La energía verde como modelo de crecimiento
La crisis medioambiental, las fluctuaciones en los precios del petróleo y la mayor concienciación sobre la importancia del reciclaje son algunas de las claves por la que se debe fomentar un nuevo modelo de crecimiento, no solamente económico, también social y en las ciudades. De hecho, en la pasada cumbre del clima de París se destacó las políticas verdes de algunos pequeños países que están apostando claramente por las energías limpias y renovables.

Lo más destacado es que muchos de estos países son latinoamericanos. Es el caso de Uruguay, Paraguay o Costa Rica. Claros ejemplos de que un mundo verde es posible. Mientras las grandes potencias mundiales tratan de negociar leyes que faciliten el traspaso de los combustibles fósiles a una energía verde, numerosas naciones lograron esa transición con buenas prácticas.

Por ejemplo, Costa Rica consiguió en 2015 pasar casi 100 días consecutivos sin utilizar energía fósil para producir electricidad, gracias a una combinación genial de 78% de energía hidráulica, 12% de geotérmica y 10% de eólica. El objetivo es alcanzar el 100% de energía verde para 2021. Paraguay, por su parte, consigue el 90 por ciento de su energía de la central hidroeléctrica de Itaipú. Seguir leyendo

Los gigantes de Silicon Valley apuestan por las oficinas verdes
Comenzaron siendo start ups, y la revolución tecnológica que ha traído la era digital los ha catapultado a la cima del éxito en unos pocos años. Cierto es que, a su vez, han sido partícipes e incluso impulsores del imparable fenómeno de Big Data, un universo en constante evolución, que ha marcado un antes y un después en nuestra forma de hacer las cosas.

Con sus pros y sus contras, en efecto, desde un enfoque ambiental esta galaxia de grandes datos significa tanto polución como innovación. Si bien la huella ecológica de empresas como Amazon, Facebook, Google, Apple o Twitter deja mucho que desear, no puede negarse que sus proyectos verdes marcan tendencia a la hora de diseñar hábitats más naturales para los trabajadores de sus sedes.

Aunque todos ellos se puedan catalogar perfectamente en la línea del “greenwashing”, en este post vamos a centrarnos en la parte positiva. Es decir, en esa decidida apuesta de estas innovadoras empresas por proyectos arquitectónicos que, en muchos casos, son auténticas obras faraónicas.

En otras, por contra, abruman por su maravillosa simplicidad, que en realidad es cualquier cosa menos sencilla. Si se busca no es tanto por cuestiones estéticas, sino de fondo. Por lo general, se pretende unir sostenibilidad y funcionalidad (sinónimo de eficiencia y rendimiento laborales), compatibilizándolos con la integración paisajística.

Los gigantes de Silicon Valley apuestan por las oficinas verdes
Aprovechando que estos días Amazon es noticia por sus biosferas, unas enormes bolas de cristal tipo invernaderos que está levantando en Seattle (Estados Unidos), veamos algunos de los ejemplos más espectaculares, inspiradores o, si se quiere, hasta aleccionadores.

De acuerdo, no es oro todo lo que reluce, los aciertos bien valen la pena, y por unas u otras razones todos los proyectos representan una revolución en la forma de entender los espacios de trabajo.

Las biosferas selváticas de Amazon

Conocimos el proyecto en 2013, cuando la firma de arquitectura NBBJ dio a conocer sus planes para el Amazon Seattle campus: tres biosferas de vidrio repletas de plantas es que albergarán a casi 2.000 empleados de la empresa.
Seguir leyendo

Bacterias que producen biocombustibles
La ciencia está trabajando con ahínco para obtener energía de las bacterias, y los proyectos más exitosos lo consiguen utilizando la energía solar y la ingeniería genética. El objetivo no es otro que conseguir energía menos cara para el bolsillo y el medio ambiente y, rizando el rizo, además lograr que estos microorganismos absorban gases de efecto invernadero.

Algunso inventos cuentan con más credibilidad que otros, pero todos ellos nos permiten mantener viva la esperanza en un mundo mejor, menos dependiente de las energías fósiles. Mientras avanzan las investigaciones y, con suerte, comienzan a producirse a gran escala dentro de unos años, podemos ir siguiendo sus avances.

Superbacteria que convierte el CO2 en combustible

Científicos de la Universidad de Harvard ha creado un sistema que produce combustibles líquidos a partir de la energía solar, concretamente dividiendo las moléculas de agua y aprovechando la actividad de las bacterias que inhalan CO2 y se alimentan de hidrógeno.

Gracias a ello es posible convertir la energía solar en biomasa con una eficiencia del 5 por ciento, multiplicando por diez la productividad que alcanzan las plantas de crecimiento más rápido. Un rendimiento inédito, que resulta sorprendente y muy prometedor.

Bacterias que producen biocombustibles
El líder de la investigación, Daniel Nocera, ha diseñado esta superbacteria tras inventar hace un lustro una revolucionaria hoja artificial que utilizaba la energía del sol para obtener hidrógeno del agua. Luego, éste servía a una una bacteria modificada genéticamente para convertir el CO2, principal gas responsable del cambio climático, en un alcohol del que luego era fácil obtener biocombustible. Ya en este invento la energía solar ayudaba a transformar el CO2 en combustible líquido, y ahora sorprende al mundo con una bacteria que convierte la luz solar de un modo tan eficiente.
Seguir leyendo

La importancia de la sostenibilidad energética
El mundo no se detiene. Los cambios van a ser una constante en los próximos años y es que todo avanza cada vez más deprisa. Por ejemplo, cada vez más poblaciones se desplazan del mundo rural a las grandes ciudades y las necesidades de las urbes, y por lo tanto de sus ciudadanos, se vuelven cada vez más exigentes. No solamente aumenta el número de viviendas, comercios, edificios, oficinas y centros comerciales, sino que también aumentan las exigencias de confort y equipamiento de los mismos. Y eso se traduce inevitablemente en un mayor consumo de energía. Seguir leyendo