El lago Poopó, en las últimas
El lago Poopó, ubicado en Bolivia, está borrándose del mapa a consecuencia del cambio climático, sumado a otros desmanes del ser humano. Agresiones ambientales que, de forma directa o indirecta, repercuten en negativamente en la salud de su ecosistema, así como del planeta en general.

Si hace unos años los titulares alertaban sobre su deterioro, algunos de los más recientes ya hablan de su desaparición. Sin embargo, de acuerdo con los expertos, si se actúa rápido y de forma decidida el fin de este ecosistema lacustre, situado en las colinas occidentales del país podría evitarse.

A principios de año la noticia no era su regeneración, sino todo lo contrario. El lago se había evaporado, una desaparición provocada por una crisis ambiental sin precedentes. Si bien anteriormente se produjeron episodios de desecamiento, esta vez el problema había ido aún más lejos.

Un lago sin agua

Las pruebas aportadas por el satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA) Proba-V ha demostrado la práctica desaparición de este lago, el segundo lago más extenso de Bolivia. En concreto, la evaporación se declaró oficialmente en diciembre e imágenes satelitales tomadas el 22 de enero de 2016 siguen confirmándolo.

El lago Poopó, en las últimas
La evaporación del lago Poopó es un hecho, aunque hay que subrayar que hubo fenómenos similares en el pasado, llegando a restablecerse de forma temporal. Pero ahora el 98 por ciento de su superficie, unos 3.000 kilómetros cuadrados, se han convertido en un desierto.

En su lugar, un desierto

En efecto, el sistema ecológico del lago salado Poopó, situado en una depresión de la cordillera del Altiplano, es cualquier cosa menos un humedal. La sequía crónica lo ha transformado en un erial.

El lago Poopó, en las últimas
Pero su evaporación se debe en realidad a un conjunto de factores, entre otras causas por la extracción de agua de sus fuentes para actividades mineras y agrícolas, a su vez fuente de contaminación del entorno.

Por otra parte, el calentamiento del océano Pacífico a consecuencia del fenómeno de El Niño sumado al ocasionado por el cambio climático se han traducido en una dramática crisis ambiental.
Seguir leyendo

La contaminación reduce el pene de las nutrias y causa problemas similares en los humanos
El órgano sexual masculino de las nutrias pesa menos debido a una reducción del hueso del pene (permite copular sin erección) ocasionada por la contaminación de los ríos, y este mismo fenómeno podría estar afectando también a los seres humanos, advierten los expertos.

El descubrimiento de esta tendencia en las nutrias, que están expuestas de forma casi continua al agua, ha alertado a los científicos sobre la peligrosidad de la polución acuática, que también afecta a las personas, lógicamente. Así pues, ésta se ha relacionado con problemas reproductivos propios de nuestro tiempo observados en niños nada más nacer.
Seguir leyendo