El peligro de las bombillas de bajo consumo
Para mejorar la eficiencia energética y ahorrar en el gasto eléctrico, gobiernos, empresas y familias cambian las antiguas bombillas incandescentes por las de bajo consumo. Estas nuevas y más eficientes bombillas consumen menos energía, pero ya han recibido algunas críticas, sobre todo, por la peligrosidad de alguno de sus componentes.

En primer lugar, cabe señalar que hay varios tipo de bombillas de bajo consumo y cada uno de estos tipos tiene sus propias características y se compone de diferentes materiales. Se puede optar por usar fluorescentes (los tubos alargados o las bombillas compactas), halógenas o de iluminación led. Según el último estudio de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios de España), las de bajo consumo son la mejor opción desde el punto de vista medioambiental. Pero hay que tener en cuenta cómo y dónde se va a usar.
Seguir leyendo

Cincuentenario de la bombilla led
En octubre de 1962, hace ahora 50 años, por tanto, el científico Nick Holonyak (en la imagen) revolucionó la tecnología de iluminación y, con el paso del tiempo, será el responsable de dejen de existir (o, al menos, de utilizarse) las bombillas incandescentes. Holonyak inventó la iluminación led, siglas, en inglés, para Diodo Emisor de Luz.

Una bombilla led es un dispositivo electrónico que se compone de dos terminales de forma que es posible la circulación de la corriente eléctrica a través de él sin intermediación de ningún gas, como sucede con las bombillas tradicionales. Los led que diseñó Holonyak emitían una luz roja de baja intensidad.
Seguir leyendo

Las bombillas incandescentes serán historia en la Unión Europea
Al menos, en lo que se refiere a su producción, ya que la Unión Europea ha prohibido la fabricación y venta de las bombillas incandescentes tradicionales a partir del próximo 1 de septiembre de 2012. Han sido más de 130 años de historia. Pero el medio ambiente lo merece.

La directiva Ecodesign 2009/125/CE fija la eliminación de este tipo de bombillas no eficientes de forma progresiva entre 2009 y 2016. Establece un calendario cuya aplicación comenzó en septiembre de 2009 con la eliminación de las bombillas de 100 W (vatios) y continuó con las de 75 W. La bombilla incandescente fue creada en el año 1879 por Thomas Alva Edison. Esta tecnología se considera poco eficientes porque el 90% de la electricidad que consume se transforma en calor, mientras que sólo el 10% (en el mejor de los casos) restante se transforma en energía lumínica.
Seguir leyendo

Retirada de las bombillas incandescentes de 60 W
El septiembre ha comenzado la tercera fase del proceso de retirada gradual de bombillas incandescentes del mercado, un plan que fue iniciado en 2009 por la Unión Europea para lograr una iluminación más eficiente y ecológica. Hay varias alternativas a este tipo de bombillas como los fluorescentes de bajo consumo o las halógenas ahorradoras.

Se trata de ahorrar energía y disminuir el impacto medioambiental. Algunas marcas permiten un ahorro de energía de hasta un 80% y, además, pueden durar hasta 25 años. Según una encuesta realizada por Philips entre más de mil consumidores, un 65% sustituirá las bombillas tradicionales por las de bajo consumo, un 21% las cambiará por LED y un 14% por halógenos. Así mismo, un 74% cambiará su bombilla antigua para conseguir un ahorro energético y un 17% para reducir el impacto medioambiental.
Seguir leyendo

Campaña para el reciclaje de flourescentes y bombillas de bajo consumo
Ambilamp (Asociación para el Reciclaje de Lámparas de España) ha iniciado una campaña de concienciación medioambiental de ámbito nacional para que los ciudadanos conozcan dónde se encuentran los puntos de recogida de residuos de fluorescentes y bombillas de bajo consumo. Así mismo, quiere recordar que el reciclaje de estos productos contribuye a la preservación del entorno natural.

La campaña de concienciación utiliza el humor como línea conductora para informar a los ciudadanos de que ya existe un lugar para depositar este tipo de residuos: los contenedores que Ambilamp ha ubicado en los comercios más habituales. Se facilita a los ciudadanos la manera de dar un correcto tratamiento medioambiental a los residuos de bombillas y fluorescentes de sus hogares. Ya no hace falta que los guarden en casa por tiempo indefinido o, peor aún, se tiren a la basura general o a otro contenedor.

