Una granja ecológica gallega logra la convivencia con el lobo
La granja ecológica Casa Grande de Xanceda es ecológica por partida triple. Además de producir leche bio, lo que significa que sus vacas pacen al aire libre, dan un uso ético al burro, especie en extinción y, por si fuera poco, también logran convivir con el lobo.

En realidad, todo está relacionado y unas cosas llevaron a otras. En un principio, fue su intención de detener la amenaza de los lobos, que aprovechan la salida del ganado para atacarlo, por lo que era habitual que hubiera animales heridos, muertos y un gran estrés en el rebaño.
Seguir leyendo

Metano de las vacas como combustible para coches
Las vacas, como muchos otros animales, y como los seres humanos, emiten gases que contienen metano, un potente gas de efecto invernadero (GEI). Este gas se puede recoger y usar como fuente de energía.

Técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina han demostrado que se puede capturar ese metano y transformarlo en biocombustible. Después, puede tener diversos usos: generar electricidad (producir luz o calor) o servir como combustible ecológico para el motor de un coche.
Seguir leyendo

Un pony adopta a un cordero huérfano
Que un caballo amamante a un cordero es una cosa insólita, de eso no cabe duda, pero si además el equino resulta ser un encantador pony, y huérfano el cordero, entonces la historia cobra una ternura de difícil parangón.

Nadie los empujó a hacerlo, ni siquiera fueron presentados. La nueva mami decidió adoptar al dulce corderito de forma espontánea. Sin más historias, la cosa debió suceder de la forma más natural del mundo. Imagino que, impulsado por su instinto, el corderito se engancharía a beber imitando al potro, simplemente, y al pony no le pareció mala idea repartir su leche entre su cría y el recién llegado.
Seguir leyendo

Qué es la agricultura ecológica
Por su clara orientación a preservar el entorno, la fertilidad del suelo y las cosechas naturales, la agricultura ecológica supone un cambio sustancial con respecto a la convencional.

Básicamente, se recurre a una serie de técnicas amigables con los ecosistemas para evitar en lo posible el impacto que, en mayor o menor medida, supone toda explotación agraria.
Seguir leyendo

Una investigación relaciona insecticidas y daño cerebral a bajo nivel de exposición
Un nuevo estudio británico establece una preocupante relación entre la exposición a bajos niveles de plaguicidas organofosforados, los insecticidas más utilizados del mundo, y un daño cerebral a largo plazo.

En concreto, se concluye que varios cientos de criadores de ovejas del país han sido afectados por tratar a los animales con este químico como preventivo de la sarna ovina durante las décadas de los ochenta y noventa.
Seguir leyendo

Cesio radiactivo en vacas japonesas
Las autoridades de Japón han detectado cesio radiactivo en una partida de carne de vaca que ha sido distribuida por los mercados de once de las prefecturas del país. En total, se han contabilizado seis vacas contaminadas en una granja de Fukushima, donde se produjo el peor accidente nuclear en tiempos de paz del país nipón, el pasado marzo, a causa de un terremoto y su posterior maremoto.

La carne analizad contiene 3.240 becquerelios de radiación por kilogramo. El límite legal de esta sustancia es de 500. Entre las regiones a las que llegaron los envíos de la granja destaca Tokio. Las administraciones de las distintas prefecturas donde ha llegado esta carne contaminada admiten que parte de ella ha podido ser consumida.
Seguir leyendo

Demasiados nitratos en el agua de Vic
La Universidad de Vic ha realizado un estudio sobre el agua de la zona, una región llamada la Plana de Vic, una llanura equidistante entre Francia y la ciudad de Barcelona, y ha encontrado que el agua de los municipios de la zona tienen niveles de nitratos superiores a los 50 miligramos por litro. Tal cantidad es la que marca la legislación como umbral para que se considere el agua apta para el consumo humano.

Estos datos, además, evidencian un aumento de estos niveles de forma continuada a lo largo de los años, por lo que el problema, lejos de desaparecer, aumenta día tras día. En el estudio se ha comparado la cantidad de nitratos presentes en el agua de treinta fuentes de nueve municipios de la comarca de Osona entre 1988 y 2010.
Seguir leyendo

El peligro de la ganadería intensiva
Un escándalo ecológico y de salud pública planea sobre Francia. En las playas de Bretaña, al oeste del país, las mareas verdes no aptas para el baño se están multiplicando peligrosamente. El problema es ecológico y, por ende, económico, pues los municipios que deciden retirar los restos contaminados tienen que gastar cantidades ingentes de dinero. El problema proviene de la contaminación que genera la ganadería intensiva de la zona, que usa sustancias muy contaminantes (nitratos) para aumentar la productividad de vacas, cerdos y pollos. Se ha llegado a dar el caso de perros que han muerto instantáneamente sólo por estar dando un paseo en aguas contaminadas por estas algas. Hasta que hace un año fue un hombre el que falleció por intoxicación mientras limpiaba las toneladas que se habían acumulado en una playa.

El origen de estas letales mareas verdes son los excrementos de la ganadería del interior. En esta región francesa, es tal la cantidad de granjas intensivas de cerdos, vacas y pollos que ha provocado un peligroso aumento de nitrógeno procedente de los abonos y la alimentación animal. Este nitrógeno se filtra y termina por contaminar, primero, la tierra y, después, el mar. Una vez en el agua, los nitratos son metabolizados por un tipo de alga que comienza a reproducirse rápidamente y produce una peligrosa invasión de la costa.

Laurent Ruiz, agrónomo e hidrogeólogo del Instituto Nacional de Investigación Agronómica (INRA) de Francia, explica cómo comenzó todo: “A partir de los años cincuenta, para las granjas de vacas, pollos y cerdos, buena parte de la alimentación animal empezó a ser importada, con complementos nutritivos nitrogenados, como la soja. Luego los excrementos animales eran esparcidos por las tierras como abono, sin tener en cuenta el suplemento de nitrógeno, y además con otros abonos suplementarios, también con nitrógeno”. Y, aunque posteriormente, se prohibió el uso masivo de estas sustancias contaminantes, siguen estando en la tierra, que las ha absorbido como una esponja y las va liberando muchos años después. La única solución parece convertir en praderas naturales todas esas granjas de ganadería intensiva, algo inviable desde el punto de vista económico, ya que dejaría sin medio de vida a la mayoría de la población de la zona.