Prohibir el tráfico en las ciudades para evitar la contaminación
Los coches y la ciudad parecen un binomio inseprable. Sin embargo, si de ciudades más habitables hablamos, entonces los coches directamente sobran por obvias razones. Y es que desde que las industrias acabaron relegadas al extraradio, los tubos de escape de los coches son, junto con la calefacción doméstica, los principales emisores de contaminantes en el entorno urbano.

Pero no solo eso, porque además de contaminar sitúan al viandante en un segundo plano insufrible, y lo mismo cabe decir de ciclistas y usuarios del transporte público, además del terrible paisaje urbano que dibujan y del estrés o, por ejemplo, de la contaminación acústica y lumínica que hemos de aguantar.
Seguir leyendo

Día mundial contra el Ruido 2013
Hoy, día 25 de abril se celebra el Día mundial contra el Ruido, pero no queremos gritarlo, no sería propio de una efeméride como ésta, aunque el caso lo merece, sobre todo teniendo en cuenta que, una año más, tras Japón, España sigue siendo el segundo país más ruidoso del planeta, así como el poco caso que se le hace al tema.

Por lo tanto, en esta jornada, al menos, lo suyo es reivindicar que la cuestión reciba la atención que merece. No en vano, el propósito de la celebración es crear conciencia sobre los terribles efectos que ocasiona a la salud de las personas y del medio ambiente.
Seguir leyendo

Nuevo modelo para predecir el ruido de las ciudades
La contaminación acústica en las zonas urbanas es un grave problema de salud. Daña el bienestar físico y mental de los ciudadanos. Además, también puede tener efectos perjudiciales sobre la fauna urbana. Investigadores de China han demostrado, por primera vez, cómo se puede modelar el ruido urbano y predecir los efectos de las futuras decisiones de planificación en los niveles de ruido urbano.

La contaminación acústica en las ciudades causada por la industria y los coches se ha relacionado con problemas de salud como la hipertensión y el estrés. Por tanto, es un asunto clave que los responsables políticos deben tener en cuenta. Sin embargo, los métodos actuales de análisis, basados en estadísticas y mapas de ruido, no son apropiados. Por ello, se están investigando otros métodos.
Seguir leyendo

La contaminación acústica afecta a los peces
Al igual que casi todos los seres vivos, los peces emiten sonidos para comunicarse, orientarse, buscar comida y evitar depredadores, por lo que el ruido exterior les puede distraer de sus funciones vitales. A pesar de que pueda parecer lo contrario, los océanos ya no son el remanso de paz como antaño. La contaminación acústica producida por el hombre afecta cada vez más a las especies marinas. Diversas investigaciones han alertado de que los ruidos emitidos por los barcos despistan a mamíferos marinos como ballenas y delfines, incluso llegando a provocar su muerte.

Recientemente se han analizado los efectos del ruido de embarcaciones, plataformas petroleras y gasísticas en los peces y se ha comprobado que les afecta tanto como el tráfico de vehículos a los animales terrestres. De este modo, el sonido provocado por los humanos puede estar enmascarando importantes sonidos biológicos y poner en peligro su reproducción y su supervivencia.

La contaminación acústica ya no es solo un problema de las grandes ciudades, ahora puede despistar a los animales y alejarles de las mejores zonas para encontrar comida o reproducirse. Pero además, también les produce estrés, lo que a su vez puede afectar negativamente a su crecimiento. Todo el mundo se queja de la contaminación atmosférica o de los deshechos que se lanzan a los ríos, pero el ruido es algo que puede llegar a matar por sí mismo.

¿Cuáles son las especies más afectadas? Pues una gran variedad de peces, a pesar de que no todos emiten sonidos. Los científicos han listado unas 800 especies con sensibilidad auditiva. Entre los más conocidos están la perca, el arenque o el bacalao. Por otro lado, algunos también creen que la anguila tiene capacidad para emitir y percibir sonidos, pero todavía no se ha confirmado.

Por lo general, los peces detectan mejor los sonidos en un rango de entre 30 y 1000 Hz, aunque algunas especies marinas pueden hacerlo en rangos de entre 3.000 Hz y 5.000 Hz. El ejemplo más claro es el bacalao del Atlántico que tiene una sensibilidad auditiva media mientras que la carpa dorada o pez rojo es capaz de oír a altas frecuencias. Mientras que el atún se desenvuelve peor en ambientes ruidosos e intentan refugiarse en otras zonas, por lo que al mismo tiempo hace más complicada su pesca.

