Bolsas ecológicas oxo degradables, un problema ambiental
La tecnología ofrece muchas posibilidades a la hora de plantear distintas alternativas al plástico convencional. Si bien son más respetuosas con el medio ambiente que aquel, algunos tipos de plástico pretendidamente ecológico en realidad no lo es tanto.

En este post ponemos el zoom en el plástico oxo biodegradable, un nombre que, así en un primer momento, suena realmente bien desde un enfoque verde, pero conocer sus características es lo mismo que recibir un cubo de agua fría.

Si bien los plásticos en general son de gran utilidad para mil y un usos, cuando se convierten en desperdicio plantean un serio problema ambiental, sin contar con su huella ecológica a la hora de su fabricación, obviamente.

Para poder resolver el problema ambiental se puede recurrir a dos soluciones: por un lado, se añaden catalizadores químicos a los plásticos de siempre, como ocurre con las bolsas oxo biodegradables, y por otro se pueden crear plásticos a partir de sustancias que de por sí son susceptibles de degradación biológica.

¿Qué es el plástico oxo biodegradable?

Los plásticos oxo degradables, en efecto, son plásticos habituales, fabricados con materiales como el polietileno, el poliestireno o, por ejemplo, el tereftalato de polietileno, también conocido como PET, a los que se le añaden aditivos.

Esa adición de aditivos consigue romper la estructura química del plástico y, con ello, permiten su degradación cuando es expuesto a la luz, el calor o el esfuerzo.

Bolsas ecológicas oxo degradables, un problema ambiental
Una degradación que se inicia gracias al oxígeno, y a la que también contribuye los aspectos mencionados para su aceleración. Una tecnología que está teniendo una aplicación importante, adoptando formas muy distintas puesto que solo supone un pequeño aumento de coste, como bolsas de supermercado, espumas o, películas retráctiles o termo encogibles.

Ventajas e inconvenientes

Si se dan las condiciones adecuadas, por lo tanto, son plásticos ventajosos a nivel ambiental, puesto que en unos meses o varios años pueden degradarse, en comparación con los cientos de años necesarios para los plásticos convencionales.
Seguir leyendo

Inventan un plástico que puede comer la fauna marina
Si en tierra firme el drama de la deforestación es uno de los principales desastres medioambientales, los plásticos no son un problema menor, sobre todo en los océanos. Ahora, sin embargo, las cosas podrían cambiar. Aunque este plástico biodegradable y comestible todavía es un invento recién creado, su gran potencial para preservar la vida marina abre las puertas a un cambio radical de modelo en la producción de plástico.

No se trata de crear un plástico biodegradable, por otra parte una solución a medias, ya que en muchos casos para descomponerse precisa de unas condiciones ambientales que en el medio marino no se cumplen. La solución propuesta, una iniciativa de una pequeña cervecería artesanal estadounidense, consiste en transformar el problema en alimento para la fauna.

Si bien es cierto que lo ideal es evitar su uso y, en caso de hacerlo, reutilizarlos antes de que se conviertan en desechos, separarlos al tirar la basura y reciclarlos, si el plástico llega al mar y amenaza el hábitat océanico y la vida de sus especies, esta solución se revela como una fórmula idónea para degradarse en apenas unos meses y conseguir que los animales no sufran las consecuencias.

Inventan un plástico que puede comer la fauna marina
Sin embargo, a gran escala tiene todas las papeletas para alterar los ecosistemas, pero eso es adelantar acontecimientos. Por lo pronto, la propuesta de Salterwater Berry, empresa cervecera de Florida, ha lanzado un bioplástico amigable con los animales marinos. Es más incluso pueden hincarle el diente sin riesgo alguno, pues es comestible.

Adiós a accidentes e intoxicaciones

Los fundadores de la empresa, creada hace apenas tres años, se autodefinen como un grupo de “pescadores, surfistas y amantes del mar”, razón por la que han decidido crear este anillo de plástico para su pack de media docena de latas.

Inventan un plástico que puede comer la fauna marina
Su idea es no tener que esperar a que la sociedad realmente se conciencie al respecto ya actuar desde ya con este plástico que, según afirman, se degrada en el agua sin contaminar el entorno, evitando que las tortugas u otros animales queden atrapados en ellas.
Seguir leyendo

Francia ataca el problema de las bolsas de plástico con una ley

¿Cuánto plástico consumimos al día en el mundo? Nuestra responsabilidad con el plástico no consigue únicamente en separar los residuos y reciclarlos en el contenedor adecuado, sino de hacer unilateralmente todo lo necesario para minimizar su uso.

El plástico es un material altamente contaminante, y, como contrapunto, muy usado por el ser humano. El plástico no es biodegradable ni se desintegra fácilmente, sino que tarda varios cientos de años en hacerlo; es decir, si tiras al campo una bolsa, tardará siglos en desaparecer y podrá ser ingerida por pájaros y animales, que verán peligrar su salud. Igualmente, el arrojo del plástico en los mares es un enorme problema al que diariamente se enfrenta la ecología. No sólo contamina el mar, sino que muchas especies, como las tortugas marinas, confunden las bolsas con medusas y se las comen.

