Los corales, cada vez más cerca de la extinción
Los corales marinos y el cambio climático son un binomio imposible. Básicamente, porque, más temprano que tarde, éste acabará con aquel a consecuencia del calentamiento global y de la consiguiente acidificación del océano.

Los expertos no cesan de advertirlo, aunque siempre se espera que estos ricos ecosistemas puedan acabar adaptándose o recuperase con el tiempo, cuidados y, sobre todo, tras una reducción de emisiones de efecto invernadero. Pero el tiempo pasa sin los necesarios avances, y la cuenta atrás del cambio climático no se detiene. Resultado: la situación no mejora, es decir, la degradación de los océanos sigue avanzando y, con ella, el declive de los corales.

Como es bien sabido, los corales son claves en el ecosistema marino. Podemos definirlas como el equivalente oceánico a las selvas amazónicas, cuyo equilibrio, así pues, supone la conservación de una rica biodiversidad. Su deterioro y extinción, por su parte, implica justo lo contrario.

Es decir, cuando los corales mueren, con ellos lo hace todo un ecosistema: fauna y flora, o sea, plantas y animales que encuentran en estos hábitats alimento y refugio.

Los corales, cada vez más cerca de la extinción
Su desaparición, por lo tanto, puede llevar al colapso de ecosistemas enteros. La Gran Barrera de coral australiana, el Triángulo del Coral entre Indonesia, Malasia y Filipinas, así como la región del Caribe, son puntos del planeta especialmente vulnerables.

La amenaza del cambio climático

En estos enclaves encontramos la mayoría de las especies de coral amenazadas, si bien la acidificación del océano es un problema global que provoca el fenómeno de la decoloración de los corales, un problema latente o manifiesto, que les afecta en mayor o menor medida.

No olvidemos que la acidificación de los océanos es un proceso que está acelerándose con la emisión de gases de efecto invernadero. De forma natural, dentro del ciclo del carbono, el océano actúa como sumidero disolviendo el CO2 de la atmósfera en sus aguas, lo cual provoca un aumento de su acidez, puesto que la concentración de este gas de efecto invernadero también aumenta.

Los corales, cada vez más cerca de la extinción
En último término, esta mayor acidez desencadena una serie de consecuencias que acaban dejando a los corales sin una de sus principales fuentes de alimento, unas algas microscópicas que viven en el mismo tejido del coral.

Son estas algas simbióticas las que, como resultado del aumento de las temperaturas, se separan de ellas, dejándolas sin nutrientes y también sin su característico aspecto colorido.

Un negro futuro

Las previsiones de futuro son pesimistas. Según se deriva de la documentación del Quinto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el 74 por ciento de los corales estarán blanqueados para el 2045, según un artículo publicado en la revista Nature Climate Change.

Los corales, cada vez más cerca de la extinción
Se trata, por lo tanto, de un blanqueamiento masivo que, sin embargo, no es sinónimo de muerte de estos valiosísimos parajes naturales.
Seguir leyendo

Declive de la Gran Barrera de Coral: ¿un paraíso perdido?
La Gran Barrera de Coral australiana lleva años en la cuerda floja. Desde que los océanos comenzaron a acusar la acidificación de las aguas por el cambio climático, estos frágiles ecosistemas marinos han sufrido un blanqueamiento progresivo que a punto está de convertirse en irreversible si no se reacciona a tiempo.

Otros factores también son responsables de su declive, como apuntamos más adelante, y es su suma la que crea sinergias negativas que aceleran su destrucción. Según los expertos, cada vez más cerca de llegar a un punto de no retorno que supondría una tremenda catástrofe ambiental, al tiempo que supondría pérdidas millonarias para el país.

Los corales pierden su color

A principios de año, la ciencia nos reveló que el blanqueamiento de los corales batió todos los récords a causa de un aumento de las temperaturas de entre 1 y 2,7 grados centígrados. Fue en abril cuando se publicaron los resultados de un estudio de tres grandes universidades australianas, en el que se concluía que el 90 por ciento de los arrecifes estudiados “presentaban signos de blanqueamiento”.

De ellos, explicaron los científicos, en los siguientes meses se recuperaría una parte, pero alcanzar estas proporciones inéditas hasta ahora era una mala señal que exigía actuar de forma intensiva y urgente. Apuntaban, obvio, al fenómeno del cambio climático, cuyas causas antropogénicas señalaban a un claro culpable: el ser humano.

Declive de la Gran Barrera de Coral: ¿un paraíso perdido?
Para ellos, las causas son evidentes. Sin la participación del ser humano, explicaron científicos de la Universidad de Melbourne, un blanqueamiento tan pronunciado hubiera sido “prácticamente imposible”. Del mismo modo que, por lo tanto, será de todo punto impracticable una solución que no tenga en cuenta la gravedad y globalidad del problema.

