Cintas de embalaje, mortales para los mamíferos marinos
Es bien sabido que los plásticos son una trampa mortal para las criaturas que habitan los océanos, pero si de desechos letales hablamos, las cintas de embalaje se llevan la palma.

Uno de los problemas de estas cintas de embalaje es su constante acumulación, pues son materiales muy resistentes y no biodegradables que andan de aquí para allá durante años, y además por su forma pueden pueden enredarse en animales como focas y leones marinos e incluso dificultad su movilidad hasta el punto de que el animal acabe muriendo de inanición, con una tremenda herida o en ocasiones siendo presa fácil para otros depredadores.

Cintas de embalaje, mortales para los mamíferos marinos

Focas en peligro de extinción
Las focas son mamíferos marinos, como las ballenas, los delfines, las marsopas, las morsas, los manatíes o el oso polar. La cuarta parte de los mamíferos marinos está amenazada. En el Mediterráneo, una especie de foca, la foca monje del Mediterráneo, está amenazada de extinción según los criterios de la Lista Roja de la UICN (Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza).

Cabe señalar que no todas las focas del mundo están en peligro de extinción. De hecho, las poblaciones de algunas especies están aumentando, como es el caso de la foca gris. Lo que sí es generalizado es la destrucción del hábitat donde viven estos animales, algo a lo que habría que poner remedio sin más dilación.

Focas en peligro de extinción

Los osos polares comen focas contaminadas
Por si el calentamiento global fuera poco para los osos polares, ahora se ha descubierto que tienen un nuevo problema. Ante la falta de presas, la población que vive en el este de Groenlandia come, cada vez más, focas que tienen en su carne contaminantes químicos. Los osos polares de la citada región se alimentan principalmente de focas anilladas, focas de Groenlandia y focas capuchinas.

Los diferentes tipos de focas tienen diversos estilos de vida y cada uno de ellos acumula más o menos contaminación química en su carne. Los científicos han estudiado los hábitos alimenticios de los osos polares de Groenlandia entre 1984 y 2011 y han descubierto que comían un 42% menos de foca anillada, la presa más limpia.

Los osos polares comen focas contaminadas

Denunciamos la caza de focas
Mientras siga habiendo masacres de focas, seguirá siendo necesario la denuncia de un acto tran cruel, que ni siquiera debería llamarse caza, pues en realidad consiste en la matanza a palazos o con rifles de estos animales indefensos.

Eso sí, un gran número de países prohiben hacerlo, pero otros no, por lo que el problema persistirá hasta que la prohibición se generalice. En su inmensa mayoría, las víctimas son cachorros de focas arpa.

Denunciamos la caza de focas

El misterio de las focas momificadas de la Antártida
En la Antártida se han encontrado, en diversas ocasiones, focas momificadas. Es un fenómeno que los investigadores llevan estudiando desde hace años. Y parece que, por fin, el misterio se ha resuelto. Estas focas disecadas se encuentran en los Valles Secos de McMurdo, que se encuentran en proximidades del estrecho de McMurdo, en la tierra de Victoria de la Antártida. En la región se encuentra el río más largo del continente helado. Es uno de los desiertos más secos del mundo.

Precisamente el clima extremo es el responsable del fenómeno. Un clima extremo, por seco, dentro de otro clima extremo, como el que existe en la Antártida. El viento seco de los Valles Secos pueden alcanzar los 300 km/h y actúa como una suerte de deshidratador (en un fenómeno similar al de la comida deshidratada), transformando a las focas en una especie de momias.

El misterio de las focas momificadas de la Antártida

Si desaparece el kril, las ballenas se extinguirán
Con menos de 10 centímetros de longitud y dos gramos de peso, el kril antártico (Euphausia superba) es la principal fuente de alimento de aves marinas, focas y la mayoría de las especies de ballenas que usan las aguas del Santuario de Ballenas Austral como zona de alimentación. Sin embargo, desde el Centro de Conservación Cetácea de Chile advierten que durante los últimos años la pesca del kril antártico ha sufrido una acelerada expansión debido a su utilización como pienso para los salmones de criadero así como para la industria alimenticia compuesta de sustancias naturales y que promete ser terapéutica (nutracéutica, la llaman: hay que inventarse un nombre para vender mejor).

