Cada vez más basura y menos peces en el mar
Los atentados ambientales que el ser humano propina a los mares tienen muy distintas caras. Desde la sobrepesca hasta la basura que se vierte en los océanos o, cómo no, el devastador efecto del cambio climático.

Todo suma para acabar restando. Hasta el punto de encontrarnos en situaciones que están al borde de un punto de no retorno. La ciencia alerta al respecto, y nosotros nos hacemos eco de ello en este post.

Por suerte, todavía estamos a tiempo de cambiar las cosas. Si bien el daño ya está hecho en lo que respecta a flora y fauna, así como ecosistemas, también es cierto que la situación no es irreversible. Aunque el reloj no es nuestro mejor aliado, precisamente, aún hay tiempo de enmendar errores y dar marcha atrás en emisiones, vertidos y maneras de explotar el recurso alimentario que suponen los peces.

La sobrepesca amenaza la sostenibilidad

La explotación pesquera está siendo sobrepesca. No solo constituye uno de los principales problemas para preservar la riqueza de recursos marinos a nivel de seguridad alimentaria, sino también en lo que respecta a su biodiversidad.

Según ha advertido recientemente la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), -organización perteneciente a la ONU-, la producción mundial de pescado se aproxima a su límite de sostenibilidad. El informe presentado por la organización señala que más del 40 por ciento de las especies populares se capturan de forma insostenible.

Con alrededor del 90 por ciento de la producción mundial de pescado sobreexplotada, ésta se acerca a su límite sostenible. Y los pronósticos no son tranquilizadores. Muy al contrario, este mismo trabajo apunta que se espera un agravamiento de la situación en los próximos años.

Cada vez más basura y menos peces en el mar
Si echamos la vista atrás, el empeoramiento ha sido dramático. Desde los setenta, hemos triplicado la sobreexplotación de los peces del planeta, según el citado informe de la FAO, en el que se analiza la actividad de las pesquerías en todo el mundo.
Seguir leyendo

Construir nuestro propio cubo de reciclaje
Por fortuna, la máxima de reciclar en las viviendas europeas cada vez es más común. La concienciación va aumentando y vemos más a menudo contenedores separados para que cada residuo vaya a su montón, sin tener que andar varios kilómetros para poder ser ecológicos. Sin embargo, quienes aún no lo hacen, a menudo aluden falta de espacio en la cocina. Eso ha dejado de ser un problema. A continuación, te presentamos varias ideas para construir tus propios cubos de reciclaje y evitar que un espacio desmedido en tus habitáculos.

Construir el cubo con palets

Nivel de dificultad: ****

Para construir un centro de reciclaje bonito, con un toque rústico y que nos facilitará la vida en el hogar, no necesitamos más que un palet y los cubos de plástico que vayamos a necesitar. Hablamos de esos cubos simples, sin decoración, que pueden encontrarse baratísimos en cualquier tienda de muebles. Para ello, hay que colocar los cubos de basura en paralelo y unirlos con cuatro listones de madera obtenidos del palet, de manera que queden fijos entre ellos. Después, lija, barniza o pinta el palet y sujétalo a los listones para cubrir toda la base, atorníllalos para hacer una tapa y así evitar que salgan los malos olores, a no ser que vayas únicamente a almacenar cartones, vidrios o plásticos. Después sólo tienes que poner sobre la tapa círculos de colores (por ejemplo, varios gomets o pegatinas) para diferenciarlos.
Seguir leyendo