Movilidad sostenible: bicis compartidas y más trenes en China
En cuanto a calidad ambiental urbana, no descubrimos nada diciendo que China es un país demencial. El problema que padece en esta materia es tan grave que rompe récords a nivel mundial, y pese a los intentos por mejorar la situación, son muchas las ciudades que prácticamente no ven la luz del sol.

De ese robo del cielo es responsable la mala calidad ambiental y, a su vez, de ésta lo son sobre todo las malas políticas. Ya sea por no resultar acertadas o simplemente por negligencia, lo cierto es que los gobernantes no han dado la respuesta necesaria para decir adiós para siempre a la nube tóxica que demasiado a menudo envuelve sus ciudades.

En especial, aquellas situadas al norte del país, si bien se trata de un problema general que debe atajarse. Y no solamente poniendo fin a la enorme contaminación que emiten las fábricas, sino también por el uso y abuso del carbón en los hogares y el intenso tráfico rodado, además de la indudable influencia que ejerce la consabida densidad poblacional.

Ampliando la red ferroviaria

Una de las medidas más importantes en la reducción de emisiones y, por lo tanto, también en la mejora de la calidad del aire es, sin duda, la enorme inversión, de más de 500 millones de dólares, para el desarrollo de la red ferroviaria.

Movilidad sostenible: bicis compartidas y más trenes en China
Para el año 2020 China planea una expansión de su sistema ferroviario que incluye un fuerte impulso de su red de alta velocidad, cuyo crecimiento se estima en torno a los 30.000 kilómetros.

En cuanto al territorio cubierto por la red de alta velocidad, el 80 por ciento de las principales ciudades de China lo estarán, incluyendo a regiones como la del suroeste, especialmente deprimidas.

En otras palabras, se trata de un ambicioso proyecto que en apenas cinco años años conectará a zonas del país muy desiguales a nivel económico, con lo que se busca un desarrollo más uniforme.

Gracias a este nuevo plan se compensarán agravios comparativos hacia las regiones más pobres, pues el alta velocidad estaba desarrollándose sobre todo en las regiones costeras y del este de China.

Así pues, dejará de excluirse a las áreas más pobres, al tiempo que se lucha por un medio ambiente más salubre. Una interesante contribución que, habida cuenta de lo dramático del problema, no será decisiva, pero sí contribuirá a una notable mejoría.

Movilidad sostenible: bicis compartidas y más trenes en China
Según los informes oficiales, se pretende tanto impulsar el crecimiento como la reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte por carretera. Con ello, lógicamente, se reducirá la contaminación del aire, no solo en lo que respecta a los gases de efecto invernadero asociados, sino también en lo tocante a partículas polucionantes que suponen una seria amenaza para la salud pública.

Automóviles vs bicicletas

A su vez, se fomenta la movilidad sostenible a través del vehículo más ecológico por antonomasia: la bicicleta, por otro lado el sistema de transporte más tradicional del país, en realidad un símbolo. Pero más idílico que real, a día de hoy.
Seguir leyendo

China prohíbe el comercio de marfil para proteger a los elefantes
Marfil es igual a matanzas de elefantes, llevándolos derechitos a la extinción. Y es que el comercio de marfil implica el tráfico clandestino de esta materia prima, obtenida de los colmillos de los elefantes, cuya población está en franco declive.

Sin embargo, las cosas podrían cambiar gracias a un paso histórico dado por el gigante asiático, el primer mercado de marfil: su decisión de prohibirlo de forma rigurosa,

Todo un triunfo de los activistas que declararon la guerra a la caza furtiva, siempre inasequibles al desaliento. Si bien llevan años luchando por ello, las buenas noticias brillaban por su ausencia. Ahora, por fin, la decisión que tanto esperaban ha llegado.

Hace apenas unos días, concretamente el pasado 30 de diciembre China anunció su intención de prohibir en 2017 todos los trabajos de comercio y marfil.

China prohíbe el comercio de marfil para proteger a los elefantes
Con ello, se logra un avance importante en la protección de los elefantes. No en vano, cada año mueren decenas de miles de elefantes con el único fin de extraer sus colmillos. En la última década, casi una tercera parte de estos animales han encontrado la muerte a manos de cazadores furtivos para satisfacer la demanda de marfil en Asia, donde es un negocio floreciente.