Francia ataca el problema de las bolsas de plástico con una ley

La mayoría de los residuos de plástico acaban en los océanos

Un gran volumen de estos desechos de plástico procede de las bolsas que usamos frecuentemente para transportar enseres, desde ropa hasta decenas de ellas que se utilizan cada vez que hacemos la compra semanal de alimentos. Aunque hace unos años era mucho más común que ahora valerse de una bolsa para llevar comida, y después tirarla sin más, esta práctica se sigue haciendo en la actualidad. Muchos supermercados, a veces presionados por los Gobiernos, alertaron entonces sobre la necesidad de parar este consumo desmesurado de plástico, y lanzaron propuestas como la utilización bolsas de tela reutilizables, así como se comenzó a cobrar las bolsas de plástico –anteriormente gratuitas- para disuadir al consumidor de adquirirlas sin pensar. Sólo en Francia, un país que representa menos del 1% de la población mundial, se consumen 17.000 millones de bolsas de plástico al año, y más de la mitad, unas 8.000, acaban en el mundo natural.

Francia ataca el problema de las bolsas de plástico con una ley

Seguir leyendo

Más ideas para reciclar bolsas de plástico
A nivel ambiental, reciclar bolsas de plástico es mucho menos interesante que prescindir de ellas, pero de un modo u otro, aunque intentemos evitarlo, las muy pillinas acaban llegando a casa de la manera más insospechada.

Y es que por mucho que vayamos al súper con las bolsas reutilizables de tela, siempre hay momentos en los que la olvidamos o decidimos no cogerla por cualquier razón, por ejemplo, cuando hacemos una compra imprevista, con lo que finalmente acabamos coleccionando bolsas.
Seguir leyendo

San Francisco contra las botellas de agua de plástico
San Francisco es una de las ciudades más ecológicas del mundo. Y quiere seguir siéndolo. Su próximo objetivo: reducir el consumo de botellas de agua de plástico. La propuesta es prohibir su venta en la vía pública. De seguir adelante esta iniciativa, no se podrá vender ni comprar agua embotellada en plástico en parques, conciertos y otros eventos ni en los puestos de comida de la calle.

En Concord, Massachusetts, una ciudad de unos 17.000 habitantes, la venta de botellas de agua de plástico está prohibida. Este producto es doblemente perjudicial para el medio ambiente. En primer lugar, porque se genera un desecho que no es biodegradable. Por otra parte, para su fabricación es necesario usar productos derivados de combustibles fósiles.
Seguir leyendo

Ideas para reciclar bolsas de plástico
Reutilizar bolsas de plástico viejas es algo que solemos hacer a menudo, pero lo que no resulta tan habitual es reciclarlas para transformarlas en algo distinto. Sin embargo, las posibilidades son casi infinitas, y los resultados realmente fantásticos en muchas ocasiones.

Acumular bolsas de plástico hasta hacer rebosar un cajón resulta de lo más frecuente, por lo que será fácil que contemos con una materia prima muy versátil para llevar a cabo un proyecto de reciclaje único y sorprendente.
Seguir leyendo

¿Cuánto tardan en degradarse los desechos?
A menudo, hablamos de residuos, de desechos. Pero ¿somos conscientes de lo contaminantes que son? Hay muchos tipos de residuos. Algunos son muy peligrosos, como los químicos. Otros tardan miles de años en descomponerse, como el plástico.

Deberíamos pensar en ello cada vez que arrojamos algo a la basura. Incluso cuando lo tiramos al contenedor para su reciclaje, ya que el residuo menos contaminante es el que no se produce. Más aún si se tira en la naturaleza o a la acera. ¿Cuánto tiempo tarda en degradarse una colilla de cigarrillo? ¿Y un chicle?
Seguir leyendo

Día Mundial sin Bolsas de Plástico
Amigos de la Tierra, Gaia, Zero Waste, la Fundación Catalana para la Prevención de Residuos y Consumo Responsable y otras asociaciones celebran el Día Internacional sin bolsas de plástico de un solo uso. Una vez más, se solicita la reducción de las bolsas de plástico, que tienen una vida media de 15 minutos. Estas bolsas, en el mejor de los casos, terminan en vertederos o incineradoras, desperdiciando recursos naturales, o, aún peor, abandonadas en la naturaleza, donde tardarán más de cien años en descomponerse.

Hay que reconocer la labor de muchos supermercados que han dejado de distribuir de manera gratuita las bolsas de plástico, convenciendo así a la ciudadanía para reducir su consumo. Pero es el momento de dar otro paso, estableciendo una tasa unitaria realmente disuasoria cuyo fin sea la protección ambiental, y no el lucro de las grandes superficies.
Seguir leyendo