La España ruidosa
Cuando citamos contaminación normalmente nos referimos a la atmosférica, a la mala calidad del aire. Sin embargo, todos sabemos que existen más tipos de contaminación, no menos importantes. Un ejemplo de ello es la contaminación acústica. España, tiene según un informe de la Organización Mundial de la Salud, el reconocimiento de ser el segundo país más ruidoso del mundo. Este record supone una vulneración de Derechos Fundamentales consagrados en la constitución Española, en la Legislación de la Unión Europea y en la Declaración de Derechos Humanos de la ONU.

El ruido representa un importante problema ambiental para ser humano. El problema del ruido es debido a la gran cantidad de coches que circulan en ciudades y carreteras, los camiones pesados, motos ruidosas, coches con la música muy fuerte, aviones, trenes, el ruido industrial de las fabricas, el de las obras en las calles, el producido por los propios vecinos al hablar, el ruido del ocio nocturno, etc.

Cierras los ojos un momento y pocas son las veces que escuchas un silencio absoluto. Son elementos distorsionadores que invade el ambiente que nos rodea produciendo un deterioro de la calidad medioambiental, constituyéndose como uno de los contaminantes atmosféricos más agresivos. La contaminación por ruido no pasa desapercibida por nadie, es molesta, causa dolores de cabeza y aumenta los niveles de estrés de las personas, por lo que supone uno de los mayores problemas de nuestra sociedad, ya que no solo causa un deterioro del medio ambiente, si no que es causa de trastornos físicos y de desequilibrios psicológicos, aparte de no permitir un sueño tranquilo a muchos habitantes.

Por lo tanto, es necesario la aplicación y el cumplimiento de las normas que existen para una regulación en todas las comunidades, que establezca unos límites y la necesidad de mantenerlos, que se establezcan unas medidas correctoras y que disponga de los sistemas de vigilancia para realizar un control efectivo de la situación. A veces no hay nada como estar en silencio. No molestes a los demás. Vive tranquilo y deja vivir.

La España ruidosa

Mapa de contaminación acústica de Europa
La Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA), con el apoyo del European Topic Centre on Land Use and Spatial Information (ETC LUSI), han desarrollado con éxito el primer mapa que muestra la exposición al ruido a nivel europeo, para hacernos ver hasta qué punto los europeos estamos expuestos a una más que excesiva contaminación acústica en la mayoría de las ocasiones.

Encontramos ruidos en cada momento del día, está en todas partes y por ello se está estudiando actualmente la relación que pueda haber entre la contaminación acústica y la contaminación ambiental para, de esta manera, poder definir los factores clave, que en la actualidad se desconocen y subestiman, que pueden provocar graves consecuencias para la salud de los ciudadanos, pues, una exposición prolongada a niveles de ruidos, aunque estén considerados bajos, puede comportar problemas serios de hipertensión y disfunción del sueño.

El visor NOISE (Noise Observation and Information Service for Europe) muestra el número de personas expuestas al ruido provocado por el tránsito aéreo, el tránsito ferroviario y el rodado en Europa y también en 102 aglomeraciones de más de 250.000 habitantes. En la actualidad contiene datos relativos a los mapas estratégicos de ruido enviados por los Estados miembros conformes con la Directiva Europea 2002/49/CE sobre la evaluación y gestión del ruido ambiental.

En un primer contacto, el mapa europeo de exposición al ruido nos revela que la mitad de la población de las zonas urbanas de más de 250.000 habitantes está preocupantemente expuesta, debido al tráfico de vehículos, a niveles de ruido superiores a los 55 decibelios. Con la mitad de la población en zonas urbanas nos estamos refiriendo a más de 41 millones de personas.

La Directiva del Ruido Ambiental, adoptada en el año 2002, pretende controlar la exposición al ruido, centrándose además, en las áreas urbanas y determinando al mismo tiempo las áreas de tranquilidad, ya sea en el interior, en zonas urbanas o en áreas rurales. También regula las condiciones óptimas que se han de dar en las zonas cercanas a las escuelas, hospitales y otros edificios y áreas consideradas especialmente sensibles al ruido ambiente. De todas maneras, esta directiva deja de lado los ruidos relacionados con las molestias que puedan causar vecinos o por actividades domésticas, o bien, ruido al que se está expuesto en los puestos de trabajo o en ocasiones, en el ámbito del transporte público, que en numerosas ocasiones son los problemas de contaminación acústica que las administraciones locales tienen que solucionar.

Con los datos que han sido recopilados por parte de los Estados de la EEA se ha desarrollado el servicio paneuropeo que es accesible desde esta web: http://noise.eionet.europa.eu.

Mapa de contaminación acústica de Europa