Según datos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), caño se cazan en torno a 25.000 elefantes en distintos puntos del continente africano.

Ahora, China quiere acabar con tan voraz demanda, pues es el país donde se concentra este auge comercial que está condenando a la especie a una extinción inminente. “Con esta medida podría iniciarse un periodo de esperanza para los elefantes” de cara a vencer la caza furtiva, explica Elly Pepper, activista de Natural Resources Defense Council (NRDC).

Cese de actividad

Entre otras medidas que se tomarán, 34 empresas de elaboración y 143 puntos de venta de marfil serán forzados a cesar su actividad el 31 de marzo y los expertos estiman que a finales de 2017 se habrá acabado con el mercado de marfil chino.

China prohíbe el comercio de marfil para proteger a los elefantes
Serán medidas tomadas como consecuencia de la prohibición de todas las actividades de comercio y procesamiento de marfil, lo cual supondrá un enorme alivio para la preservación del elefante. Aunque, afirmar otra cosa sería pecar de ingenuos, el mercado negro seguirá existiendo, pero al menos no apoyado a nivel institucional.
Seguir leyendo

China irrespirable: las empresas contaminantes tendrán que pagar
Decretar la alerta roja por contaminación atmosférica es ya un lugar común en China y precisamente por ello están tomándose medidas excepcionales desde hace un tiempo, si bien no están solucionando el problema. Esta vez, se mejorará la legislación para que las grandes compañías paguen impuestos por contaminar, pero sigue siendo una medida insuficiente.

La situación desesperada que sufre el país a nivel ambiental solo se entiende teniendo en cuenta que estamos ante un mal endémico que ha convertido la calidad del aire en un problema de primer orden. Sobre todo, en las grandes ciudades, con Pekín a la cabeza.

Y es que la densa polución en la capital china sigue ocasionando estragos, especialmente en el norte del país. Si bien decretar la situación de alerta por esta cuestión es común en multitud de urbes de dicha área, afectando a decenas de millones de personas, Pekín concentra la mayor parte del problema desde hace años.

El toque de queda voluntario es una de las consecuencias prácticas más limitantes, y no resulta extraño que también las autoridades recomienden no salir a la calle. Si ya vimos hace un año hasta qué punto la contaminación del aire era un gravísimo problema en China, ya antes lo era, y a día de hoy la situación sigue siendo dramática.

China irrespirable: las empresas contaminantes tendrán que pagar
La peor crisis de contaminación de la historia del país está durando demasiado. En otras palabras, no se ve el modo de atajarla. Mientras los niveles de contaminación son irrespirables, exponiendo a la población de forma continuada a un riesgo para su salud que resulta preocupante, se van tomando medidas que no atacan el problema de raíz y, por lo tanto, tienen todas las papeletas para resultar ineficaces.

Las compañías habrán de pagar

No en vano, la calidad del aire de Pekín es la peor del mundo, o casi. Dependiendo del año en el que se realizan las mediciones, los estudios la sitúan en primer, segundo o tercer lugar, liderando tan fea lista o solo por detrás de Nueva Delhi o Moscú.
Seguir leyendo

Contaminación de China, en alerta roja
Como es bien sabido, la contaminación atmosférica es un grave problema en China. Desde hace años, numerosas ciudades, entre ellas su capital, registran unos niveles de contaminación exterior que ocupan los primeros puestos a nivel mundial.

Por lo general, las urbes son lugares polucionados. Por contra, las ciudades en las que se cumplen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para que el aire tenga unos mínimos de pureza representan una excepción.

En China, lógicamente, no todo el país la sufre. El problema también se concentra en las ciudades, pero la situación ha alcanzado unas dimensiones que supone una serie amenaza para la salud de más de 100 millones de personas.

Alerta roja en 50 ciudades

Si numerosas ciudades del sur de China llevan lo suyo en contaminación, acortando la vida de sus habitantes una media de unos 5 años, últimamente sin embargo están siendo noticia las del noreste del país.

