Cómo reducir el daño ambiental en la utilización de cosméticos

Adoptar una rutina eco en el cuarto de baño sí se puede. Aún en muchos hogares y en baños sobre todo femeninos puede verse esta imagen: más de 20 productos y accesorios para el aseo y la belleza, ni bio ni ecológicos, con envases que acaban en la papelera y hechos con productos que dejan residuos contaminantes. Es posible eliminar con facilidad hasta el 70 % de todos estos productos, ganando en espacio y teniendo la seguridad de que estamos siendo eco-responsables.

Cómo reducir el daño ambiental en la utilización de cosméticos

El primer paso es comprender que no necesitamos todo lo que compramos mensualmente. A veces, las propias industrias son las que nos venden la necesidad, y con ella el propio producto. Por eso, que nuestros neceseres suelen estar llenos de cremas o compuestos hidratantes, anti sequedad, limpiadores, blanqueadores y un largo etcétera. Con una buena alimentación y la ingesta de agua adecuada, podremos estar más sanos por dentro y reducir el uso de estos productos, como decimos a menudo innecesarios.

Paso uno: prescindir de todo aquello que, en realidad, no necesitamos

Por ello, desde hoy podemos hacer una “limpieza” de nuestros productos y dejar sólo los imprescindibles. Piensa qué te hace falta realmente y de lo que puedes prescindir, para evitar comprarlo nuevamente. Deshazte de los envases que sólo ocupan espacio en tu cuarto de baño y recíclalos, así como los botes de cremas y otros productos vacíos. La próxima vez que necesites adquirir un producto determinado para tu piel o cabello, sopesa las opciones de productos naturales.

Cómo reducir el daño ambiental en la utilización de cosméticos

Puedes adquirirlos en tiendas de higiene y belleza naturales o incluso fabricarlos tú mismo/a, como mascarillas naturales para el pelo, dentífrico o jabones. Por ejemplo, el jabón natural en pastillas te servirá para la limpieza corporal y te durará muchísimo tiempo, sin apenas ocupar espacio en tu cuarto de baño y evitando que expongas tu piel a productos naturales de grandes laboratorios. El objetivo es elegir productos “multi-función” en lugar de específicos (por ejemplo, una crema hidratante para pies y otra para manos; muchas veces la misma nos servirá para todo el cuerpo). Intentaremos que nuestro ritual de belleza camine hacia el minimalismo, lo que no comportará un menor cuidado de nuestro cuerpo, sino todo lo contrario.
Cómo reducir el daño ambiental en la utilización de cosméticos
Seguir leyendo

5 cosméticos ecológicos que quizá no conozcasLos cosméticos naturales pueden ser ecológicos por muy distintas razones, tanto si se trata de productos orgánicos, con su respectiva certificación, como si reúnen una serie de características que los convierten en una opción más sostenible que aquellos otros convencionales.

Sea como fuere, lo cierto es que el universo de la cosmética verde es tremendamente amplia, y muchos de sus productos son poco conocidos. Si no estamos muy puestos en el tema, lo más habitual es que muchos los desconozcamos o incluso hayamos oído algo sobre ellos pero ignoremos detalles sobre sus distintos usos.
Seguir leyendo

Riesgos de las toallitas húmedas para bebés
Por lo general, los productos de higiene y cosmética para el bebé tienen ese punto tierno maravilloso que se traduce en aromas deliciosos y frescos, en texturas suaves, en envases o envoltorios de color pastel realmente atractivos…

Sin embargo, eso no significa que sean productos inocuos. Muy al contrario, tras esos diseños ideales, esos envases de ensueño, esas fotos de bebés sonrientes y esas expresiones de “sensitive”, “suave”, “con esencias naturales”o “libre de parabenos” se esconde una realidad muy distinta.
Seguir leyendo

Por qué desconfiar de los cosméticos “sin parabenos”
La industria cosmética ha aprendido bien la lección. Basada en la composición química desde sus mismos orígenes, lo tiene difícil frente a la actual tendencia que prima lo ecológico. Sin embargo, utiliza todo tipo de armas para ofrecer una imagen lo más natural posible, libre de riesgos.

Y lo cierto es que no le va nada mal. Su estrategia está ayudando a que los denostados componentes químicos pasen lo más desapercibidos posible. Expresiones como “testado dermatológicamente”, “con esencias naturales”, “natural”, “con extractos naturales”, “no testado en animales”, “sin parabenos”, “sin amoniaco” o “sin detergentes” son expresiones engañosas que muy a menudo generan confianza en el consumidor no informado.
Seguir leyendo

6 artículos de belleza de los que puedes prescindir

La cosmética y el mundo de la belleza, a menudo, ofrecen productos altamente contaminantes, no sólo para el medio ambiente, sino también nocivos con tu salud. Si echamos un vistazo a todos los productos de belleza y similares de los que disponemos para el cabello, piel o cuerpo, nos daremos cuenta de que, seguramente, tenemos más de los que realmente necesitamos. Por no hablar de aquellos que se caducan o no nos sirven y van a parar, prácticamente llenos, a la basura.

Quizá ha llegado el momento de ordenarlos y clasificarlos, así como reciclar los envases de los que estén vacíos y no usemos. Eso nos ayudará a no adquirir un producto similar la próxima vez que vayamos de compras, pues a lo mejor no lo necesitamos y no tenemos por qué seguir ocupando espacio ni gastando dinero en productos que ya tenemos. Ordenándolos y limpiándolos un poquito, todo lucirá mucho mejor y no nos sentiremos tan tentados a adquirir ese pintalabios o producto nuevo.
Seguir leyendo

Bubobebé, cosmética natural y ética para bebés
Bubobebé es la línea de cosmética infantil elaborada con ingredientes de cultivo ecológico y que cuenta con certificado BDIH. La empresa tiene la sede en Barcelona y ha sido creada por Inés Bayo y Olga Mas, emprendedoras y madres preocupadas por la salud de sus hijos. Ante la escasa oferta cosmética ecológica para bebés en España, decidieron crear su propia marca.

Lo primero que hicieron estas dos jóvenes emprendedoras fue analizar el sector, buscando los mejores productos y los mejores proveedores respetuosos con el medio ambiente. No sólo eso. También querían que tuvieran un criterio ético de negocio, otro de los valores de su empresa, Bubobebé.
Seguir leyendo