La dramática dependencia española del carbón
Si China o India son países que suelen copar titulares por su gran dependencia del carbón para genera electricidad, en realidad no son sino un exponente del modelo actual de energía, basado en los hidrocarburos. ¿Pero, y España, en qué situación se encuentra dentro de esta materia?

Greenpeace nos pone al corriente de ello y, como es fácil adivinar, la inquietud o, si se quiere, la desesperación de la ONG no obedece precisamente a una situación tendente a la reducción de la dependencia del mismo. Muy al contrario, España es uno de los principales importadores de este combustible, con el que se alimentan las centrales térmicas, tremendamente dañinas para la salud ambiental.

En efecto, el país de la piel de toro hace un uso y abuso del carbón que resulta chocante, tratándose como se trata del “pais del sol”, tal y como lo define la organización ambiental. En concreto, las centrales térmicas españolas queman millones de toneladas para este uso.

La dramática dependencia española del carbón
La producción de electricidad utilizando carbón, para hacernos una idea, supuso el pasado mes de octubre el 20 por ciento de la producción total en el país. Es decir, la friolera de una quinta parte de lo generado.

La urgente transición

Estas cifras resultan dramáticas, sobre todo, dentro del marco de transición a una sociedad baja en carbono que está intentando impulsarse en el contexto del Pacto climático de París, al que se llegó en la cumbre parisina (COP21), y ya en vigor. Precisamente, la recién celebrada COP22 de Marruecos ha contado con la presencia del lobby del sector, con el fin de intentar desviar la atención de cual es el verdadero problema afirmando que el problema son las emisiones, no el carbón en sí.
Seguir leyendo

El G7 quiere poner fin a las energías fósiles
La transición en favor de una sociedad baja en carbono era un objetivo ineludible, urgente y, por supuesto, prioritario para la COP21, la última conferencia climática, celebrada en París a finales del pasado año. ¿Pero, caminamos hacia ella?

Recordemos que de ella surgió el histórico Acuerdo global del clima, como es bien sabido, y uno de los principales compromisos adoptados en éste hacían referencia al logro de un mundo neutro en carbono. Un enorme desafío que está en cuenta atrás, pues el cambio climático no espera y si se pretende evitar llegar al punto crítico, a finales de siglo el aumento de la temperatura no debería sobrepasar los famosos dos grados centígrados.

A este objetivo se apunta ahora también el G7 con su anuncio del fin de las subvenciones a las energías fósiles de aquí a 2025. Además, animó a todos los países a seguir su ejemplo, lo que significa tanto ir abandonando la industria de los combustibles fósiles en el próximo decenio como apostar por las energías renovables. Todo parece ir en la dirección adecuada, pero como bien dice la sabiduría popular, obras son amores, y las declaraciones sirven para poco más que copar titulares. Aún así, darles una oportunidad y, por lo tanto, conocerlas a fondo, es importante.

Hacia una sociedad baja en carbono

Reunidos en Japón, los dirigentes del G7 (Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Canadá, Alemania, Italia, Japón y la Unión Europea) realizaron una declaración conjunta que recoge su determinación de “acelerar nuestro trabajo hacia la transición a un sistema energético que permite una descarbonización de la economía global”.

El G7 quiere poner fin a las energías fósiles
“Teniendo en cuenta el hecho de que la producción de energía supone alrededor de dos tercios de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, hay que reconocer el papel fundamental que el sector de la energía tiene que desempeñar en la lucha contra el cambio climático”, reza el documento.

Con tal objetivo, han acordado dejar de subvencionar a las energías fósiles para el año 2025, al tiempo que anunciaron tener la intención de seguir tomando medidas para conseguir el acuerdo de París. En concreto, consideran vital apostar por la energía limpia para alcanzar los objetivos climáticos y se comprometen a desarrollar estrategias a largo plazo para el uso de tecnología con bajas emisiones, y abandonar por completo los combustibles fósiles para fines del siglo.
Seguir leyendo

Alemania cerrará varias plantas de carbón
Alemania sigue reduciendo su fuerte dependencia del carbón, el talón de Aquiles de su flamante plan verde, una apuesta decidida por las energías verdes con la que pretende decir adiós de forma progresiva las fuentes de energía contaminantes, hasta abandonarlas por completo.

