Impacto ambiental de la fabricación y consumo del papel
Como es bien sabido, la fabricación del papel poluciona tremendamente. Aunque no todo el papel tiene el mismo impacto ambiental, pues los procesos de elaboración y su ciclo de vida son variables, por norma la producción de papel es sinónimo de contaminación.

El sector papelero es una industria que tiene mucho que mejorar, qué duda, cabe, pero no es menos cierto que reducir el consumo y optimizar el uso y reciclaje del papel es responsabilidad de todos.

Consumo de papel: adiós a los árboles

Es fácil reparar en la gran presencia del papel en nuestra sociedad. Desde la revolución que supuso la imprenta, y sobre todo los mass media, el papel está por tordas partes.

A ello hemos de añadir el boom de los envases y embalajes en general en los tiempos modernos. La era post industrial nos ha traído materiales de mil tipos, y el papel tiene un sinfín de aplicaciones como tales, así como en forma de folios y un sinfín de accesorios que usamos (y de los que a menudo abusamos) en la vida cotidiana.

Impacto ambiental de la fabricación y consumo del papel
Su consumo por habitante es de una media de varios cientos de kilos por habitante y año. En España, por ejemplo, cada español gasta una cantidad de papel equivalente a cuatro árboles de 12 metros de altura.
Seguir leyendo

Libros que se pueden plantar para que crezca un árbol
Los libros que se plantan, plantados quedan. Si no están fabricados con materiales biodegradables, entre ellos la tinta, acabarán contaminando el suelo. Pero no todos son así, porque el proyecto “Libro árbol” ha hecho posible que los libros puedan plantarse de forma productiva, sin impacto ambiental y dando lugar a un árbol.

El libro “Mi papá estuvo en la selva”, de Gusti y Anne Decis, publicado en 2008 por la editorial argentina Pequeño Editor, es el primer libro árbol. En él se cuenta la historia de un papá que se adantra en una selva del Ecuador contada desde la perspectiva de su hijo desde un enfoque eco-amigable, que fomenta el amor por la naturaleza.
Seguir leyendo

Un baño de bosque, el arte de disfrutar de la Naturaleza
Si tenemos la posibilidad de dar paseos por la naturaleza a diario, tenemos un tesoro. Caminar por un entorno verde, rodeados de árboles, disfrutando de la paz de un lugar que invita al relax, alimenta nuestro espíritu y resulta beneficioso para la salud.

Pasear dejando atrás los problemas, tumbarse sobre una mullida alfombra verde, dejar que la paz del entorno nos inunde y, en suma, disfrutar con los cinco sentidos es entrar en comunión con la naturaleza, confundirse con ella para encontrarnos a nosotros mismos.
Seguir leyendo

Encuentran la mítica “Ciudad perdida”
La “Ciudad Perdida” sigue siendo enigmática, sigue estando rodeada de un halo de misterio, pero ya no tiene nada de legendaria. Es real, como la vida misma, existe y se sabe dónde. Finalmente, tras casi un siglo buscándola, se ha encontrado en la selva hondureña, en la remota y jungla de la Mosquitia.

Los arqueólogos que la han descubierto tuvieron que adentrarse en una zona que no había sido visitada por el ser humano desde hace alrededor de 600 años, a unos 320 kilómetros al noroeste de Tegucigalpa, según informa el Instituto de Historia y Antropología de Honduras (IHAH). Sin embargo, no quieren indicar la ubicación exacta por precaución, para evitar que se produzcan robos.
Seguir leyendo

Cómo recuperar los bosques
Salvar los bosques deteriorados por talas indiscriminadas o por incendios es una compleja labor que requiere constancia, recursos económicos y tiempo, mucho tiempo hasta poder volver a reforestarlo. Sin embargo, en muchas ocasiones los expertos aconsejan dejar que la naturaleza misma lo haga.

Los incendios forestales, por ejemplo, son demoledores. Su poder de destrucción acaba con enormes extensiones de verde en sólo unas horas o días. Su recuperación, por contra, necesita infinitamente más: alrededor de 100 años. Es el tiempo que ha de transcurrir hasta volver a tener un bosque bien frondoso, entendido como un ecosistema complejo que rebosa vida, y que está formado por flora y fauna autóctonas.
Seguir leyendo

Día Internacional de los Bosques 2014
Érase una vez un antiguo reino cuyo territorio ocupaban en buena parte unos bosques hermosos, unas zonas forestales de ensueño que eran el hogar de una biodiversidad fantástica, cuajadas de flores y arroyos saltarines que traían agua pura de las montañas. Aquellos árboles y su privilegiado hábitat eran lugar de recreo para sus habitantes, inspiración para su arte y fuente de riqueza…

¿Te gustaría vivir en un lugar así? A mí sí, sin dudarlo, ¿y a quién no?. Por desgracia, ese reino no existe. Son sólo palabras, el comienzo de una bonita historia que inventa un mundo en el que sobraría un Día Internacional a los Bosques, pues el respeto por el entorno sería la norma.
Seguir leyendo

Bosques prehistóricos emergen tras fuertes tormentas en Reino Unido
La leyenda de un reino perdido bajo las olas que resurge es noticia de interés mundial estos días. En Reino Unido, un par de bosques milenarios que dormían un sueño que parecía eterno han vuelto a despertar, pero lo más probable es que sea sólo por un breve tiempo.

Los biólogos creen que estos bosques -descubierto uno en la bahía de Mount, en Cornualles y el otro en la bahía de Cardigan- datan de hace unos seis mil años, y aunque su existencia es más bien testimonial, pues simplemente son troncos muertos, también es cierto que esos vestigios constituyen una auténtica maravilla de la naturaleza.
Seguir leyendo

Los árboles viejos y grandes almacenan más carbono
Los árboles corpulentos que ya soplan muchas velas son un buen fichaje para realizar esa valiosa labor tan propia de los vegetales que consiste en la absorción de carbono, según ha descubierto un nuevo estudio. Por ser grandes y viejos contribuyen más al almacenamiento de carbono de lo que se creía.

Un estudio internacional realizado, entre otros, por investigadores de la Universidad de Melbourne y del Serviodo Geológico de los Estados Unidos, demostró que las tasas de crecimiento de los árboles estaban asociadas al carbono absorbido. Para hacernos una idea, en algunos casos los árboles grandes no sólo no dejaban de crecer con el paso del tiempo, sino que podían aumentar su capacidad de absorción cada año en lo que equivale a un árbol pequeño.
Seguir leyendo