La capa de ozono está recuperándose
No todo son malas noticias en torno al cuidado de nuestro planeta. Según un reciente estudio de la ONU, la capa de ozono está recuperándose después de años de abusos. Todo un logro que anima a seguir luchando para detener el calentamiento global, otro de los grandes peligros que nos amenazan.

Como es sabido, la capa de ozono es la parte de nuestra atmósfera que bloquea la luz ultravioleta emitida por el sol, y no es menos conocido que algunos productos químicos, como los clorofluorocarbonos (CFC) estaban acabando con ella. En 1987, el Protocolo de Montreal minimizó el uso de estos productos químicos que agotan el ozono mediante la prohibición de un centenar compuestos, y el resultado no ha podido ser mejor: se está revirtiendo el daño causado.
Seguir leyendo

James Lovelock, Premio a la Ética Ambiental del Observer
James Lovelock es un científico independiente, meteorólogo, escritor y defensor del medio ambiente, que ha logrado cierta fama por su teoría de la Hipótesis Gaia. Esta teoría considera al planeta Tierra como un sistema autorregulado. Es decir, que la Tierra buscará mecanismos propios para llegar al equilibrio. Por eso, aunque es totalmente contrario al armamento nuclear, defiende la energía nuclear como recurso para disminuir el uso de los combustibles fósiles y frenar el cambio climático, que está llegando a un punto sin retorno que desestabilizará todo el sistema.

Las consecuencias a partir de este punto sin retorno son imprevisibles. La Tierra tratará de llegar al equilibrio medioambiental. Y entonces el hombre, como ser diminuto, minúsculo, que es respecto a todo el planeta, tendrá poco que decir. Lo que podamos hacer, hay que hacerlo ya. Ahora.
Seguir leyendo

El calor aumenta el nivel de ozono troposféricoEl calor se ha sumado al habitual tráfico en Madrid y una quincena de las estaciones de medición de contaminación madrileñas superan el nivel de protección a la salud por ozono. No llueve ni hay viento, pero sí muchos coches y ninguna voluntad política por revertir la situación. El alcalde Gallardón ha sido reelegido en su cargo cuatro años más. Eso, ojalá me equivoque, significan cuatro años más de contaminación creciente en la capital de España.

El llamado ozono malo o troposférico se produce a causa de una reacción fotoquímica que aumenta cuando la contaminación por óxidos de nitrógeno es alta y la incidencia solar aumenta, ha explicado la organización Ecologistas en Acción. El pasado martes 24 de mayo de 2011, a las once de la noche, un total de 16 estaciones de las 23 que existen de la capital superaban los 100 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno (NO2). Las previsiones meteorológicas predicen más calor. Las previsiones políticas predicen inmovilismo.
Seguir leyendo

Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono
Ayer, día 16 de septiembre, se celebraba el Día Mundial de la Preservación de la Capa de Ozono. Este año 2010 el lema es “Salvemos nuestro Cielo: un Planeta respetuoso del Ozono, nuestro objetivo”. “Los esfuerzos internacionales para proteger la capa de ozono son un éxito y han contribuido a mitigar el efecto invernadero”, se afirma en un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El citado estudio, que ha sido elaborado por unos trescientos científicos, aporta nueva información sobre los efectos del cambio climático en la capa de ozono, así como el impacto de los cambios de la capa de ozono sobre el clima de la Tierra. Así mismo, reafirma que el Protocolo de Montreal funciona ya que “se ha protegido la capa de ozono estratosférico desde niveles mucho más altos de agotamiento debido a la eliminación gradual de la producción y el consumo de las sustancias destructoras del ozono”.

