Nueva especie de dinosaurio, ancestro del T. Rex
La presentación de este sanguinario angelito bautizado como Lythronax argestes se hecho esperar, pero la demora ha valido la pena. Descubierto en 2009, no nos ha dicho hola hasta hace un par de días, si bien su presentación viene acompañada de jugosas declaraciones y de una colección de réplicas y recreaciones maravillosas.

Según los paleontólogos que presentaron el fósil, este gigantesco depredador vivió hace 80 millones de años, concretamente en la última etapa del período cretáceo tardío, en una zona de la región central de lo que ahora llamamos América del Norte.
Seguir leyendo

Las abejas casi se extinguieron con los dinosaurios
Las abejas salieron mejor libradas que los dinosaurios de la masiva extinción que les aconteció a la misma vez hace 65 millones de años, pero el golpe que recibieron fue durísimo. Según revela un nuevo estudio, en aquel entonces también se produjo un brusco declive de plantas con flores que casi acaba con las abejas que dependían de ellas.

El estudio se ha centrado en las abejas carpinteras (Xylocopiane), cuya extinción se ha logrado documentar en el periodio conocido como el límite KT (Cretácico-Terciario), una época oscura que afectó de un modo u otro a casi el 70 por ciento de las especies. Hasta ahora, se creía que la disminución de las flores habría ocasionado tal efecto, pero no había pruebas que lo confirmasen por la escasez de fósiles de abejas.
Seguir leyendo

Descubren el primer dinosaurio: era mucho más antiguo de lo pensado, estaba delgado y comía insectos y plantas
“Si no es el primer dinosaurio como tal, sí es el pariente más cercano encontrado hasta ahora”, explica Sterling Nesbitt, líder de la investigación que ha descubierto los restos del que podría ser el primer dinosaurio sobre la Tierra.

Según ha hallado el equipo de investigadores, el linaje de los dinosaurios apareció en el sur de Pangea de 10 a 15 millones de años antes de lo que se creía, a mediados del Triásico, hace alrededor de 243 millones de años. Su tamaño no era mayor que el de un perro labrador, tenía una cola de más de un metro de longitud, y su aspecto era similar al que ves en la imagen que abre el post, recreada por el Natural History Museum.
Seguir leyendo

Los tomates son rojos y comestibles gracias al meteorito que acabó con los dinosaurios
¿Por qué la madre naturaleza nos regala unos tomates tan rojos y apetecibles? Científicos que han analizado el genoma del tomate han encontrado una curiosa explicación al color rojo de esta hortaliza. Según un artículo publicado en la revista Nature, el famoso meteorito que hirió de muerte a los dinosaurios hace unos 65 millones de años ocasionó unas durísimas condiciones ambientales que también amenazaron la supervivencia de las especies vegetales, haciéndolas reaccionar a la desesperada y provocando transformaciones radicales. Ocurrió con la manzana, que tuvo que adaptar su genética a aquel entorno infernal para asegurar su supervivencia, y según sabemos ahora, también este estrés ambiental fue el responsable del color rojo de los tomates.

Cuando el supuesto meteorito del Yucatán impactó en las inmediaciones de esta península nada volvió a ser como antes. Entre otras cosas, fue entonces cuando las plantas, antepasados de muchas de las actuales iniciaron grandes cambios. En el caso del antecedente de la planta del tomate, ésta varió su genoma hasta multiplicarlo por tres.
Seguir leyendo

Los dinosaurios pesaban la mitad de lo que se creía
Los dinosaurios parece que estaban más delgados de lo que creíamos, y la ciencia acaba de enmendar el error, justo a tiempo para la temporada playera. Aunque, bien pensado, les han hecho un flaco favor, nunca mejor dicho, pues un aspecto más escuchimizado también los hace mucho menos imponentes.

Sin duda, una menor corpulencia les resta ese aspecto de fiereza y enormidad que tanta fama les ha granjeado entre sus fans, una auténtica legión en el mundo entero. Pero las cosas son como son, y por mucho que la imaginación nos arrastre a universos emocionantes y fantásticos, la ciencia ha hablado alto y claro. Según un nuevo método de cálculo publicado en la revista Biology Letters, los dinosaurios pesarían más o menos la mitad de lo que se creía hasta ahora.
Seguir leyendo