Acuerdo histórico para eliminar un potente gas de efecto invernadero
Casi todos los países del mundo, 200 en concreto, han acordado reducir el uso de los hidrofluorocarbonos (HFC), unos gases de efecto invernadero utilizados en el sector de la refrigeración y aires acondicionados como sustitutos de los que dañaban la capa de ozono.

Con el objetivo de eliminarlos de forma progresiva, este sábado se ha llegado a un acuerdo internacional en Kigali (Ruanda) que previsiblemente supondrá una reducción entre un 80 y un 85 por ciento para mediados de siglo.

En el acuerdo se estipula que los países desarrollados darán ejemplo comenzando con los recortes de su uso en 2019, antes que el resto, siendo el último plazo previsto para 2050. Si todo sale según lo previsto, para entonces la reducción estará en torno al porcentaje mencionado.

Una vez se lleve a cabo lo firmado, a finales de siglo se podrá evitar el aumento global de la temperatura hasta 0,5 grados centígrados, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Acuerdo histórico para eliminar un potente gas de efecto invernadero
De lo contrario, el panorama es poco halagüeño. No porque sea un gas de efecto invernadero abundante, porque no lo es. No, por ahora, pero acabará siéndolo si no se actúa, y puesto que retienen más el calor que el CO2, principal gas de efecto invernadero, dispararía el calentamiento global.

El acuerdo, por otra parte, también prevé la creación de un fondo económico que ayude a alcanzar estos ambiciosos objetivos. Sin embargo, todavía no se ha establecido una cantidad, ni tampoco se han tratado de forma detallada qué sustancias podrían ser buenas alternativas. Aún así, el PNUMA ha señalado el amoniaco o el dióxido de carbono como posibles sustitutos.

Qué son los hidrofluorocarbonos (HFC)

Los HFC se empezaron a emplear en los años noventa en sustitución de los gases que dañaban de la capa de ozono y actualmente su uso aumenta en torno al 10 por ciento, con previsiones de que este porcentaje se dispare.

Acuerdo histórico para eliminar un potente gas de efecto invernadero
Su uso se decidió en el Protocolo de Montreal, el tratado de 1987 que buscaba frenar la pérdida de la capa de ozono y ahora, el pacto firmado en Ruanda significa incluir una enmienda a aquel.
Seguir leyendo

3 curiosos inventos para frenar el cambio climático
Encontrar una solución al cambio climático no solo es cuestión de reducir las emisiones. Si bien limitarlas es necesario, lo más probable es que resulte insuficiente. Para evitar que la temperatura global aumente más de los famosos dos grados a finales de siglo se hace necesario capturar carbono de uno u otro modo. ¿Pero, cómo hacerlo?

Las respuestas que da la geoingeniería y otras disciplinas científicas todavía están en pañales. Son numerosos los proyectos en fase de desarrollo. En muchos casos, además, se proponen soluciones cuya aplicación conlleva riesgos y, a menudo hay una falta de estudios que ayuden a conocer las consecuencias reales.

3 curiosos inventos para frenar el cambio climático
En el futuro, con el paso del tiempo y, en no pocas ocasiones, también con las inversiones necesarias, los inventos probablemente irán siendo viables. Quién sabe, aunque el tiempo ya juega en contra, quizá acaben siendo la solución al problema del cambio climático.

Seguir leyendo

¿Qué tipo de polución emite el tubo de escape de un coche?
Como es bien sabido, los gases que emiten los tubos de escape de los vehículos son una de las principales causas del aumento de las emisiones, concretamente de los gases de efecto invernadero, responsables del avance del cambio climático.

Independientemente de que sea un coche de diésel o gasolina, el humo del tubo de escape es provocado por la combustión de la mezcla del aire y el combustible y ambos elementos son los que entran en la cámara de combustión en distintas proporciones que, entre otros factores, dependerán del tipo de motor.

La proporción de aire y combustible tiene influye en la emisión de los gases contaminantes, entre otros hidrocarburos, el anhídrido carbónico (CO2), los óxidos de nitrógeno (NOx) y el monóxido de carbono (CO). Anteriormente, también se incluía el nefasto el plomo.