Desde que decidieran cerrar las nucleares en su famoso apagón, concretamente tras el accidente nipón sufrido en la central de Fukushima a consecuencia del tsunami del 2011, los avances han sido espectaculares. Ahora, con la vista puesta en sus próximos objetivos sobre el cambio climático para 2020, han decidido cerrar unas cinco plantas de carbón.
Seguir leyendo

Día Mundial de la Energía 2015
La energía del amor está en el aire este 14 de febrero, qué duda cabe. Lo que ya no es tan conocido, quizá por el protagonismo que le roba Cupido, es que también hoy celebramos el Día Mundial de la Energía, una efeméride distinta al Día Mundial del Ahorro de Energía (21 de octubre), pero no por ello menos importante desde un enfoque ambiental.

Así como el amor es motor de la vida, y hasta del mundo, así como genera una energía positiva maravillosa que nos enciende, que pone en marcha tantas cosas buenas, también la energía es el pan y la sal de nuestras sociedades, una condición sine qua non para la vida. Desde una mirada poética, la que corresponde a un Día del Amor, por lo tanto, puede afirmarse que algo tienen en común estas dos celebraciones globales.
Seguir leyendo

El Monte Fuji contaminado con mercurio procedente de China
El Monte Fuji es mucho más que una montaña, es todo un símbolo para los japoneses. Para algunos es un icono religioso y, en 2013, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, junto con el Parque Nacional de Fuji-Hakone-Izu al que pertenece. Ahora, una investigación ha desvelado que el Monte Fuji está contaminado con mercurio, incluso en la cima. La contaminación procede de China.

Para los japoneses, el Fujisan o Fujiyama, como se llama en la lengua nativa, está sufriendo una grave agresión, una amenaza como nunca antes había sufrido en toda su historia. El estudio ha sido elaborado por investigadores de la Universidad de la Prefectura de Shiga. El problema de la contaminación atmosférica en China, uno de los más graves problemas ambientales de todo el mundo, está llegando al mítico monte, que tiene niveles superiores de mercurio a cualquier otra región japonesa y a la media nacional.
Seguir leyendo

Una futura planta de carbón amenaza el manglar más grande del mundo
Construir una planta de energía de carbón nunca es una buena noticia para el medio ambiente, sobre todo si, como en este caso, levantarla ocasionara un irremediable desastre ecológico para los bosques de los manglares más grandes del mundo.

Justamente, es lo que va a pasar si Bangladesh lleva a cabo sus planes de construir una planta de carbón cercana de estos manglares para producir una planta generadora de electricidad a partir de este combustible fósil. Sin duda, ello supondría un atentado ambiental que golpearía duramente el frágil ecosistema de los valiosos Sunderbans, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1997.
Seguir leyendo

Al Gore asegura que la economía se encamina a una “burbuja del carbono”
La burbuja tecnológica de los empresas 2.0, la burbuja de las hipotecas basura, la burbuja inmobiliaria y, ahora, la burbuja del carbono. Y va a ser la más grande de todas, en opinión de Al Gore. La economía mundial está al borde de un precipicio una vez más por los activos no revelados de emisiones de dióxido de carbono en los balances de las empresas.

Los gestores de las inversiones no tienen en cuenta los riesgos inherentes al cambio climático: lo que van a tener que pagar las empresas por emitir carbono. Accionistas e inversores no están convenientemente informados al respecto, dice Al Gore. Los activos que más contaminan son las minas de carbón, las centrales eléctricas que usan combustibles fósiles y las fábricas de vehículos de gasolina o diésel.
Seguir leyendo

Harbin, China, una ciudad blanca debido a la densa contaminación
La ciudad china de Harbin tiene nubes de forma permanente. Parece niebla, pero, en realidad, es contaminación. O una mezcla de ambas, a lo sumo. La contaminación no sólo asfixia a la población, sino que, además, reduce la visibilidad: sólo se ve claramente a una distancia de unos pocos metros. La situación ha llegado a tal extremo que se han cerrado escuelas y se ha cancelado el transporte en algunas zonas. Es como una gran nevada, sólo que en vez de copos, lo que cae es sucia polución.

Las imágenes que se ven en los vídeos que graban televisiones locales y los propios ciudadanos sólo hay humo de un color entre blanco y marrón. Se han cerrado escuelas primarias y secundarias y las rutas de autobuses públicos y de larga distancia se han cancelado y el aeropuerto se ha cerrado. Algunas carreteras han sido cerradas ante el excesivo número de choques múltiples de coches.
Seguir leyendo