austriaco Rudolf Steiner, fundador de la antroposofía, una filosofía de vida de la que los métodos biodinámicos captan su visión espiritual de la naturaleza. Una peculiar filosofía de tipo cósmico.

Fue su aplicación por las personas que asistieron a esas conferencias, agricultores en su mayoría, la que hizo que se pasara de lo académico a la práctica. Fueron ellos quienes, de facto, la desarrollaron. De hecho, Stainer murió solo un año después de impartirlas. Actualmente, se lleva a cabo en muchos países.

¿Qué es la agricultura biodinámica?
Según Steiner, la antroposofía es “un sendero de conocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el hombre a lo espiritual en el universo”. Su cosmovisión pretende buscar respuestas a los misterios de la vida a partir de las relaciones entre la naturaleza, el ser humano y el universo.
Seguir leyendo

Plagas y epidemias provocadas por la contaminación y el cambio climático
Como es bien sabido, la contaminación es fuente de problemas para la salud mundial, tanto a nivel humano como del medio ambiente. Su impacto de forma directa, mediante la polución, o indirecta, por ejemplo a través del cambio climático, crean desequilibrios que provocan plagas y epidemias a lo largo y ancho de nuestro planeta.

El mundo moderno y el ideal de modernidad al que aspiran los países en desarrollo supone un modelo de vida urbano, formado por megalópolis y grandes conurbaciones, en las que la vida se vive deprisa, rodeados de asfalto, contaminación acústica, lumínica y, cómo no, dentro de una gran nube de smog que no deja títere con cabeza.

A su vez, el crecimiento acelerado en países emergentes, la concentración industrial en áreas marginales y la producción a escala (incluyendo la sobre explotación del mar y demás producción alimentaria ) se traduden en más y más polución a nivel atmosférico, acuático, del suelo, en un uso y abuso de recursos limitados que nos sitúa en la cuerda floja.

Plagas y epidemias provocadas por la contaminación y el cambio climático
De hecho, caminamos hacia la sexta gran extinción y, si no lo remediamos con determinación y urgencia el resultado no será otro que el acabose. Al menos, para el ser humano y para un sinfín de especies que han tenido la mala suerte de coincidir con nosotros. En realidad, algo sin importancia. Para qué engañarnos, lo cierto es que para el tiempo geológico, la presencia del ser humano sobre la faz de la Tierra habrá sido, simplemente, un suspiro. Un visto y no visto…

Mientras ese fatídico momento llega, sin prisa pero sin pausa, el ser humano anda desequilibrando ecosistemas y ocasionando trastornos, en muchas ocasiones sin haber ya punto de retorno. El cambio climático y sus nefastos efectos, que ya sen dejan sentir en forma de eventos extremos, son una clara muestra, pero hay otras muchas, como la ruptura del ciclo hidrológico mundial, los alarmantes niveles de polución atmosférica, de desechos o, sin ir más lejos, las malas prácticas empleadas por la agricultura intensiva.

Las enfermedades

Además de contribuir al calentamiento global, la contaminación atmosférica afecta a la salud mundial provocando enfermedades de distinto tipo y gravedad. Los informes de la ONU sobre el particular son para echarse a temblar, tanto por las millonarias cifras de muertos anuales como por el catálogo de patologías que ocasionan, entre otros cánceres, enfermedades cardiovasculares y problemas respiratorios.
Seguir leyendo