Seguir leyendo

La obsolescencia programada
La economía mundial se basa en el consumo. Si los ciudadanos no consumen, este sistema económico se vendrá abajo. Sin embargo, el planeta tiene unos recursos finitos que se están acabando. En otras palabras, este sistema económico no es sostenible. De algún modo, tiene que cambiar. Ya sea por obligación, ya que faltará alguno de los recursos que lo sustentan, como el petróleo, ya sea por el impulso de políticas y comportamientos sostenibles que cambien por completo el modo de vivir.

Las grandes corporaciones saben que dependen del consumo desaforado. Por tanto, no les conviene que los productos que venden duren para siempre. Es mucho más productivo que el producto tenga una vida útil determinada de modo que el consumidor tenga que comprar otro producto igual o parecido cada cierto tiempo. Es lo que se llama la obsolescencia programada, fabricar productos que se estropean pasado un determinado tiempo, tiempo que decide la empresa que los fabrica. La obsolescencia programada y la publicidad, que invita a consumir productos que, en realidad, el ciudadano no necesita, son los pilares de la economía actual.
Seguir leyendo

Eficiencia energética en oficinas
Mira los edificios de oficinas de tu ciudad. Pueden estar con las luces encendidas todo el día. Y, en algunos casos, toda la noche. Siempre me he preguntado si alguien estará trabajando a esas horas o las luces estarán encendidas inútilmente la energía de las bombillas. Un mundo sostenible pasa ineludiblemente por el ahorro eléctrico en las oficinas, lugares donde pasamos gran parte del día, cuando no la mayor parte. Hay que apostar por la tecnología y encontrar soluciones para reducir costes.

Para discutir el tema y proponer nuevas soluciones se celebra el World Office Forum (WOF), un evento dedicado a la sostenibilidad de edificios de oficinas. En el WOF se organizan reuniones entre expertos o cualquiera que quiera aprender e intercambiar opiniones y experiencias. También se promueven nuevas relaciones profesionales, se estimula el debate abierto y el trabajo en común.
Seguir leyendo

Bombillas OLED y conciencia ecológica
Actualmente, más del 20% de todo el gasto en energía eléctrica producida en el planeta se utiliza para el alumbrado. En Europa, es una cuarta parte. La energía utilizada para el suministro de iluminación produce gases de efecto invernadero comparable al 70% de las emisiones de los turismos de todo el mundo. Por ello, cualquier iniciativa que promueva un menor consumo en la energía que necesitan las bombillas será bienvenida.

La iluminación OLED es, al menos, cinco veces más eficiente que las luces incandescentes convencionales. La adopción generalizada de la iluminación OLED, por tanto, podría suponer una disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero. Las bombillas OLED o LED Orgánicas pueden representar, pues, un cambio de paradigma en el consumo de la iluminación general. Las innovaciones creadas por el Proyecto OLED100 de Europa darán lugar a un nuevo tipo de fuente de luz más eficiente, al tiempo que más barata de producir. La iluminación OLED proporcionará el máximo nivel de iluminación eficiente y será accesible a personas de todo el mundo. El Proyecto OLED 100 busca el coste más competitivo de fabricación de bombillas de bajo consumo responsables con el medio ambiente en la industria europea. Este proyecto ganó el Premio al Mejor Proyecto TIC para la Eficiencia Energética de la Unión Europea. OLED significa, traducido, diodo orgánico de emisión de luz y su funcionamiento se basa en una película de componentes orgánicos que, bajo ciertos estímulos, emiten luz por sí mismos.

Por último, habría que aclarar que, aunque se inventen nuevos dispositivos más eficientes energéticamente, no significa que se ahorre más energía. Según un estudio publicado en la revista científica Journal of Physics D: Applied Physics el desarrollo de una tecnología mucho más eficiente puede producir el efecto contrario. Así ha ocurrido en el pasado. La invención de nuevos sistemas para producir luz de forma más eficiente ha supuesto, debido a la reducción de costes, un mayor consumo. Hablando en plata, se han usado más bombillas y se han dejado más tiempo encendidas. Así pies, no hay que dejar toda la responsabilidad a la técnica y a las nuevas invenciones. Cada uno de nosotros se debe concienciar de la propia responsabilidad ante el medio ambiente.