El investigador Terry Hughes, del Centro de Estudio de Arrecifes Coralinos, de la Universidad James-Cook en Australia, es uno de los científicos más activos, y de los primeros en anunciar que la situación no deja de empeorar. Sin alarmismos, siendo realista. Basándose en lo que sus ojos han visto, sencillamente.
Seguir leyendo

Corales que se adaptan al calentamiento global
El calentamiento global atenta sin piedad contra los ecosistemas y, de hecho, buena parte de la flora y fauna reaccionan desplazándose hacia latitudes más frescas huyendo de las altas temperaturas. Sin embargo, no todas las especies pueden hacerlo y, de hecho, las principales dificultades no solo las tienen los vegetales por estar atados al suelo.

En efecto, hay otros muchos factores que influyen a la hora de permitir una exitosa migración huyendo del calor, pues los ecosistemas no siempre ofrecen las condiciones adecuadas, sobre todo cuando falta la fuente de alimento.
Seguir leyendo

Estrellas de mar carnívoras amenazan los arrecifes coralinos
La acidez de los océanos provocada por el cambio climático es una de las principales amenazas para los corales, cuya extinción se espera en sólo unas décadas. Su declive, sin embargo, también depende en gran medida de las prácticas de pesca, de las tormentas, de la contaminación de las aguas y …de la presencia de una estrella de mar que devora buena parte de este rico hábitat.

¿Pero cómo, hablamos de las (aparentemente) indefensas estrellas de mar? Las estrellas de mar son hermosas, y es cierto que parecen ser desvalidos animales, pero no todos los asteroideos, su nombre científico, son inofensivos ni resultan beneficiosos para el equilibrio del ecosistema marino.
Seguir leyendo

El declive de los corales amenaza la vida de millones de personas en zonas tropicales costeras
Si los arrecifes de coral sufren un deterioro, las gentes que dependen del equilibrio de sus ecosistemas también verán amenazada su supervivencia. Son millones de personas las que, según advierte un reciente estudio, verán peligrar sus medios de vida a consecuencia de su probable extinción en las zonas tropicales costeras.

Un declive que sólo podría frenar un drástico cambio en las prácticas de pesca, en las emisiones de carbono y en el control de la contaminación de las aguas con fertilizantes, sus principales enemigos, concluye este trabajo realizado por la Universidad de Queensland y la Universidad de Sheffield, publicado en la revista Current Bilogy.
Seguir leyendo

Estados Unidos arroja cuatro bombas sobre la Gran Barrera de Coral
La Gran Barrera de Coral, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1981, está en claro declive por el calentamiento global que produce la acidificación de los océanos. Pero, si, encima, la Armada de Estados Unidos se dedica a bombardear la zona, apaga y vámonos. Dos aviones de combate del citado país lanzaron cuatro bombas sobre el mayor arrecife de coral del mundo.

La Marina de Estados Unidos ha dicho que era un entrenamiento, pero que algo salió mal. Grupos ambientalistas han puesto, con toda la razón, el grito en el cielo. Los aviones eran modelo Harrier AV-8B, que despegaron del buque USS Bonhomme Richard. La Gran Barrera de Coral es la mayor estructura del mundo de este tipo y alberga una rica vida marina. Se extiende más de 2.600 kilómetros a lo largo la costa noreste de Australia.
Seguir leyendo

Blanqueamiento masivo de los corales en el 2056
Los maravillosos, fascinantes parajes naturales que conforman los corales, esos auténticos imanes de biodiversidad, podrían convertirse en paisajes en blanco y negro o, al menos, perder su increíble colorido en tan sólo unas pocas décadas.

Lógicamente, no se trataría de una simple cuestión cromática. La pérdida de color significa algo mucho más trágico y profundo, pues el blanqueamiento de los corales supone una gran debilidad, ya que éste ocurre cuando la temperatura de las aguas aumenta y acaba con las algas con las que éstos se alimentan.
Seguir leyendo

Guatemala bordea sus costas con arrecifes artificiales
Los ecosistemas coralinos son mano de santo para proteger las costas, como diría mi abuela y, si todo sale según lo previsto, su efecto benéfico va a dejarse sentir en el litoral guatemalteco gracias a la colocación de un total de 2.800 arrecifes artificiales.

Así, con la intención de proteger la vida marina e impulsar tanto el turismo como la pesca, Guatemala ha llevado a cabo un colosal proyecto a lo largo de su maravilloso litoral, bañado por aguas del Pacífico.
Seguir leyendo