El informe Evaluación científica del agotamiento de la capa de ozono 2010 fue presentado el Día Inter­nacional de la Preservación de la Capa de Ozono y es la primera actualización completa de los últimos cuatro años. El informe señala que, en 2010, y gracias a la aplicación del Protocolo de Montreal, la reducción de la emisión de sustancias que agotan la capa de ozono, expresada en toneladas de dióxido de carbono equivalente (aproximadamente 10 gigatoneladas por año) fue cinco veces superior a la convenida para el primer período de compromiso (2008-2012) del Protocolo de Kyoto, el tratado que tiene por objeto la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En este sentido, el director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, ha explicado que “muchas sustancias que agotan la capa de ozono también son potentes gases de efecto invernadero”, de ahí que el Protocolo de Montreal haya proporcionado importantes co-beneficios al reducir el cambio climático. Por otro lado, Steiner ha señalado que un importante reto científico que queda es proteger la abundancia del ozono en el futuro a través de la comprensión de los vínculos entre el ozono y el cambio climático. Así mismo, asegura que se espera que el cambio climático tenga una influencia creciente sobre el ozono en las próximas décadas.

La contaminación perjudica seriamente tu salud
Se llama esmog, según el DRAE, a la niebla mezclada con humo y partículas en suspensión, propia de las ciudades industriales. La palabra proviene del inglés, en el que se mezclan otros dos términos: smoke y fog (humo y niebla). Si vives en una ciudad grande, sal a las afueras y mírala desde una cierta distancia. Podrás ver el esmog. Es esa especie de seta en forma de niebla que la cubre.

En fin, contaminación de la ciudad que se asienta en periodos en los que no llueve ni corre el viento. No es ninguna noticia que esta sustancia es mala para la salud, pero sí que lo es que este tipo de contaminación puede llegar a producir daños muy graves, incluso irreversibles, en el corazón. Así se desprende de una investigación realizada en un laboratorio que ha logrado la primera prueba de que el esmog puede provocar la muerte celular en el corazón.

Los resultados de este estudio han sido dados a conocer durante las sesiones anuales de la American Heart, organización con sede en Dallas, Estados Unidos, y concluyen que la exposición al ozono que se encuentra a nivel del suelo durante varias semanas aumenta la actividad de una sustancia que desencadena la muerte celular en el órgano que hace que nuestra sangre circule. El ozono (O3) es un gas altamente reactivo que protege al planeta de la radiación del sol (cada vez menos) pero que, cerca del suelo, se convierte en un importante componente del esmog.

Rajat Sethi, científico de la Universidad de Texas, explica que el valor del estudio ha sido probar que la capa de ozono afecta a la disfunción cardíaca mediante la creación de un ambiente controlado. Su hallazgo refuerza anteriores estudios epidemiológicos que relacionaron la contaminación del aire con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, como el infarto. Así que quizá habría que colocar carteles a la entrada de las grandes ciudades al estilo de los que se pueden leer en las cajetillas de tabaco: vivir en esta ciudad puede provocar infarto y otras enfermedades cardiovasculares.

Alto nivel de contaminación en Madrid
El sol pega con fuerza en julio. Esto, unido a una gran estabilidad atmosférica y a la contaminación que genera el tráfico, ha disparado en la capital de España los niveles de ozono troposférico, superando el denominado umbral de información a la población en, al menos, cuatro municipios y la Casa de Campo.

Es la primera vez este año que se supera el umbral de información a la población por ozono, establecido en 180 microgramos de gas por metro cúbico de aire de media durante una hora. En 2009 no se produjo ninguna superación de este tipo. Según ha informado la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, de las 23 estaciones de medición de este contaminante distribuidas por la región, han superado el umbral de información las de Algete, Alcobendas, Majadahonda y Guadalix de la Sierra. Hace unos meses se trasladaron las estaciones de medición situadas en el centro de la capital, así que, presumiblemente, también en la ciudad de Madrid se ha podido superar.

En Algete la superación del umbral de información se ha registrado durante dos horas, entre las cinco y las siete de la tarde, mientras que en Alcobendas, Majadahonda y Guadalix dicho umbral se ha superado una hora, entre las siete y las ocho de la tarde. En todos los casos la media horaria ha estado situada entre los 181 y los 183 microgramos de ozono troposférico. En la Casa de Campo, donde hay una de las 23 estaciones de medición del Ayuntamiento de Madrid, se ha superado el umbral de información a la población durante una hora, entre las ocho y las nueve de la tarde, con una media de 186 microgramos.

