Groenlandia era verde hace millones de años
Dormía bien fresquita y conservada, bajo una inmensa sábana de hielo, pero llegó la hora de despertar. ¡Riiiinggg, sonó el despertador! El sueño de esta bella durmiente ha sido perturbado, si bien se prolongaba demasiado, aunque también es cierto que en tiempo geológico tres millones de años son poco más que una siestecita.

¿Pero, quién la ha despertado? No ha sido el deshielo, sino un equipo internacional de científicos quienes interrumpieron el sueñecito de una tundra ya milenaria, que permanece intacta bajo la superficie de hielo de Groenlandia.
Seguir leyendo

Los osos polares comen focas contaminadas
Por si el calentamiento global fuera poco para los osos polares, ahora se ha descubierto que tienen un nuevo problema. Ante la falta de presas, la población que vive en el este de Groenlandia come, cada vez más, focas que tienen en su carne contaminantes químicos. Los osos polares de la citada región se alimentan principalmente de focas anilladas, focas de Groenlandia y focas capuchinas.

Los diferentes tipos de focas tienen diversos estilos de vida y cada uno de ellos acumula más o menos contaminación química en su carne. Los científicos han estudiado los hábitos alimenticios de los osos polares de Groenlandia entre 1984 y 2011 y han descubierto que comían un 42% menos de foca anillada, la presa más limpia.
Seguir leyendo

Un Gran Cañón bajo el hielo de Groenlandia
La capa de hielo de Groenlandia, que se reduce a toda velocidad a causa del cambio climático, esconde algunos secretos naturales. Un grupo de científicos ha descubierto que hay un cañón de enormes dimensiones. Calculan que es mayor que el Gran Cañón del Colorado. El descubrimiento ha sido publicado en la revista Science. Jonathan Bamber, geógrafo de la Universidad de Bristol, Reino Unido, es el autor principal del estudio.

El barranco discurre desde el punto más alto del centro de Groenlandia hasta la zona del glaciar Petermann, en la costa noroeste. Se calcula que tiene una longitud de 750 kilómetros. En cuanto a la profundidad, se cree que llega hasta los 800 metros. La anchura de la brecha sería de unos 10 kilómetros.
Seguir leyendo

Groenlandia se derrite
Un bloque de 7 kilómetros cuadrados que formaba parte de un glaciar en Groenlandia, en una zona llamada Jakobshawn Isbrae, se desprendió entre el 6 y el 7 de julio pasados. Las cámaras de la Nasa lo pudieron registrar. Después de este fenómeno, el punto donde el hielo se encuentra con el océano se ha desplazado un kilómetro y medio en un día y está cada vez más lejos de tierra.

Un equipo de investigadores, dirigido por Ian Howat, del Centro de Investigación Polar Byrd, de la Universidad estatal de Ohio, y el director del Centro de Información Geoespacial Antártica de la Universidad de Minnesota, han estado vigilando con imágenes de satélite los cambios de dicha capa de hielo de Groenlandia y sus glaciares. Aunque la citada rotura no es un fenómeno extraño, Howat quiso resaltar que es “un nuevo fenómeno para los científicos” que se produzca en tan pocas horas y con tal claridad. Mientras que Thomas Wagner, científico que participa en el programa cryosférico de la central de la Nasa, ha añadido: “A pesar de que se han registrado rupturas de esta magnitud en el Jakonbshavn y otros glaciares en el pasado, este evento es inusual porque ha ocurrido al final de un cálido invierno que ha hecho que no hubiera más hielo en el mar en los alrededores de la bahía”. Y ha avisado de que, en tanto la relación exacta entre estos eventos está siendo determinada, crece la tendencia hacia la teoría de que el calentamiento de los océanos es responsable de la pérdida de hielo observada desde Groenlandia hacia la Antártida.

Los investigadores basan sus afirmaciones en imágenes proporcionadas por varios satélites (entre otros, Landsat, Terra y Aqua) para obtener una imagen de los cambios del hielo en ambos polos. En los días siguientes a la separación, el equipo recibió imágenes de un satélite digital que mostraba grandes grietas y la formación de brechas. El glaciar Jakobshavn Isbrae está situado en la costa oeste de Groenlandia en y se ha retirado más de 45 kilómetros durante los últimos ciento sesenta años, 10 kilómetros en la última década.

Los científicos calculan que más del 10% de la pérdida de hielo de Groenlandia procede de este glaciar, que, por otra parte, también está considerado como el más grande contribuyente al incremento del nivel del mar en el hemisferio norte.

Las aguas subtropicales llegan a Groenlandia
Los científicos han detectado por primera vez la llegada de grandes cantidades aguas subtropicales a las altas latitudes donde se encuentra la gélida Groenlandia debido a cambios en la circulación oceánica en el Atlántico Norte. Este fenómeno, nunca visto, no estaba previsto en los modelos del cambio climático y puede acelerar todavía más la rápida pérdida de hielo en la zona.

Al mismo tiempo, este deshielo supone más agua dulce en el océano, que puede inundar el Atlántico Norte y alterar el sistema mundial de corrientes de transmisión oceánica. Las aguas subtropicales recorren el fiordo a gran velocidad, por lo que pueden transportar el calor y provocar el derretimiento en el extremo del glaciar. Por lo que la pérdida de hielo se podría acelerar.

La capa de hielo que cubre Groenlandia, tiene dos kilómetros de espesor y cubre un área del tamaño de México, pero ha perdido masa a un ritmo frenético durante la última década. El conocido deshielo se acelera también debido al calentamiento de la temperatura del aire. El mundo está cambiando sin control y deberemos afortunar las consecuencias, pero primero los animales indefensos son los que van a perder sus hábitats naturales.

Estamos a tiempo de remediarlo… ¡frenar la contaminación es la clave!

Deshielo de Groenlandia

El mapa del mundo comienza a cambiar por efecto del calentamiento global, tras confirmarse la formación de una nueva isla en la costa este de Groenlandia debido al deshielo de un glaciar.
La isla tiene la forma de una mano con tres dedos, mide 600 kilómetros de largo, está compuesta por enormes picos de hielo y se encuentra rodeada de cientos de icebergs, según indica el veterano explorador estadounidense Dennis Schmitt, quien ha bautizado el archipiélago con el alarmante nombre de Isla del Calentamiento.
Una serie de fotografías tomadas desde un satélite estadunidense muestran cómo en 1985 esta isla era parte integral de Groenlandia.
Seguir leyendo