Hermoso jardín infantil para jugar con la arena
Kagome es una canción infantil y un juego tradicional japoneses. Cuando los niños juegan a “Kagome Kagome” (“El pájaro dentro de la jaula”) han de adivinar quien se ha parado detrás tuyo o ¡tendrán que volver a empezar! Y, cuando disfrutan de este innovador jardín bautizado con el mismo nombre… simplemente han de divertirse con el arenero que hay en su interior.

El diseño de esta insólita zona de juego parece sencillo, pero en realidad tiene una compleja estructura, si bien el resultado es tremendamente natural e integrado en cualquier entorno ajardinado. Sus creadores, PPAG Architects en colaboración con Stefanie Meyer & Simon Oberhammer, han realizado un encargo del Museumsquartier, un enorme complejo cultural de Viena, Austria.

Hermoso jardín infantil para jugar con la arena

Edificios con forma de árbol
Si quieres ver un edificio con forma de árbol no es necesario tirar de magín para lograr visualizarlo. Eso es, lo has adivinado, ya existen o están a punto de existir y, como también es fácil imaginar, son absolutamente espectaculares. Además del vanguardista proyecto ganador en el certamen Taiwan Tower Conceptual, una torre con forma de árbol que roza los mil metros, la mayor altura de la ciudad de Taighung, en Montpelier se construirá en breve una infraestructura que ya se conoce como El Árbol Blanco.

Más allá del guiño estético, que no deja de ser una forma de respeto ambiental, este tipo de edificios intentan ser sostenibles con materiales y funcionamiento, aplicando principios similares a los que puede llegar a tener una vivienda vivienda ecológica. En el primer caso, además de parecer un árbol, la forma elegida por el arquitecto rumano Stefan Dorin, jefe del proyecto, no fue otra que rendir homenaje a Taiwán, un país cuya forma recuerda a la de una hoja.

Edificios con forma de árbol

La importancia de los espacios verdes en las ciudades
Las ciudades que ofrecen calidad de vida no sólo han de tener buenos servicios, mobiliario urbano práctico y unos niveles de polución controlados, sino poner a disposición de los ciudadanos zonas verdes a través de políticas responsables con el medio ambiente.

Esas áreas verdes son claves para mejorar la salud de la población, pues actúan como pulmones que renuevan el aire polucionado, al tiempo que relajan y suponen una evasión necesaria para olvidar el hormigón, constituyendo auténticas burbujas de naturaleza rezuman e insuflan vida.

La importancia de los espacios verdes en las ciudades

Hamburgo quiere ser una ciudad sin coches dentro de 20 años
Hamburgo es una ciudad con muchos parques. La segunda ciudad en extensión de Alemania tiene el 40% de su superficie cubierta por zonas verdes. Hay parques, zonas para hacer deporte, plazas con jardines, cementerios… Estas zonas verdes se unen con caminos peatonales y carriles bici. El ambicioso objetivo del Ayuntamiento de la ciudad es que, dentro de 20 años, nadie tenga que coger el coche para desplazarse por la ciudad. Es el plan Green Network. Una red verde para desplazarse de forma sostenible.

El proyecto conectará las zonas que no están ubicadas en el centro de la ciudad, pues éstas ya disponen de zonas peatonales y carriles bici. Principalmente, se conectarán los dos parques más grandes de la ciudad, uno situado en el norte y otro en el sur.

Hamburgo quiere ser una ciudad sin coches dentro de 20 años

Ciudades sin coches contaminantes
En Mackinak, llegaron a una decisión radical: prohibir los coches. No hace falta llegar a ese extremo para lograr una ciudad libre de humo contaminante. Basta con fomentar la bicicleta, ir andando o, en último caso, usar el transporte público. Los vehículos eléctricos y los que funcionan con hidrógeno tampoco expulsan gases nocivos para la salud.

Mackinak no es la única ciudad del mundo sin coches. Hay otras, como la pequeña y verde isla de Sark, en el Reino Unido, donde los únicos vehículos de motor que están permitidos son los tractores y el ferry que llega a la isla. Tampoco en Medina de Fez, la parte más vieja e histórica de la ciudad marroquí de Fez, circulan coches, aunque por una razón bien distinta: no caben por sus estrechas calles. Es considerada la zona peatonal más grande del mundo.

Ciudades sin coches contaminantes

Pipican ecológico que premia con golosinas
El municipio barcelonés Molins de Rei acaba de instalar un pipican ecológico que tiene la acertada particularidad de premiar a sus cánidos usuarios con una galletita de regalo.

Inspirado en la famosa teoría del perro de Pavlov -demostró que se pueden condicionar respuestas ante un estímulo repetitivo-, el e-can es un novedoso pipican que podría tener un gran éxito gracias a la ingeniosa idea de ofrecer golosinas para que el perro tome gusto a utilizarlo siempre que sale a pasear.

Pipican ecológico que premia con golosinas

Revolucionaria lámpara ecológica que absorbe CO2
Los nuevos inventos no dejan de sorprendernos, en este caso para bien o, mejor, para muy bien. Obra del bioquímico francés Pierre Calleja, el curioso artilugio es una lámpara ecológica que ilumina espacios interiores o exteriores a la vez que reduce las emisiones de CO2.

Su llamativo aspecto ya indica que algo atípico se cuece en su interior. Además, no necesita electricidad, y no, no es porque sea de un material fosforescente que refleje la luz. La cosa es mucho más sencilla y compleja a la vez…

Revolucionaria lámpara ecológica que absorbe CO2

Cabras en un cementerio para limpiar las malas hierbas
¿Qué hacen 100 cabras vivitas y coleando en un cementerio? Las de nuestra historia, al menos, tienen una misión muy clara: fertilizar la tierra y acabar con las malas hierbas del cementerio Capitol Hill (Washington D.C.) lo antes que puedan, a ser posible en menos de una semana.

Han de hacer la faena de cargar y descargar, es decir, simplemente deben dejar que su sistema digestivo actúe de principio a fin y sin descanso, eso si quieren que los responsables del cementerio vuelvan a contratarlas para que puedan volver a ponerse las botas.

Cabras en un cementerio para limpiar las malas hierbas