Las administraciones públicas deben informar a la población cuando alguna de las estaciones medidoras superen los 180 mg/m3. Quizá la huelga de metro, que hace que muchos madrileños se decidan a coger el coche, haya aportado su granito de arena a este problema medioambiental. La superación se ha producido a la hora en que muchos trabajadores vuelven a sus casas.

Los grupos que pueden resultar más afectados son los niños, los ancianos, las personas con problemas respiratorios y las personas que realizan actividades físicas al aire libre.

Cómo cuidar la capa de ozono
Aunque recientemente se ha sabido que el agujero de la capa de ozono se está cerrando, conviene que sepáis algunos consejos para que efectivamente ese agujero termine de cerrarse por completo. Para ello hay que ser responsable y evitar el uso de algunos productos que pueden ser muy perjudiciales para nuestro planeta. A continuación os vamos a dar una serie de consejos para que podáis contribuir a ello. Recordad que el esfuerzo de cada uno de nosotros es importantísimo.

– No compres sprays o aerosoles compuestos por los temidos gases clorofluorocarbonos (CFC).
– No utilices extintores que contengan halones. Se trata de una sustancia muy perjudicial para la capa de ozono.
– Compra material aislante sin CFC. El corcho aglomerado oscuro puede cumplir la misma función y no afecta a la capa de ozono.
– Lleva a cabo un buen mantenimiento del aire acondicionado, de lo contrario permitirás que el CFC pueda llegar a la atmósfera.
– Avisa a un técnico si ves que tu frigorífico no enfría como debería. Puede que tenga fugas. Exactamente lo mismo te puede suceder con el aire acondicionado del coche.
– Si tienes pensado comprar un aire acondicionado nuevo, no compres uno que contenga CFC.
– Si sabes de sembrados o cultivos que utilizan productos con bromuro de metilo, denúncialo porque contaminan.
– Intenta utilizar lo mínimo posible el coche. Busca alternativas como la bicicleta o el transporte público.
– Si tienes que salir sí o sí con el coche y hacer un trayecto largo, revisa el que sea más corto para contaminar lo mínimo posible y de paso ahorrar en combustible.
– Utiliza lo mínimo posible el aire acondicionado y la calefacción.
– Compra bombillas de menor consumo. De esta forma le harás un favor al medio ambiente y a tu bolsillo.

El agujero de la capa de ozono se cierra
El agujero de la capa de ozono ha sido desde hace décadas uno de los problemas ambientales más discutidos, por suerte está a punto de cerrarse. Sin embargo, la solución a un problema podría generar otro, su recuperación podría contribuir a la aceleración del calentamiento en ciertas regiones del hemisferio sur. Al parecer, los investigadores descubrieron que la capa de ozono abierta aumentaba la velocidad del viento en la región ubicada justo debajo del agujero. Estos vientos de gran velocidad provocaron la formación de nubes más húmedas y luminosas durante los veranos, que actúan a modo de espejo, rebotando los rayos del sol. El resultado fue una atmósfera antártica más fría.

En los próximos años el agujero se irá cerrando casi por completo. Lo que desafortunadamente, esto puede dar como resultado la aceleración del calentamiento en esas regiones. A pesar de ser tan criticada, la capa de ozono cumple la función de proteger a la Tierra de los efectos nocivos de los rayos ultravioletas. Su rápida destrucción era evidente con un agujero cada vez más grande, atribuido por culpa del uso de clorofluorocarbonados, unos gases utilizados comúnmente en los aerosoles, que ya fueron prohibidos. La medida surgió efecto, el agujero comenzó a recuperarse paulatinamente y en la actualidad se ha estabilizado en gran medida.

Parece ser que la única solución al calentamiento global es reducir las emisiones de gases con efecto invernadero, porque eso es lo que causará la aceleración del cambio climático cuando ya no haya un proceso de enfriamiento. El agujero de la capa de ozono ya no es un problema, ahora lo es la contaminación.