Recientemente China, país que ha incrementado sus actividades e intereses en la Antártica, anunció que varias embarcaciones de pesca de arrastre de kril antártico se están preparando para zarpar hacia el Océano Austral, declarado Santuario de Ballenas por la Comisión Ballenera Internacional en 1994. La expedición forma parte de un programa de exploración de cinco años para investigar el potencial de este pequeño crustáceo en la expansión del cultivo de peces.

Las proyecciones de la industria pesquera de kril antártico son una mala noticia para el ya excesivamente explotado ecosistema marino. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2009 el 80% de las especies de peces comerciales en el mundo se encontraban explotadas a su máximo nivel o a un nivel mayor. Por otra parte, investigadores marinos alertaron que la sobrepesca ha consumido el 95% de las grandes especies de peces en la mayoría de los océanos del mundo y algunas de ellas, como el atún rojo, se encuentran al borde de la extinción. Aunque la población de kril antártico todavía no se encuentra en peligro, los especialistas temen que una acelerada expansión de su explotación aumente la presión sobre el ecosistema marino antártico, el cual ya se encuentran amenazado por la pérdida de hielo, el aumento de la temperatura y la acidificación del océano.

Además, el Consejo de Administración Marina certificó en junio pasado como “ambientalmente sostenible” la pesca del kril antártico desarrollada por la compañía noruega Aker BioMarine. Esta empresa cuenta con una embarcación, llamada Saga Sea, que puede bombear y aspirar continuamente miles de toneladas de kril. Como resultado, la temporada de pesca de esta sola embarcación es equivalente a la capacidad de captura de varias embarcaciones de pesca de arrastre tradicional.

La mayor preocupación de los científicos se relaciona con las necesidades de alimento de otras especies predadoras de kril antártico que habitan las costas antárticas, donde se realiza la pesca de esta especie. A pesar de que los pingüinos y las focas se reproducen en tierra, necesitan encontrar alimento en el mar para alimentarse y nutrir a sus crías. Si el kril alrededor de sus áreas de alimentación disminuye por la pesca, los animales tendrán que desplazarse largas distancias para encontrar alimento y esto podría impactar negativamente su capacidad para mantenerse y reproducirse con éxito. Para el especialista Gerald Leape, director del Proyecto para la Conservación del Kril Antártico, el MSC “ignoró evidencia irrefutable sobre las amenazas al ecosistema antártico al otorgar la certificación”.

Si el kril desaparece, lo harán también las ballenas, las focas, los pingüinos y todas las especies que componen esa cadena alimenticia.

Los cazadores de focas son asesinos
La caza de focas es algo que nos horroriza, es una actividad lucrativa terriblemente cruel. Los cazadores de focas realizan su trabajo sin piedad, sin contemplaciones, simplemente se dedican a matar a sangre fría a unos animales indefensos. Pero lo más triste es que estos asesinatos podría alcanzar una cifra récord este año.

Canadá ha aumentado la cuota legal para cazar más ejemplares y asegura que ni los animales sufren ni la especie está en peligro. Sin embargo, con ver las imágenes nos damos cuenta que es una matanza inhumana en toda regla. Por si no fuera poco, el deshielo amenaza a estos mamíferos, de los que se aprovecha todo una vez están muertos.

Los cazadores de focas son asesinos
Los cazadores las matan a golpes, pues un pequeño disparo las haría perder valor en el mercado. Tras su captura, las focas son despellejadas para aprovechar su piel, su producto más valioso. Por desgracia, todavía firmas de moda tan prestigiosas como Prada, Gucci o Versace venden prendas de piel de foca. Pero otros sectores se aprovechan, la carne y la grasa de este animal sirve para elaborar piensos, suplementos vitamínicos, aceites, jabones y lubricantes.

Los cazadores de focas son asesinos

No a los productos de foca
La caza de focas es un negocio cada vez menos rentable, gracias a las medidas que están tomando los países miembros de la Unión Europea, después de prohibir el comercio e importaciones de productos de foca en un plazo de nueve meses.

El nuevo reglamento incluye la comercialización de cualquier producto transformados o derivado que se obtenga de las focas, entre los que se incluyen la carne, aceite, grasas, órganos y pieles. Esa medida, supondrá la eliminación de complementos tales como bolsos, gorros, botas o guantes utilizados por los motoristas, esquiadores y boxeadores. Además de algunos productos parafarmacéuticos como los compuestos por ácidos grasos Omega3.

No a los productos de foca