Control de emisiones

El motor es incapaz de controlar los porcentajes de aire y combustible que entran en la cámara de combustión. Para poder controlar la mezcla en los coches mínimamente modernos se introduce un sensor que regule lo que entra en el motor.

Situado a la salida del colector de escape del motor, su objetivo es analizar los gases de escape enviando información de forma constante a la gestión electrónica del motor para conseguir ajustar las proporciones de la mezcla en función de lo que demande el funcionamiento del vehículo. Eso sí, salvo escándalos como el de Volkswagen, siempre dentro de los límites marcados por la normativa.

¿Qué tipo de polución emite el tubo de escape de un coche?
Habida cuenta de lo que nos ha traído el fraude de emisiones del grupo germano, esta autoregulación puede actuar a favor o en contra de la contaminación ambiental y, por lo tanto, de la salud pública.
Seguir leyendo

Prohibir el tráfico en las ciudades para evitar la contaminación
Los coches y la ciudad parecen un binomio inseprable. Sin embargo, si de ciudades más habitables hablamos, entonces los coches directamente sobran por obvias razones. Y es que desde que las industrias acabaron relegadas al extraradio, los tubos de escape de los coches son, junto con la calefacción doméstica, los principales emisores de contaminantes en el entorno urbano.

Pero no solo eso, porque además de contaminar sitúan al viandante en un segundo plano insufrible, y lo mismo cabe decir de ciclistas y usuarios del transporte público, además del terrible paisaje urbano que dibujan y del estrés o, por ejemplo, de la contaminación acústica y lumínica que hemos de aguantar.
Seguir leyendo

Los insecticidas y el declive de las mariposas monarca
Aunque las últimas cifras de ocupación de bosques permiten hablar de recuperación, si ponemos el foco en las grandes amenazas que acechan a las mariposas monarca y que ya están dejando sentir sus terribles efectos, todo el optimismo se desvanece.

Los resultados de una reciente investigación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos confirman las peores sospechas. Es el primero que estudia el efecto de los neonicotinoides, los insecticidas más utilizados del mundo, con la supervivencia y reproducción de la mariposas, y el resultado no deja lugar a dudas: la asociación existe.
Seguir leyendo

Aviones que fumigan para cambiar el clima: ¿Leyenda urbana o realidad?
Los síntomas más habituales asociados al cambio climático, como los eventos extremos en forma de gotas frías o las largas sequías que se observan en buena parte de España, podrían deberse al uso y abuso de métodos de geoingeniería militar, como el chemtrail (estelas químicas visibles en el cielo) o la ionización de la atmósfera.

De confirmarse la realización sistemática de estas prácticas a nivel global, podríamos afirmar que el cambio climático estaría generándose artificialmente, poniendo en tela de juicio la verdadera causa del cambio en los patrones climáticos y el calentamiento global o aumento medio de las temperaturas.
Seguir leyendo

Guerra a las emisiones: Las autopistas del mar
Las emisiones de CO2 que emiten los vehículos pesados, como camiones y autobuses, suponen la cuarta parte de las emitidas por el transporte por carretera en la eurozona, un porcentaje tremendo ante el que la Unión Europea intenta tomar medidas efectivas.

Crear nuevas autopistas del mar es una de las soluciones estrella que están llevándose a cabo desde hace una década, junto con otras como la creación de una herramienta informática de simulación diseñada para medir las emisiones de los vehículos pesados nuevos, con el objetivo de fijar límites obligatorios para las emisiones en camiones de nueva matriculación.
Seguir leyendo

Las ciudades más contaminadas de Sudamérica
Monterrey (México) es la ciudad atmosféricamente más contaminada de Sudamérica, si bien hemos de puntualizar antes de continuar que hemos considerado el hecho de que México a menudo se engloba en Norteamérica. Aún así, utilizando el geoesquema de la ONU -entiende América del Norte como una región formada por Estados Unidos y Canadá-, la urbe sudamericana más polucionada correspondería a esta ciudad mexicana con 85.9 microgramos de partículas (PM10).

Según un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entidad perteneciente a la ONU, los índices de contaminación duplican lo exigido por la UE y por la misma OMS.
Seguir leyendo