Virus pandémicos más peligrosos por el cambio climático
No es raro que la Organización Mundial de la Salud declare la emergencia global de virus emergentes como el ébola, el H1N1, zika… Son crisis sanitarias que son motivo de preocupación por la salud mundial, y se suceden sin descanso.

¿Por qué motivo? ¿Qué tiene que ver en ello el cambio climático? Las enfermedades víricas emergentes que se globalizan, en efecto, no son una excepción. Muy al contrario, ya sean nuevos o viejos virus, el cambio climático ayuda a que éstos se difundan de un modo inédito.

¿Cómo influye el cambio climático?

La expansión global tiene relación con el calentamiento de la Tierra. Como suele ocurrir, los análisis exigen tener en cuenta distintos factores, pero no cabe duda de que el cambio climático tiene un claro efecto sobre los mosquitos, los vectores más habituales.

Virus pandémicos más peligrosos por el cambio climático
Entre los condicionantes no climáticos cabe mencionar la presencia de nuevos vectores, pero el cambio climático por sí solo puede influir de forma decisiva a la hora de multiplicar los virus rápidamente. Tanto, que resulta complicado, si no imposible reaccionar cuando se convierten en virus pandémicos a una velocidad de vértigo.

Y son numerosos, pues según la Agencia de Desarrollo Internacional Americana, tres de cada cuatro nuevas enfermedades humanas son virus zoonóticos, es decir, causados por microbios que se transmiten a través del contacto con determinados animales. Entre otros, las aves, los mosquitos o las ratas.

El cambio climático facilita la transmisión de estos virus a consecuencia de las transformaciones que provoca, como por ejemplo el aumento medio de las temperaturas, con lo que el calentamiento global amplía el hábitat de los animales.

Se producen cambios que en muchas ocasiones son un trampolín para que muchos virus se difundan de un modo imparable. De ello cabe deducir, por lo tanto, que conforme avance el cambio climático y suba el mercurio más problemático puede resultar su control.

Lo que vendrá…

El aumento de las temperaturas traerá la aparición de enfermedades emergentes que adquirirán la dimensión de pandemias. Saber cuáles serán es un acto de prestidigitación que ni siquiera está al alcance de los más reputados virólogos.

Sin embargo, una cosa está clara: la transmisión de muchos de ellos estará vinculado de un modo u otro al cambio climático global. Por ejemplo, al igual que ocurre con el dengue, el paludismo o la fiebre amarilla, el virus del Zika también los transmite el mismo tipo de mosquito.

Virus pandémicos más peligrosos por el cambio climático
Si seguimos tirando del hilo, es fácil deducir que la , del mismo modo que el calentamiento global está relacionado con la transmisión de enfermedades a través de la picadura de mosquitos, conocidos científicamente como vectores artrópodos. Es su expansión geográfica la que convierte el virus en pandemia mundial de alta peligrosidad.
Seguir leyendo

Plagas y epidemias provocadas por la contaminación y el cambio climático
Como es bien sabido, la contaminación es fuente de problemas para la salud mundial, tanto a nivel humano como del medio ambiente. Su impacto de forma directa, mediante la polución, o indirecta, por ejemplo a través del cambio climático, crean desequilibrios que provocan plagas y epidemias a lo largo y ancho de nuestro planeta.

El mundo moderno y el ideal de modernidad al que aspiran los países en desarrollo supone un modelo de vida urbano, formado por megalópolis y grandes conurbaciones, en las que la vida se vive deprisa, rodeados de asfalto, contaminación acústica, lumínica y, cómo no, dentro de una gran nube de smog que no deja títere con cabeza.

A su vez, el crecimiento acelerado en países emergentes, la concentración industrial en áreas marginales y la producción a escala (incluyendo la sobre explotación del mar y demás producción alimentaria ) se traduden en más y más polución a nivel atmosférico, acuático, del suelo, en un uso y abuso de recursos limitados que nos sitúa en la cuerda floja.

Plagas y epidemias provocadas por la contaminación y el cambio climático
De hecho, caminamos hacia la sexta gran extinción y, si no lo remediamos con determinación y urgencia el resultado no será otro que el acabose. Al menos, para el ser humano y para un sinfín de especies que han tenido la mala suerte de coincidir con nosotros. En realidad, algo sin importancia. Para qué engañarnos, lo cierto es que para el tiempo geológico, la presencia del ser humano sobre la faz de la Tierra habrá sido, simplemente, un suspiro. Un visto y no visto…

Mientras ese fatídico momento llega, sin prisa pero sin pausa, el ser humano anda desequilibrando ecosistemas y ocasionando trastornos, en muchas ocasiones sin haber ya punto de retorno. El cambio climático y sus nefastos efectos, que ya sen dejan sentir en forma de eventos extremos, son una clara muestra, pero hay otras muchas, como la ruptura del ciclo hidrológico mundial, los alarmantes niveles de polución atmosférica, de desechos o, sin ir más lejos, las malas prácticas empleadas por la agricultura intensiva.

