Bio-Pirámides, rascacielos contra la desertificación
Hay ideas innovadoras que miran atrás para inspirarse. En este caso, innovación y tradición milenaria se unen para plantarle cara a la desertificación, uno de los mayores problemas ambientales que sufre nuestro planeta a consecuencia del cambio climático.

La propuesta nos lleva a las antiguas pirámides de Egipto y, por otro lado, a un futuro capaz de convertir el desierto en un auténtico vergel. Visualmente, el invento es como una pirámide, una especie de rascacielos con la fachada acristalada envuelto en una biosfera propia, que hace posible el pequeño-gran milagro de convertir en tierra fértil el desierto del Sahara, acercándolo a la agricultura de El Cairo pues, como dice la famosa frase, “Egipto es un don del Nilo”.
Seguir leyendo

Disminuyen las tierras productivas en el planeta
La población mundial sigue creciendo. ¿Se podrá alimentar a todos? Con el actual sistema, va a ser cada vez más difícil, ya que la actividad del ser humano está convirtiendo en tierras áridas doce millones de hectáreas de tierras productivas cada año desde 1980. Es decir, que el planeta pierde anualmente un 1% de los campos que se pueden dedicar a la agricultura.

Así lo ha señalado el secretario ejecutivo de la Convención de Lucha contra la Desertificación de la ONU (UNCCD), Luc Gnacadja. Ha añadido que la degradación de las tierras es el mayor desafío medioambiental de nuestra época. Junto con (y, en realidad, muy relacionado) el cambio climático, se podría añadir.
Seguir leyendo

Importar agua puede ser conveniente en regiones secas
Ignacio Rodríguez Iturbe, Premio Estocolmo de Agua en 2012, y el profesor de Cambio Climático de la Universidad de Exeter (Reino Unido) Tim Lenton han advertido de que algunas zonas del sur de España presentan señales de alerta de desertificación y calentamiento del suelo. Algunos de estos efectos pueden ser irreversibles.

Han hecho estas declaraciones en la segunda jornada de Cantabria Campus Internacional, dedicada al agua, energía y medio ambiente. Esta situación de alerta ya se está notando en la vegetación. Este tipo de alertas provocan transformaciones muy profundas. Algunas de estas señales son muy peligrosas. Ha incidido en luchar contra el cambio climático, sobre todo, en la reducción del dióxido de carbono y demás gases de efecto invernadero (GEI).
Seguir leyendo

La desertificación actual se debe a acciones pasadas
Alrededor del 25% del suelo de la Península Ibérica se encuentra degradado, según el profesor del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) y experto en desertificación Juan Puigdefábregas Tomás. La mayor parte, un 20%, se debe a desertificación heredada, esto es, a acciones humanas del pasado que ya no se producen. El 5% restante es originada por la desertificación activa.

El profesor ha hecho estas declaraciones en un seminario sobre restauración ambiental, en el que ha participado con la ponencia “Degradación de tierras: la evolución de un concepto hacia su aplicación”. La mayor parte de la degradación de los suelos peninsulares se debe a las actuaciones llevadas en el pasado, ha avisado.
Seguir leyendo

Los bosques de montaña en peligro
La integridad y la capacidad de recuperación de los bosques de montaña corren peligro debido al aumento de las temperaturas y a los incendios forestales, el crecimiento demográfico, la inseguridad alimentaria y la inseguridad en materia de combustibles, según señala una nueva publicación de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

En realidad, todo proviene de una cadena de sucesos. Los pequeños agricultores se desplazan hacia tierra más altas, ante la presión demográfica y la expansión de la agricultura intensiva, hacia laderas empinadas, por lo que, paulatinamente, se va perdiendo superficie de los bosques. Así lo señala el informe Mountains Forests in a Changing World (Bosques de montaña en un mundo cambiante). A lo anterior hay que añadir que el cambio climático acelera la propagación de plagas y organismos patógenos potencialmente nocivos para los bosques de las montañas.
Seguir leyendo

El compostaje frena la desertificación
España es uno de los países más afectados por la desertificación y la erosión de los suelos. El 40% de su superficie se ve afectada por estos fenómenos. Para evitar estos desastres naturales, de proceso mucho más lento que las inundaciones o los terremotos, pero, tal vez, de efectos más irreversibles, es esencial mantener una alta proporción de materia orgánica. Las plantas, los árboles, evitan la desertificación.

En la actualidad, España es uno de los países industrializados más afectados por este problema. La organización ecologista Amigos de la Tierra apoya el compostaje como una práctica viable, económica y fácil de aplicar para regenerar el desgaste del suelo mediante materia orgánica producida.
Seguir leyendo

Reforestación con Groasis Waterbox
La Universidad de Valladolid ha comenzado a desarrollar un proyecto europeo denominado “Los Desiertos Verdes”. Su objetivo es ambicioso: reforestar 63 hectáreas en cinco provincias españolas (Valladolid, Zamora, León, Zaragoza y Barcelona), utilizando una nueva técnica llamada Groasis Waterbox, una técnica que permite plantar árboles con éxito en suelos desérticos.

Se quiere recuperar, con este proyecto, lugares de tierras muy secas o áridas. Su estado se debe, en algunos casos, al clima de la región, pero en otros al tipo de suelo, a la altura en que se encuentran o al uso que se hace o se ha hecho de ellas (pueden estar en desuso, servir de escombrera, haber sido un área de esquí, un bosque quemado o haberse usado en agricultura, etc.).
Seguir leyendo

Xerojardinería, jardines con menos agua
Las zonas verdes de las ciudades son esenciales para la calidad de vida de sus ciudadanos. Esto lo saben los alcaldes y demás responsables políticos y, por ello, las fomentan. Sobre todo, porque son muy visibles, palpables, fotografiables y eso es algo que les encandila. Además, cumplen funciones como, entre otras, limpiar la atmósfera absorbiendo dióxido de carbono y otros gases o templar la temperatura.

El problema de los jardines urbanos para muchos países a los que no les sobra el agua es el riego que demandan. Además, durante muchos años se ha abusado de plantar césped en los parques y jardines de las ciudades, cuando el césped necesita mucho riego. Según datos de un estudio qeu se elaboró para los parques públicos de la zona de San Francisco, en Estados Unidos, el agua empleada para el riego del césped suponía el 90% del total consumido. Sin embargo, el césped sólo cubría un 40% de la superficie de los parques.

Seguir leyendo