Sus altos niveles de contaminación son alarmantes desde hace semanas. Solo en los últimos días, se han cancelado alrededor de 200 de vuelos en la capital. La alerta roja también ha supuesto una especie de toque de queda voluntario.

Contaminación de China, en alerta roja
Las autoridades han recomendado a más de 100 millones de personas que no salgan a la calle. En total, una decena de ciudades han decretado la alerta roja en la provincia de Shandong, con una población de 96 millones de habitantes.
Seguir leyendo

La contaminación en Pekín sigue triplicando el máximo marcado por la OMS
China es uno de los países del mundo que más contamina, especialmente por las fábricas allí ubicadas que expulsan niveles altísimos de polución. A pesar del objetivo de reducción marcado 2014, la contaminación en Pekín, la capital, sigue causando estragos, llegando a triplicar el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), 25 microgramos. En el informe de 2014 supera esta cantidad en más de tres veces, emitiendo 85.9 microgramos de partículas PM 2.5, que han sido catalogadas como las más dañinas para la salud. Al mismo tiempo, en el informe que desvela estos datos, la ciudad oriental también supera la media de emisiones de dióxido de nitrógeno, aunque registra menos dióxido de sulfuro y óxido de nitrógeno.

Pekín, sin embargo, en los últimos tiempos ha ido mostrando más y más preocupación por la salud de sus habitantes y los daños que causa al medio ambiente y, para ello, elaboró un nuevo programa el año pasado para una correcta medición de los niveles de polución y así poder buscar mejores soluciones y valorar las mejoras. También, el mundo aplaudió la noticia de que el año que viene cerrará la única central térmica de carbón activa en la capital. En este país, se ha ido reemplazando la principal fuente de energía en las casas (el carbón) por gas natural, mucho menos contaminante. La medida se ha comenzado en Pekín pero se extenderá también a otras ciudades.
Seguir leyendo

China quiere acabar con cientos de montañas para construir ciudades
El avance de las ciudades se ha convertido en China en un peligro ambiental que va más allá de la contaminación atmosférica urbana o de la explotación de recursos. Sin exagerar lo más mínimo, puede afirmarse que el mapa político amenaza con engullir el mapa físico a golpe de eliminar cientos, incluso miles de montañas en un futuro próximo.

El proceso de aplanamiento se inició en distintos puntos del país en 2012 con el fin de convertirlas en planicies sobre las que construir, un objetivo que ha alarmado a los científicos por las nefastas consecuencias que ello supondría para el entorno.
Seguir leyendo

Ciudades flotantes como solución a la sobrepoblación
La imparable superpoblación mundial es un grave problema en todo el mundo, pero cobra tintes dramáticos en países como China, donde podría encontrarse una solución mediante la creación de islas flotantes que bordearían la costa.

La propuesta es de ATS Design Oficce, que ha desarrollado un nuevo concepto de una ciudad flotante con un diseño futurista, una suerte de metrópolis oceánica sostenible a la que no le falta de nada: comercios, espacios residenciales, áreas culturales y de ocio y, por si fuera poco, con cero emisiones de carbono y un consumo energético eficiente.
Seguir leyendo

Pekín, una ciudad cada vez más irrespirable
Los intentos de mejorar la nefasta calidad atmosférica de Pekín por parte de las autoridades locales parecen no servir de mucho. Ni siquiera se confía en un mañana menos contaminado. Con un gran pesismismo, los expertos afirman que es una ciudad “apenas habitable” a consecuencia de su polución atmosférica, según concluye un informe recientemente publicado por Academia de Ciencias Sociales de China (ACSCh), una prestigiosa institución que realiza pronósticos sobre temas de interés social.

Que el aire es irrespirable en las calles de la capital del gigante asiático es una realidad que no cesa de copar titulares en los medios de comunicación. Pasan los años y la populosa ciudad no parece ver el final del túnel, buscándose soluciones que no van mucho más allá de las típicas mascarillas, de los purificadores de aire o de hacer cosas tan a la desesperada como colocar enormes pantallas para ver los amaneceres y atardeceres o vender aire puro en lata, literalmente.
Seguir leyendo