Las enfermedades

Además de contribuir al calentamiento global, la contaminación atmosférica afecta a la salud mundial provocando enfermedades de distinto tipo y gravedad. Los informes de la ONU sobre el particular son para echarse a temblar, tanto por las millonarias cifras de muertos anuales como por el catálogo de patologías que ocasionan, entre otros cánceres, enfermedades cardiovasculares y problemas respiratorios.
Seguir leyendo

Riesgo inminente de una epidemia de Dengue en Europa
El virus del dengue tiene una distribución geográfica similar a la de la malaria y, en ambos casos, son enfermedades virales transmitidas por mosquitos. Si ya vimos que el cambio climático la aumentaba, propiciando la extensión de la malaria por Europa, ahora conocemos que el dengue también podría hacerlo de forma inminente.

Horror de los horrores, los expertos dicen que sólo es cuestión de tiempo que el virus del dengue se extienda por el continente europeo. ¿La razón? El aumento de las temperaturas provocado por el calentamiento global hace que se den las condiciones climáticas idóneas.
Seguir leyendo

El paludismo se extiende por el cambio climático
La malaria, esa terrible enfermedad conocida también como paludismo, sólo en África se cobra la vida de dos personas cada minuto, afectando también a poblaciones de otras regiones del mundo donde igualmente causa estragos. Un área amplia que, por desgracia, está aumentando a consecuencia del calentamiento global.

En los últimos años se ha detectado una mayor incidencia de esta enfermedad, transmitida mediante la picadura del mosquito anófeles portadores de los parásitos Plasmodium falciparum y Plasmodium vivax. Por un lado, a consecuencia de una mayor resistencia a los medicamentos relacionada con el tratamiento a más personas, mientras por otro se asocia con el cambio climático.
Seguir leyendo

Relacionan una enfermedad mortal con un herbicida de Monsanto
De nuevo salta el escándalo en torno al gigante químico de los transgénicos y herbicidas, la siempre controvertida empresa transnacional Monsanto. En esta ocasión, el problema es un herbicida suyo que se vuelve tóxico para el riñón cuando entra en contacto con elementos presentes en la tierra -agua dura, metales o el cadmio-, así como cuando se mezcla con otros fertilizantes. Las consecuencias pueden ser una rara enfermedad renal que afecta a agricultores de países en desarrollo.

Un nuevo estudio publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health concluye que esta enfermedad mortal podría estar asociada al uso del herbicida Roundup o glifosato, molécula patentada por Monsanto como herbicida en los años setenta. Actualmente, Roundup es el herbicida más utilizado del mundo.
Seguir leyendo

Delfines atacados por un virus en la costa este de Estados Unidos
Más de un millar de delfines mulares han muerto por un virus similar al sarampión cuando pasaban en su migración anual frente a la costa este de Estados Unidos. Según los biólogos que estudian el caso, la epidemia continuará. Durante el último gran brote, han muerto más de 740 delfines. El virus era desconocido hasta que apareció en 1987.

Biólogos especializados en mamíferos marinos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) han asegurado que vigilarán de cerca la situación. Se calcula que viven casi 40.000 delfines mulares en la costa este, entre Nueva Jersey a Florida (datos de 2010 del último censo de la NOAA).
Seguir leyendo

Curar la locura con hienas
No es fácil curar la locura. ¿Es posible curar una esquizofrenia o una psicosis? La medicina convencional no ofrece un remedio infalible. En países poco desarrollados (y también en los desarrollados), algunas personas recurren a charlatanes, brujos y a medicinas alternativas. Somalia es uno de los países con una mayor tasa de esquizofrenia.

En Somalia, donde la gente se muere literalmente de hambre, el trato a los esquizofrénicos es, a menudo, denigrante. Los encadenan a árboles o, en el peor de los casos, los encierran en jaulas junto a hienas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) está apoyando un plan para evitar este maltrato. Abdirahman Ali-Awale, haciéndose pasar por el doctor Hab, ofrece alternativas de tratamientos psiquiátricos.
Seguir leyendo

El cambio climático matará a miles de personas en Australia
El próximo informe del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático avisa: los australianos se van a morir de calor. Literalmente, no es una hipérbole. Según los expertos climáticos, casi diez mil personas cada año fallecerán en Australia a causa del calor excesivo. En Melbourne, por ejemplo, el número de días que se superarán los 35 ºC se incrementará entre un 20 y un 40% para 2030. Las muertes por olas de calor en Sidney se triplicarán los próximos setenta años, pasando de 2,5 por cada 100.000 habitantes a 7,4.

Muchos otros, casi un millón, enfermarán por virus y bacterias presentes en alimentos y en agua contaminados. No se acaban ahí las desgracias para el país oceánico. Más de 270.000 hogares se encontrarán en riesgo de ser engullidos por el agua a causa de la subida del nivel del mar.
Seguir leyendo