Mareas negras
Se denomina “marea negra” a la masa de petróleo vertida al mar, con forma de mancha, de gran extensión, que pone en peligro la fauna y la flora del mar. Además su dispersión alcanza costas y playas, lo cual se convierte en una de las formas de contaminación más graves.

Los efectos negativos de los vertidos de petróleo son: carencia de oxigenación, a causa de la película de petróleo que flota encima del mar; muerte de organismos marinos a causa de la toxicidad directa; desestabilización de la flotabilidad; pérdida del poder termoaislante de los animales provocada por la impregnación de las plumas y el pelo.

La evolución de una mancha de petróleo responde a unos parámetros comunes: los elementos más volátiles se evaporan durante el primer día; una parte reducida se disuelve i la pueden asimilar los organismos; la parte más hidrófoba origina unas emulsiones conocidas con el nombre de “mousse de chocolate”, que más tarde se oxida; una parte precipita al fondo con los sedimentos y queda enterrada; una parte es degradada por microorganismos presentes al mar.

Para minimizar el impacto ambiental se recurren a diferentes métodos: la recogida mecánica; la combustión (aunque es el menos indicado porque provoca una contaminación atmosférica intensa); el vertido de detergente para hacer posible la dispersión del crudo; provocando el hundimiento del crudo, favoreciendo la integración en el sedimento; favoreciendo la acción de determinados microorganismos que degraden los componentes del petróleo subministrándoles el alimento que necesiten para crecer.

¿Por qué se extinguen las especies?
Según la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), un 39% de las extinciones se deben a la introducción de especies, un 36% a la destrucción del hábitat y un 23% a la caza y exterminazión premeditada.
Además, el comercio fraudulento de animales y plantas protegidos es una de las causas más importantes de la pérdida de biodiversidad en el mundo. Esto empuja a una situación dramática que provoca que 700 especies de fauna y flora estén a punto de extinguirse y que unas 2.300 especies animales y 24.000 plantas se encuentren amenazadas.

¿Por qué se extinguen las especies?
Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF-Adena), esta práctica es el tercer negocio ilegal más rentable económicamente hablando del mundo (sólo por detrás de la venta de armas y de drogas). Se calcula que anualmente mueve alrededor de 160.000 millones de euros. Por si eso fuera poco, las sanciones son irrisorias y eso provoca que sea más rentable pagarlas que abandonar el negocio.

¿Por qué se extinguen las especies?
España no se escapa de esta práctica tan despreciable. Su posición estratégica en el mapa y el hecho de tener una gran riqueza animal y vegetal, lo convierte en el tercer país donde más comercio ilegal de plantas y animales protegidos se lleva a cabo en el mundo.

Nuevo desastre ecológico para sumar a la larga lista negra. En este caso, Caleta Córdova, una pequeña ciudad situada en la provincia de Chubut (la Patagonia Argentina), ha sufrido los efectos que una gran mancha de fuel provoca. El número de aves afectadas se duplica en las últimas horas y la mancha avanza hacia altamar poniendo en serio peligro a la fauna marina.

Desastre ecológico en Argentina

Varias decenas de colaboradores trabajan a destajo en la playa afectada. Bombas especiales y camiones absoerben el petróleo que hasta allí ha llegado. Las complicadas condiciones climáticas dificultan las labores de limpieza.

La fuga de petróleo fue provocada el miércoles después de que un barco carguero sufriera una avería. Éste, no advirtió del peligro y se dio a la fuga sin más. La Nación y la provincia de Chubut ya se han puesto manos a la obra para investigar sobre qué empresa petrolera caerá la denuncia. Mario Das Neves, gobernador de Chubut, lo dejó bien claro: “el gobierno será inflexible y los culpables de este hecho lo tendrán que pagar”.

Desastre ecológico en Argentina

Unas 300 aves podrían haber sido afectadas por el crudo y afortunadamente se habrían recuperado especies como pingüinos de Magallanes, cormoranes y algunas gaviotas. Todo esto en los 120 metros cúbicos de petróleo que se han retirado hasta la fecha.

