Cómo reducir el daño ambiental en la utilización de cosméticos

Adoptar una rutina eco en el cuarto de baño sí se puede. Aún en muchos hogares y en baños sobre todo femeninos puede verse esta imagen: más de 20 productos y accesorios para el aseo y la belleza, ni bio ni ecológicos, con envases que acaban en la papelera y hechos con productos que dejan residuos contaminantes. Es posible eliminar con facilidad hasta el 70 % de todos estos productos, ganando en espacio y teniendo la seguridad de que estamos siendo eco-responsables.

Cómo reducir el daño ambiental en la utilización de cosméticos

El primer paso es comprender que no necesitamos todo lo que compramos mensualmente. A veces, las propias industrias son las que nos venden la necesidad, y con ella el propio producto. Por eso, que nuestros neceseres suelen estar llenos de cremas o compuestos hidratantes, anti sequedad, limpiadores, blanqueadores y un largo etcétera. Con una buena alimentación y la ingesta de agua adecuada, podremos estar más sanos por dentro y reducir el uso de estos productos, como decimos a menudo innecesarios.

Paso uno: prescindir de todo aquello que, en realidad, no necesitamos

Por ello, desde hoy podemos hacer una “limpieza” de nuestros productos y dejar sólo los imprescindibles. Piensa qué te hace falta realmente y de lo que puedes prescindir, para evitar comprarlo nuevamente. Deshazte de los envases que sólo ocupan espacio en tu cuarto de baño y recíclalos, así como los botes de cremas y otros productos vacíos. La próxima vez que necesites adquirir un producto determinado para tu piel o cabello, sopesa las opciones de productos naturales.

Cómo reducir el daño ambiental en la utilización de cosméticos

Puedes adquirirlos en tiendas de higiene y belleza naturales o incluso fabricarlos tú mismo/a, como mascarillas naturales para el pelo, dentífrico o jabones. Por ejemplo, el jabón natural en pastillas te servirá para la limpieza corporal y te durará muchísimo tiempo, sin apenas ocupar espacio en tu cuarto de baño y evitando que expongas tu piel a productos naturales de grandes laboratorios. El objetivo es elegir productos “multi-función” en lugar de específicos (por ejemplo, una crema hidratante para pies y otra para manos; muchas veces la misma nos servirá para todo el cuerpo). Intentaremos que nuestro ritual de belleza camine hacia el minimalismo, lo que no comportará un menor cuidado de nuestro cuerpo, sino todo lo contrario.
Cómo reducir el daño ambiental en la utilización de cosméticos
Seguir leyendo