Eco branding: ¿ser ecológico o sólo parecerlo?
Lo ecológico está de moda y, como ocurre con todo lo que es tendencia, entre otras cosas, eso significa que vende (la palabra mágica). Ya sean productos, servicios, ideas o proyectos solidarios, la ecología y la solidaridad se llevan, pero más allá del bla, bla, bla y de una imagen o marketing eco-amigables, requieren de autenticidad para poder serlo.

En ese ser o no ser radica la cuestión, como diría Shakespeare. O mejor, en este caso, ser o no ser ecológicos: ¿es ese el problema? Por un lado, a muchas empresas no les preocupa lo más mínimo cumplir los requisitos que definen como ecológico un producto, servicio o actividad, pues ni siquiera se lo plantean. En realidad, el quid de la cuestión para una míriada de ellas no es otro que parecer que son ecológicos, que se comprometen con la sostenibilidad del planeta o que sus productos son naturales para así atraer clientela, sumar beneficios, en suma.
Seguir leyendo