Impacto de los parques eólicos sobre las avesLa creciente implantación de la eólica en todo el mundo tendrá que tener presente los impactos que esta energía causa sobre el medio ambiente. Aunque mucho menores que los de otras fuentes convencionales, la eólica incide de forma evidente sobre el paisaje y sobre la avifauna. Conocer a fondo estos problemas es la mejor manera de buscar soluciones.

Es justamente lo que plantea el libro “Aves y parques eólicos”. Editado por Quercus, de momento sólo en inglés –la edición en español llegará en otoño– la obra recoge 15 informes realizados por 37 expertos de cinco países europeos y de Estados Unidos. Entre sus editores, Miguel Ferrer y Manuela de Lucas, investigadores de prestigio ligados a la Estación Biológica de Doñana.

La primera propuesta de los expertos para paliar los efectos negativos de los parques eólicos es mejorar la comunicación entre las partes implicadas: compañías energéticas, administraciones, conservacionistas, técnicos y la sociedad en general.

Ambos, aves y humanos, utilizan el viento en las áreas donde se crean fuertes corrientes de aire; los hombres instalando aerogeneradores y las aves como zonas habituales de paso. El resultado es que los pájaros en vuelo pueden chocar contra las hélices de los molinos y morir. Las colisiones revisten una especial importancia cuando se trata de especies amenazadas por la escasez de sus poblaciones como es el caso de las grandes rapaces o aves en vuelo migratorio.

Los trabajos ponen de manifiesto la necesidad de tener en cuenta en la planificación de los parques algunos de los aspectos que se mencionan en estos informes: topografía del paisaje, dirección y fuerza local de los vientos, condiciones atmosféricas y el mismo diseño de las turbinas y su distribución y emplazamiento. Ello podría disminuir el riesgo de colisión.

La mayor variedad de corales del mundo se encuentra en Indonesia, pero la supervivencia de sus arrecifes está seriamente amenazada por los cambios de temperatura, la contaminación marina y, sobre todo, la pesca destructiva. Con más de 3.500 especies, la biodiversidad del archipiélago indonesio es la mayor del mundo, y uno de sus principales valores son los más de 85.000 kilómetros cuadrados de arrecifes de coral.

A pesar de ello, tan sólo un 6% de estos arrecifes están sanos y en buen estado de conservación. Ello ha dado lugar a un proyecto para ayudar a que crezcan más rápido mediante la electricidad. Así, en la isla indonesia de Gili Trawangan, cerca de Lombok, se está aplicando el Biorock, un proyecto de conservación diseñado por el arquitecto Wolf Hilbertz y el biólogo Thomas Goreau que hace crecer al coral a una velocidad entre seis y diez veces superior a la normal con un método conocido como “adición mineral”. Esta tecnología utiliza la aplicación de electricidad a unas estructuras metálicas que se colocan en el fondo del mar para hacer aumentar el volumen de la roca caliza y acelerar el desarrollo del coral, restableciendo así con mayor rapidez los ecosistemas marinos.
Seguir leyendo

La rapidez, el anonimato y la facilidad de la internet parecen haber favorecido la compra y venta ilegal de animales salvajes vivos y de sus restos, como el marfil, las pieles y los cuernos.
“El comercio ilegal ha aumentado de forma exponencial por lo fácil que resulta vender en Internet”, afirmó la portavoz de la organización ecologista Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW), Lynne Levine. Es que ella, junto con su grupo ha comenzado una campaña de cartas dirigidas al sitio de subastas en Internet eBay en países europeos, pidiéndoles que rechacen las ventas de animales salvajes o productos hechos con partes de ellos, en particular los adornos de marfil y de cuernos de rinocerontes.
En ese sentido, el encargado del programa de elefantes en Kenia explicó que “una enorme proporción de los artículos vendidos de forma ilegal en Internet son productos de marfil” y, de este modo, “el impacto de las ventas de Internet se siente definitivamente más en el terreno en los países en los que hay elefantes”.
Es que para acabar con la venta en la web de marfil y otros productos animales ilegales, representantes de varios países anañizarán el tema en una conferencia internacional de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) el mes próximo. La misma posee un acuerdo internacional concertado entre 171 países que busca que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para su supervivencia.
Seguir leyendo