Agricultura sostenible: Sahara Forest Project cultiva en el desierto
La agricultura industrial tradicional usa cientos de miles de litros de agua para regar las cosechas. Pero en el desierto no hay agua. Al menos, no hay agua dulce. El proyecto Sahara Forest utiliza agua de mar evaporada para regar y cultivar alimentos. Acaba de recogerse la primera cosecha en Qatar. Ha sido un éxito que quiere repetirse en Jordania, donde se recogerá agua del mar Rojo.

La cantidad de alimentos producidos a través de este innovador proyecto que cultiva alimentos en el desierto de Qatar es similar a la producción de las granjas comerciales en regiones más donde hay más vegetación y, sobre todo, más agua. Sahara Forest Project enfría los invernaderos gracias al viento que viene del mar.
Seguir leyendo

El árbol de la vida, el árbol más solitario del mundo
En inglés, The Tree of Life. En español, el árbol de la vida. El árbol, quizá, más solitario del mundo. A kilómetros de distancia de otro congénere. Y un árbol resistente, por lo demás: vive en medio del desierto, resistiendo durante siglos condiciones extremas y rodeado de arena. En lengua local se llama Shajarat-al-Hayat.

El árbol de la vida se encuentra a 10 kilómetros de Askar y a unos 3,5 kilómetros al oeste de Jaww. Tiene casi 10 metros de altura. Es una especie que pertenece al género Prosopis, un tipo de leguminosas. Se calcula que lleva viviendo en la arena seca del desierto desde hace unos 400 años. En las cercanías, no se conoce ninguna fuente de agua ni otro tipo de vegetación. ¿Cómo puede sobrevivir?
Seguir leyendo

Valla publicitaria que genera agua potable
Que una valla publicitaria se convierta en un auténtico oasis en medio del desierto no es ficción, ni siquiera un espejismo. De su base mana agua potable obtenida gracias a un sistema de captura de la humedad contenida en el aire que, una vez condensada, se filtra para distribuirse luego a través de un generoso grifo que proporcionan agua potable.

Lo cierto es que ya iba siendo hora de que estos horrendos paneles gigantes ofreciera algo interesante como compensación por la contaminación paisajística que ocasionan. En este caso, su cosecha de agua es realmente bienvenida para la población más pobre que vive en los alrededores y, en general, para todo aquél que quiera utilizar la fuente.
Seguir leyendo

Atrapar niebla en el desierto de Chile para producir agua potable y para riego
En el desierto no suele llover. Pero sí se puede producir niebla. Humedad que puede convertirse en agua potable. Carlos Espinosa patentó un invento que lo conseguía en 1962, tras cuatro años de experimentos en el desierto.

Se trata de una estructura tridimensional que se servía, por primera vez, del plástico para captar las gotas de agua suspendidas en el aire, esto es, la niebla. Ahora, en el siglo XXI, estructuras que combinan el aluminio y el plástico con forma piramidal y chimeneas mejoradas, permiten obtener mayor cantidad de agua y resistir el fuerte viento o la radiación solar.
Seguir leyendo

España, el país europeo con más contaminación natural
Hay dos tipos de contaminación: la natural y la creada por el hombre. Esta última se puede controlar. En cuanto a la primera, es difícilmente controlable en el corto y medio plazo. Entre los países de la Unión Europea, España es el país más afectado por la contaminación del aire por motivos naturales, como, por ejemplo, el polvo que llega del desierto del Sáhara, desde el continente africano, la brisa marina o los fuegos no causados por la mano del hombre. Así lo asegura un informe publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente.

Fueron 41 estaciones ubicadas en España las que registraron niveles diarios superiores a los autorizados de partículas contaminantes PM10 en 2008, mientras que en 2009 ocurrió en 18 estaciones. Las partículas PM10 son las partículas contaminantes, sólidas o líquidas, de polvo, ceniza, hollín, partículas metálicas o de cemento, de hasta 10 micrómetros de tamaño.
Seguir leyendo

Trasladar icebergs al desierto
Respetar el medio ambiente, impedir el cambio climático, apostar por una vida sostenible… no es tan difícil. Ni costoso. Sólo hay que recuperar un modo de vida que la mayoría de personas, no hace muchos años, llevaba. Pero parece que hay personas, empresas, países, que quieren complicar todo, que defienden un modo de hacer las cosas en el que hay que gastar un montón de dinero y esfuerzos, un modo antinatural. Curiosamente, esta gente suele tener mucho dinero y mucho poder. Lo que da que pensar.

El proyecto del que hablamos es original, eso es algo que no se puede negar, y lo quiere impulsar el príncipe saudí Mohammad al-Faisal, para el que, por supuesto, disponer del dinero no constituye ningún problema. Algunos ingenieros franceses le ayudan. La peregrina idea es idear una forma de transportar gigantescos icebergs desde las regiones árticas a los desiertos.
Seguir leyendo

Transportar icebergs para llevar agua a los desiertos
Seguramente se trate de un proyecto tan ambicioso y al mismo tiempo complicado que será imposible llevarlo a cabo. Pero por suerte, hay personas que dedican todos sus esfuerzos a conseguirlo algún día porque sería la solución de millones de personas que no tienen agua. El príncipe saudí Mohammad al-Faisal dispone de bastanteas millones para intentarlo y con la ayuda de un grupo de ingenieros franceses intentan dar con una forma de transportar los gigantescos icebergs desde las regiones árticas a los desiertos y zonas más necesitadas.

Transportar icebergs para llevar agua a los desiertos
Los principales problemas que deberán resolver son que no se deshielen durante el transporte, disponer de una maquinaria e infraestructura para mover una montaña de hielo de 100 millones de toneladas y determinar en qué época del año hacerlo para minimizar los problemas medioambientales. Si llegan a resolver estas cuestiones probablemente muchas personas dejarían de morirse por no tener agua.

Un Mundial de Fútbol en medio del desierto
En Catar no existe una gran tradición de jugar al fútbol, pero sí tienen reservas de petróleo y de gas natural (de hecho, es el tercer país en reservas de gas). No juegan al fútbol, pero tienen tantos petrodólares que no saben qué hacer con ellos. Y, como ya se sabe, el fútbol hace mucho que es menos deporte que negocio. En fin, que, en 2022, se va a celebrar el Mundial de Fútbol en medio del desierto. Pero creáis que se volverá a los orígenes, a disputar los partidos en terrenos de arena, que sería lo suyo, en un país donde les sobra. Los jugadores-mercancía-márketing sólo juegan sobre hierba recién cortada y recién regada. Dinero manda. Y Catar tiene de sobra. ¿Cuánto habrán pagado para conseguir que la FIFA les conceda la organización del Mundial? Hay que pagar la viagra de Pelé. De Maradona, mejor no decir nada.

De los 17 principales protocolos de respeto por los Derechos Humanos, Catar ha firmado y ratificado dos de ellos. Esto quiere decir que no es un país que se haya comprometido, por ejemplo, a no utilizar la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. Pero los emires se desayunan una taza de petróleo cada día y el mundo no tiene nada que decir.
Seguir leyendo